Mac DeMarco + Tus Amigos Nuevos @ Ex-Oz, 14-03-2014

Mac DeMarco + Tus Amigos Nuevos @ Ex-Oz, 14-03-2014

IMG_1699

Fotos por DiegoHerrera x @RG_TheMute

La escuela de la provocación escénica ha quedado atrás y es un hecho. Con sus características y, sobre todo, con sus aspiraciones. Los grandes rockeros y metaleros que intentaban provocar mediante su comportamiento sobre un escenario se han convertido ya en algo pasado y alejado de su objetivo, donde disfrazaban las ganas de llamar la atención de transgresión y el incitar provocativamente. GG Allin y su heredero Mike Patton están de testigo. Sin embargo, hoy en día el inconvencionalismo escénico tiene otros pilares fundamentales, distintos de los de antaño, pero los cuales son su pariente más próximo. Cuando creces viendo conciertos así de rupturistas, es obvio que lo primero que quieres hacer cuando eres músico, no por hacer una declaración política o hacer que los conservadores del país te pongan el ojo encima, sólo para divertirte porque viste a tus ídolos hacer crowdsurfing, ponerse en poses sexuales mientras cantan o desnudarse en plena performance. Eso es Mac DeMarco onstage, que el pasado Viernes 14 de Marzo visitó la Ex-Oz de Bellavista en su primera venida a nuestro país para promocionar su próximo disco Salad Days, a lanzarse el 1 de Abril. Vamos al desglose de la noche aquella.

Con gran puntualidad (antes de lo previsto, de hecho) salieron al escenario los teloneros chilenos, Tus Amigos Nuevos, quienes su último disco No Sí Son (2013) les ha traído bastante atención en la crítica independiente, con un sonido que coquetea entre lo dance y lo rockero y que promete mucho para este año 2014. Luchando contra la incipiente ecualización que se depuraría con el paso del tiempo y de las canciones y contra un desenfrenado e inquietante fanboy-ismo y fangirl-ismo proveniente desde la primera fila (era tal que cierta incomodidad por parte de Diego Lorenzini se hacía evidente en los silencios entre canción y canción), lograron llegar a buen puerto y presentar de forma sólida, escueta y potente el material que traían preparado para los asistentes. Grandes momentos de su show serían ViernesBaby Boomers y la canción con la que se despedirían, Tu Fiesta Vale Callampa, incitando al baile y la locura ya desde antes que el baile y la locura personificadas llegara al escenario. Lorenzini se atenía a disfrutar cada canción en su totalidad, imprimiendo ambos intimismo y frenesí en los momentos precisos, que ponían bastante énfasis a las transiciones musicales. Buen manejo, sin duda.

Nuevamente antes de lo previsto empezaría la acción sobre el escenario de la Ex-Oz (diez minutos antes, para ser más exactos), DeMarco y sus músicos empezarían ellos mismos a preparar sus instrumentos, afinar y saltar a un set-list plagado de canciones nuevas del próximo lanzamiento de Mac, Salad Days, las cuales fueron coreadas en todo momento a pesar de no estar lanzadas aún (las maravillas del internet), para la agradable sorpresa del canadiense y su banda. Sí, esto es promoción para el Salad Days, pero eso no quitó que los momentos más intensos de la noche fueran lo que fueron gracias a los temas clásicos de la carrera de DeMarco, quien, como ya habíamos dicho, hizo y deshizo a su antojo en el escenario del local bellavistano, conectándose con su público y disfrutando en conjunto (el fanboy-ismo y fangirl-ismo ya extinto y todo el público uniformemente vacilando al canadiense).

Una presentación sin puntos bajos y con grandes momentos a cada canción que DeMarco lanzaba al público es lo que ocurrió la noche del viernes. Novedades bien recibidas, antigüedades que te hacían olvidar que era un concierto íntimo y te obligaban a cantar la letra a todo pulmón, desnudez troncal en el encore, ilegalidad tabaquística en la amada Ode To Viceroy, haciéndole un cover plagado de humor a Under The Bridge de Red Hot Chili Peppers, surfeando el público, entregándole mucho amor a su bajista (más del que le entregas regularmente a un miembro de tu banda), el canadiense se preocupó de pasarlo bien, ya que sabe que su público disfruta de verlo a él así tan desarreglado, despreocupado, promiscuo, borracho y poético, como si fuera un niño que disfruta de ver cómo las personas de su alrededor se deleitan cuando aprende a caminar. Algo parecido es lo que pasa con DeMarco, desligándose de la escuela clásica de “desobediencia” escénica, ha adoptado un comportamiento de luz propia y bella, dejando el nido y a los padres de lado, pero no olvidándolos. Difícil es intentar encontrar un momento favorito de la noche, sin embargo, en LOUD.cl nos quedamos con el bebé de Mac DeMarco, la canción que abre el disco que llamaría la atención de Captured Tracks y lo llevaría a la fama por un tubo, Rock And Roll Night Club, donde con la característica voz grave y forzada de su EP empezaría a decir adiós al más lejano nicho que su música y él mismo se habrían imaginado jamás encontrar: Chile. La angosta y larga faja de tierra que se asemeja a un pene estará esperando tu próxima visita.