7 Splits ruidosos y rompe quijadas, que hacen la pega sucia por ti

7 Splits ruidosos y rompe quijadas, que hacen la pega sucia por ti

308095

Si hay algo único en las bandas hardcore, punk y todos sus derivados, es esa capacidad de unión para sacar temas inéditos en conjunto y perpetrar un team tan poderoso capaz de romper murallas. Los Splits además de abaratar costos de producción en su conjunto, se sirven para coronar el hito de crear algo especial y único. Muchas veces estas piezas terminan abultándose en material de colección, ya sea por la importancia de la comunión o por el escaso tiraje de distribución en su momento.

Hoy en día los splits resultan una tradición frente al caos y se manifiestan en animar tu fervor de convertir el sueño de ver a tus bandas en una especie de Liga de la Justicia. Acá hemos reunidos 7 conversiones clásicos, y que probablemente ya te conoces. No obstante es bueno recapitular y dejar de manifiesto la adoración a este formato.

 1. Charles Bronson/Spazz 7′ (1995)

El apañe de estas bandas llevó a que se repitieran el plato 2 veces, logrando ser una receta contraproducente para quienes buscan tranquilidad. Una dosis de ruido se diluyen en esta mezcla de Power Violence y ciertos dejos de fastcore, que desbordan la pulcritud y la visceralidad.

18 canciones contadas en casi 9 minutos en donde los Spazz caen en su sentido inusual de humor y los Charles Bronson barajan su orientación más hacia el thrashcore.

2.  Melt Banana/The Locust 7′ (2002)

La banda de la Justin Pearson Crew y los japoneses dueños del ruido Melt Banana fabricaron un enjambre de púas y lleno de electricidad, llevados hacia la sobredosis de ritalin. Este team idóneo tenían mucho en común, superándose en esa cabidad por aplicar fuertes distorciones, jugar con los sintetizadores e incitar a los gritos impredecibles.

Probablemente no te pilles una mierda tan adictiva y ensordecedora a este nivel, rayando entre lo sucio y lo vanguardista. 7 minutos para 9 canciones letales llegaría a ser una tarea imposible de comprimir hasta para winrar.

3. Converge/Agoraphobic Nosebleed (1999)

La Carne pa’ la picadora de Converge antes de desarrollar su máquina de caos llamada “Jane Doe” y unir su mixtura de post, math, hardcore punk y metal extremo, contaban con un trabajo más pulcro y menos delineado. La prueba lo tiene este EP con los míticos Agoraphobic Nosebleed, hijos servidos del controvertido y vomito “Anal Cunt”, decididos en encaminar el uso de un Grindcore mayormente sintético, anunciado en el uso extremo de caja de ritmos que superaban los 1000 beats por minuto.

35 minutos fundidos en metal pesado, ahondando entre la intensidad y lo fulminante.

4. Toxic Waste EP (Toxic Holocaust/Municipal Waste) (2012)

Hijo abandonado de S.O.D, Cryptic Slaughter, los primeros Anthrax y Nuclear Assault, esta puede ser la unión que más gloria pueda relucirle a tu nostalgia. La nueva escuela del thrash crossover viene a reivindicar la rápidez y lo agresor en esa mezcla para el pogo o el skate.

Un dulce bien corrosivo se merman en estos 8 minutos que te hacen sentir en los 80’s de ese subgénero del hardcore punk que te clavó la vida con Corrosion of Conformity, Slayer y Suicidal Tendencies.

5.Ampere/daïtro (2007)

Este trabajo es joya y deseo. El dream team del screamo que todos algunas bandas quisieron mover y dejar en un mismo lugar. Esta bandada de chaotic emo con sus pinceladas punk y sus abstracciones post-rock, vienen a removerte la piel en estas 3 canciones.

Si eres de quienes gustan los latidos rompe olas, que van ascendiendo para brindar la cátarsis, este trabajo cae en un piquero 10 de 10.

6. Anal Cunt/Raunchous Brothers

Mencionar a los Anal Cunt y no realizarles una mención sería repugnante e insultante; misma sensación adictiva que a muchos les da esa atracción de escuchar a estos compadres casi de culto. Su idea fue siempre ofensiva hacia todo lo que pudiesen, dentro del marco de su concepto “antimúsica”.

“Tim Is Gay”, “Shut Up mike”, “Hitler was a sensitive man” y “I Respect your feelings as a woman”, resultaban un repudio y una burla de si mismos, actitudes que se vieron confrontadas inclusive con sus propios integrantes. Salir de Anal Cunt con la mala onda era la tónica diaria.

Esta colaboración manifiesta esa carga de estos gringos, en esos títulos incoherentes y una explosión digna de comer pólvora.

7. Marcel Duchamp/Biofilo Panclasta

El Crust de Marcel Duchamp debería ser orgullo nacional, y fuera de webeo, la definición de su sonido y su mensaje radical frente a la discriminación, y la repercusión de cualquier acción del gobierno, los vuelven siempre un ente contigente con mucha conciencia social.

Adentrarse en los cimientos del punk/grind, hardcore y power violence de Chile y no cachar a los Duchamp es digno de estar metidos en un hoyo. El Diskete, Contra Nosotros Mismos y Buscando Luz de Topos son trabajos definitivos en su transición.

Un Split que a los lejos comparten nombre de artistas de re-nombre, con una energía suprema. Todo lo anarco y lo radical cae en esta declaración de 17 minutos.

Bonus: