LOUDclassic: Arctic Monkeys – Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not (2006)

img

643EB3B61

Escrito y compartido por Elculebra

En 2003 cuatro cabros del norte de Inglaterra empezaron a llenar locales con su música simple y pegadiza y sus letras sarcásticas con un acento bastante cerrado del norte del país, todo el mundo quería ver a la que era la banda del momento, la que rechazaba a las discográficas y su música era subida a Internet por sus fans que, creando su Myspace oficial, fueron los que les llevaron a la fama.

A principios de 2006 sale a la luz ”Whatever People Say That I Am, That’s What I’m Not”, el debut de Alex Turner y compañía, que los proclamó a la era de niños prodigios, encarnando un Post Punk rápido, con una voz segura y dinámica, una batería que iba marcando  los tiempos de cada canción y unos riffs tronadores que llenaban su esencia en una pulcritud fina. Cada vez que se contemplaba a los de Sheffield, daba la sensación de estar frente a un volcán en erupción.

El disco contenía 13 canciones y dos sencillos que hicieron posible la realización del álbum. Coronado como el debut más vendido del indie, era claro que esa inquietud y entusiasmo juvenil iba a arrancar con lo mejor para una batalla. Así lo van demostrando casos prácticos de la talla  ”The View From The Afternoon” con coros sincronizados ante la rapidez y la decisión de esa batería. Le sigue ”I Bet That You Look Good On The Dancefloor” que es posiblemente su tema mas conocido, que comienza con un punteo rápido que da paso al ritmo pegadizo y al estribillo simple, irradiando energía por los poros. Esta parte comienza a darte la idea de como se transformaron  en los manipuladores de las velocidades, alcanzando desde el susurro tímido, hasta la carga avasalladora de todo un torrente instrumental.

Las dos siguientes canciones son ”Fake Tales Of San Francisco” y ”Dancing Shoes”, la primera se basa en un simple riff y un estribillo en la que destacan los coros, que son de lo mejor en los Arctic. La segunda es seguramente la más bailable de todo el disco, como indica el título, el bajo es el que dirige la mayoría de la canción, al que se le une la guitarra rítmica con el mismo riff, con la batería que no cesa nunca, otra marca de la casa de los de Sheffield.

”You Probably Couldn’t See For The Light Buy You Were Staring Straight At Me” continua el disco, otra canción con coros bastante jugados, ritmo pegadizo, batería incesante y enérgica, llamando la atención el trozo vocal del batería casi al final.

La siguiente ‘Still Take You Home” empieza con un riff de las dos guitarras donde una se queda solo y vuelven a entrar todos los instrumentos, la voz casi no para en ningún momento, con otra letra ingeniosa de Alex Turner, acabando con otro final lleno de energía.

”Riot Van” le sigue, siendo la canción mas pausada del disco que se deja escuchar y sirve como parón en el disco, seguida de ”Red Light Indicates Doors Are Secured” otra canción con un ritmo simple pero que te engancha y una línea de voz bastante armónica.

Y llegando a los temazos; el primero ”Mardy Bum” la canción que empieza con un punteo que da pie a la parte principal, a la que sigue una más pausada, para volver otra vez el mismo esquema, y dar paso al solo, otro solo muy característico del grupo.

”Perhaps Vampires Is A But Strong But…” canción que se refiere a las discográfica, donde me destaca la parte en la que se queda la batería sola y van entrando todos los instrumentos otra vez, haciendo un aperturas álgidas y volviendo con otro solo típico de Turner. La parte en solitario de Alex gritando, carga en manifestación de toda la adrenalina que está por venir.

”So who’s that girl over there…” así empieza ”When The Sun Goes Down”, que originalmente se iba a llamar ”Scummy” y que empieza solo con voz y unos acordes acompañando, habla de la prostitución en las afueras de Sheffield y hace referencias a ”Roxanne” de Police, una vez pasado este trozo llegan todos los instrumentos, un pequeño riff y el estribillo, repitiéndolo otra vez, para acabar como empezó, con solo la voz acompañada de unos acordes.

Las dos últimas canciones del disco son ”From The Ritz To The Rubble” y ”A Certain Romance” que hablan de los diferentes grupos de gente que hay en las ciudades inglesas. La primera tiene la mejor línea de voz del disco, empezando solo la voz y la unión de todos los instrumentos que pasando de forma rápida para crear una progresión en esquema , dando lugar a una parte algo más pausada que va aumentando de velocidad y dar paso al solo y la parte final,..

”A Certain Romance” es algo así como un resumen del disco, empieza sola la batería a la que se unen guitarras y bajo, la batería para, y vuelve marcando la parte siguiente, que abarca casi todo el tema, el más largo del disco, haciendo una pausa que deja al bajo solo para volver al mismo ritmo, con la voz intermitente en toda la canción, y un final instrumental que pone un gran punto final al disco.