No es un Must, pero se parece: ¿Por qué nos gusta Lollapalooza? Un puñado de artistas a revisar

img

tumblr_n35qvziWIH1sjgow8o1_500

Escrito por María Consuelo.

Estamos a punto de vivir la cuarta versión de uno de los festivales musicales más importantes realizado en Chile y a nivel mundial, después de este corto  periodo, hemos visto presentarse a destacados artistas, incluso algunos que esperamos vinieran por años, pero lo que nos gusta del Lollapalooza no es sólo su calidad musical, sino todo lo que este festival conlleva y convoca.

Ha logrado masificarse y llegar cada vez a públicos más diversos, obtener más auspiciadores e instaurarse como una marca que tenemos registrada en nuestra memoria.

Hasta ahí todo bien. Quienes hemos tenido la suerte de asistir a sus tres versiones anteriores, hemos visto su evolución y optimización de las mínimas falencias que tuvo previamente. Sin embargo, y a pesar de todo este avance, hemos visto retrocesos en otros ámbitos. El mismo hecho de haberse convertido en una marca, de haberse masificado, ha transformado a Lollapalooza en un evento social, al que cada año quieren ir más y más personas, sin importar quienes se presenten en el escenario.

Claro, la libertad para ir está; no hay límites de edad, ni ningún impedimento mayor que el de costear la entrada, lo que hace pasar a la música – el centro de este festival- a un segundo plano. Agreguémosle a ello el incremento en el valor de los pases, que desde el primer Lollapalooza a este, ha subido al doble y más sin escatimar, porque asimismo el público no se restringe a la hora de comprarlos. Es sólo cosa de mirar el colapso que se ha provocado en las ventas en verdes, donde en menos de un día, se agotan las entradas.

Pero, ¿será realmente necesario este aumento de precios? La lógica nos dice que no – más auspiciadores, más asistentes, menores debiesen ser los precios-, no obstante, mientras haya compradores ansiosos por alcanzar una o dos entrada, esto continuará de la misma forma y peor.

Sin afán de reclamar por estos pequeños inconvenientes que nos arruinan el objetivo principal, quienes gustamos de la música intentamos pasar por alto las molestias, y nos dedicamos a emocionarnos, estremecernos y alucinar con esos artistas que llevamos tiempo esperando ver.

Es por eso que este 2014 no se preocupe que el que no se sabe la canción esté más adelante, que la corona de flores de la chiquilla de al lado le tape, o que se haya quedado sin comer durante días por comprar la entrada, porque este Lollapalooza promete rememorarnos el 2011 y ser tan bueno y bonito como aquella primera vez que piso nuestro suelo chileno y nos hizo creer que un festival de esta envergadura podría llegar a nuestro país.

Algunos de los imperdibles de este fin de semana

Sábado

nin-live-1118

–          Jake Bugg: Bien nuevecito y jovenzuelo, este lolo de sólo 20 años, ha sido calificado como uno de los Bob Dylan de su generación.  Un poco romántico, cargado a lo indie, similar al sonido de Arctic Monkeys pero en versión menos rockera, Jake Bugg esperamos nos tape la boca a todos a los que aún no nos ha convencido. Vale la pena conocerlo en vivo y juzgar con conocimiento de causa.

–          Phoenix: Una banda con años de trayectoria que ha experimento en diversos ámbitos musicales, pero que para algunos tuvo su mejor momento en los primeros discos. De todas maneras se sabe suenan bien y si se dedica a mirarlos sabrá más de una canción.

–          Nine Inch Nails / Red Hot Chilli Peppers: Clásicos de nuestra  juventud, con sonidos de aquella época, cuando el rock tirado a lo oscuro parecía recién estar apareciendo, o cuando lo más cercano que estaríamos de California serían los RHCP. Una buena dosis de 90’s para finalizar el primer día.

Domingo

tumblr_n35jmamdhS1sbr3yko1_500

–          Lorde: Una chica que se ha ganado su lugar en el último año, no sólo por su espectacular voz y su peculiar estilo, sino que también por dar a conocer su opinión cada vez que puede. Sus canciones pasan por distintos temas y a pesar de venir con un solo disco a cuestas, su repertorio es suficiente para disfrutar cada minuto que esté sobre el escenario.

–          Arcade Fire: Sin duda uno de los shows más esperados, ya que Arcade Fire se ha ganado una fanaticada que los está esperando desde que escucharon su primer tema. Con un álbum fresco y donde la mano de James Murphy (ex LCD Soundsystem) se nota, la banda promete cumplir con las expectativas de su gran cantidad de seguidores.

–          Pixies / New Order / Soundgarden: Tres grupos con un mundo de diferencia, pero que por separado han hecho historia en su momento. Ser precursores de géneros musicales, los convierte en presentaciones obligatorias para los asistentes.

Tampoco se olvide que estará en uno de los festivales musicales más importantes a nivel mundial y no deje de visitar los stands y colaborar con la ecología que siempre han querido enseñarnos.

Afortunados quienes asistan y una pena por quienes no podrán ir, pero vaya o no, celebre la llegada de este magno evento.