Noé (2014): una película mejor que el libro

img

noe

Escrito y compartido por Patricio Matus

Seré sincero: no quise verla. Pero pensé que si fue adaptada y dirigida por Darren Aronofsky, algo de buena debe tener. Además, en el filme hay actorazos bien reconocidos: Russell Crowe, el viejo Hopkins y la belleza de Jennifer Connelly. Así es que no me equivoqué del todo, la película tuvo grandes aciertos.

Cuando me contaron la historia del “Arca de Noé”, siempre me imaginé a este hombre como uno poco común y corriente, barbón y juicioso. Sabio. Bueno, era un mocoso (porque es sabido que la perspectiva de la Iglesia Católica Apostólica Romana debe ser inculcada en los infantes desde pequeños). Por suerte, al tomar mi propio sendero del conocimiento, supuse que todo era un fiasco. Una buena ficción (a veces, con tintes de fantasía). El que la cree, claro, merece el mismo respeto que el que no. Trato de seguir ese lema.

Prosigamos. Esta película no me hizo cambiar de “línea editorial religiosa”, pero encontré muy prudente que el largometraje explorara tópicos no muy bien considerados por el Libro (así me referiré a la Biblia). Claro está, el Libro es tajante con los hechos, la película puede ser considerada una adaptación casi libre. Noé, por ejemplo, ya no es un ser sabio y benévolo en plenitud, sino que es un hombre acomplejado y con varios tormentos. A ratos, un antihéroe.

maxresdefault (1)

Por eso, la historia narrada en lo audiovisual no es fiel, lo que hace que sea mucho más interesante. Yo diría que mejor, o incluso más creíble que el Libro. Hay muchas partes que si se hubiesen rodado en base a lo espiritual darían como resultado algo casi tan “inspirador” como Jesús de Nazareth (1977). Sería exhibida en un canal nacional, en la tarde de un Jueves Santo. Pero no, tiene mucha más acción, más preámbulo y las secuencias son inexactas. Deja en claro que no se hizo para ganar feligreses, sino que para hacer una superproducción, no más.

Hay algo que sí tienen en común ambos formatos y versiones de la historia: el temperamento de la Deidad. No deja de intrigarme ese cambio repentino que tuvo el Gran Creador. Hace miles de años, según lo que se deja entrever en las Escrituras (y también lo hace la Película), fue un ser muy autoritario, castigador y casi despreciable. Ahora, en cambio, bastante afable y compasivo. “Padre, ¿me perdonará Dios por tener deseos impúdicos hacia los niños?”. “Calma, rece veinte ‘padrenuestro’ y quince ‘avemarías’…y ya podrá ganarse un lugar en el Reino”.

Lo otro que me llama la atención tiene mucho que ver con la prohibición de esta película en algunos países árabes. Es entendible que no quieran la versión occidental (exacerbada) de Noé y su Arca. Y eso es porque también en el Corán tienen su propia historia del diluvio. Posiblemente, los mayas, los aztecas, los mesopotámicos, los egipcios y los griegos también tengan su propia versión (alejada o no) de este hecho. Con otros personajes y con otros dioses, claro está. Eso es porque un diluvio, antes de ser algo divino, es algo natural y predomina desde los inicios.

noah-noah-movie-review-2014
Todos estos Libros (sagrados o no) y las historias, como las de el Arca de Noé, son en suma y primordialmente parábolas. El conflicto emerge cuando se sobre-interpreta algo que no va más allá de una simple lección. La película y la historia son en definitiva una parábola ¿Creen en verdad que un hombre haya metido a toda la fauna mundial en una gran barcaza de trescientos codos de longitud (150 m de largo), cincuenta codos de ancho (30 m de ancho) y treinta codos de altura (15 m de alto)? Mmmm.

Se dijo hace poco que la barcaza podría haber sido circular. Yo en definitiva no creo ni lo uno, ni lo otro. Aún así, me parece importante el mensaje que sobre todo le da la película: el hombre ya no es digno de la tierra y sólo lo inocente debe subsistir, en este caso, los animales. Uf, un tema filosófico importante: ¿será digno el hombre? Creo que el Libro es un intento de hacernos dignos. Sea falseado o no. Sea un método de control o no.

Antes de que se pongan a pensar en la última interrogante (o buscar el torrent o comprar las entradas para ver la película), ojalá no cometan el error de encasillarla dentro del género bíblico. Sí, se basa en el Libro. Sí, se basa en personajes bíblicos. Sí, se trata sobre un hombre que construye un arca por orden de Dios. Pero se deja relegado gran parte del lado espiritual, ya no vemos a un hombre barbón, sabio y casi sobrenatural tratando de seguir los dictámenes del Creador. O sea barbón, sí, pero ahora ya vemos, más que nada, y en la lucha, a un ser humano.

Comments are closed.