Se me hizo corto el disco de Flume: 6 artistas parecidos que podrían gustarte

img

tumblr_mitahwN5Hp1qg9q4po1_500

La fama de Flume llega a ser todo un fenómeno a analizar, no tan solo por aflorar al instrumental en un nuevo cañon, sino también por destronar al fanbase de One Direction en su natal Australia. Hablamos de un beatmaker que detona su labia entre la caja y el bombo en beats cargados al wonky, el glicth, el future beats y toda una semejanza rítmica entre J Dilla, Okawari, Pete Rock, 9th Wonder o el mismo Q Tip.

En el mundo del hip hop son contados los productores que son capaces de opacar la importancia del MC y el rapper, levantados por su destreza de fabricar collages re-convertidos de canciones utilizadas de épocas muy anteriores, sacados generalmente de joyas soul, jazz y el disco más recóndito ever. En el caso de Flume, hay toda una entereza ligada al valor de la instrumental, tal cual lo hace una canción Post Rock que busca afinar el proceso de apreciación al detalle mínimo y regirse en la sacudida de mayor abstracción.

Calzar a Shigeto, Lapalux, Cashmere Cat, Nosaj Thing, Squarepusher, Flyng Lotus y Shlohmo en un mismo saco no es para nada descabellado, ya que toda esta gente proviene de la fórmula de comulgar beats y expandirlos en ideas provechosas e infinitas; todo siempre con el rigor de la transversalidad que es capaz de realizar una proyección del pasado y presente hacia el futuro.

Esta recomendación se va en la onda de los beats gordos y cabezones, que dan puras ganas de headbangear y siempre te recordarán a la onda Madlib/J Dilla, eso sí, con granos distintos que han ido aportando Flume y todos los camaradas que nombraremos a continuación.

1. Ta-ku

taku

Este chino Australiano vendría siendo el símil mayormente conectado con la expresión de Flume, y es que su contribución al mundo de la música ha ido cayendo en remixes y lives que han ido estableciendo toda una comunión de imagen al producto de su país.

Ta-ku es demasiado prolífico y resulta díficil poder enumerar lo cientos de trabajos convidados durante toda su carrera, eso sí, podemos destacar el 50 Days of J Dilla que cae en una reflexión de toda la influencia del de Detroit en su forma de hablar en beats; también están sus EPS “June”, “24”, “RETWERK”, “DOWNHATEYOULOVE” y “Treats”, un compendio de su expertiz de manejar el transfondo de la black music de ayer y hoy, con caídas entre el trap, el downtempo, el soulful y los breakdowns. El oriental tiene una mirada bastante personal de ir manejando su visión de cómo mantener la música a tope, creando momentos para la reflexión y el bacile.

2. Tokimonsta

tumblr_my2ibclDEI1qcx89eo1_500

Otra oriental cae en este ranking, con la diferencia que es oriunda de Los Ángeles. La japonesa tiene una escuela tramada desde los beats de DJ Okawari, Mitsu The Beats, Dj Cam y Kawasaki, pasando por toda la vertiente histórica del UK Garage, que convierten su fábrica en una pasión entre el rap y la electrónica.

Jennifer Lee es de la onda de Dj Shadows, transmitiendo ese híbrido similar al del clásico “Midnight Menu”, que otorgaba un ente híbrido entre un rap lento, de orquesta y fino. “Midnight Menu” es su trabajo más celebre, cargado directamente a la nostalgia, el beat dulce y una sensación sentimental entre la alucinación y la reflexión, metaforizando el swing de las Flores de Cerezo. Luego con “Creature Dream” y el último “Half Shadows” construyó una rama más estricta de beats, que reconstruía lo clásico del rap.

3. Kaytranada

 

kaytra_todo_lead

Kaytranda es el Canadiense que con naturalidad puede jugar con la música disco, el r&B noventero, el rap estricto de los 80’s y convertir todas esas influencias en un solo swing. Maneja un grossor potente con sus lineas de bajo que recrean en su visión una onda entre el baile y la naturalidad.

Su único EP y el montón de mixtapes/remixes han sabido ejercer en su curriculum esa habilidad de eliminar el contraste sonoro entre un elemento diferente a otro, armando cualquier canción en un mismo color, reflejado en sus remixes de Janet Jackson, Alunageorge, M.I.A., Beyoncé. A Tribe Called Quest, Azealia Banks y Bruno Mars.

Si lo tuyo es andar vacilando los falsetos urbanos de Brandy, Mariah, Jade, Blackstreet, Ciara y toda la onda jazz-rap de De La Soul y A Tribe Called Quest, es en Kaytranada en quien deberías confiar. Probablemente te haga sentir lo más cercano de Bel Air que haz estado.

4. Onra

onra

Onra es de la escuela cósmica de Prefuse 83 y la multinstrumentalización oriental de RZA. El beatmaker francés ha sabido dar un flow bien oriental en sus pistas, que caen en ritmos de club ochentero, de toques soul, disco y downtempo.

La obra más conocida es Chinoseries Pt.I, que perfectamente podría ser el soundtrack de una versión de Scarface oriental o un golpe anímico digno de ambientalizar a las películas de Jackie Chan o Bruce Lee. Hay todo golpe con caja de ritmo bien gangsta urban, con instrumentos típicos de folclore de oriente y un aroma lleno de nostalgía.

Si andas en esa onda de vertirle tiempo o tener un sentimiento de carga bien antigua, Onra hace un reciclaje perfecto de música orgánica, que puede sorprender hasta al más jazzy o blusero del mundo. Es un conductor entre el folclor oriental y las perillas del sinte.

5. Mike Gao

IMG_8323

Mike Gao debe ser el más radical de esta lista, ensimismado entre un levante de new age caricaturizado, con toques 8 bit, future bass y balanza trap.

Tiene slaps asesinos y un plan de idear una fiesta ruidosa que se comparte entre el avant garde y el tradicional toque ragga caribeño. Tiene canciones llenas de imaginación del tipo “Straight Edge Girls” que utilizan samples de Ultra man y otras súper simples como invocar el Morena Boricua. Gao tiene una entereza bastante dislocada para crear semejantes alquimias.

Su groove es más futurista y a ratos da una sensación de paranoia, como sí Salva, Hudson Mohawke, Lunice o Rustie se volvieran un chiste. Más de la onda de productores como Mestizo y Qwell.

6. Rustie (Lunice, Hudson Mohawke, etc)

Screen_Shot_2013-03-18_at_10.25.17_PM

TNGHT tiene beats metalizados y sumidos en una esencia de rap sureño, que resuenan en lo sólido de ir abriendo murallas con un resumen del dubstep, el techno y una manera catastrófica de recrear headbangers.

Rustie tiene beats bastantes punzantes, con una pendiente bien marcada del UK Garage, la cual pareciese ser una re-interpretación de la lengua aprendida desde el trip hop por enmarcar la Black music en nuevos horizontes. Glass Swords es su debut y claramente “Warp” es su hogar.