En Japón está prohibido bailar en discos. Revisa este mini documental

img

Japan-No-Dancing

La escena nocturna de Tokyo, una de las más activas del mundo, se está viendo amenazada por una desactualizada ley que data de la post guerra japonesa y fue creada para combatir la prostitución.  La gente de Resident Advisor ha cubierto el tema a fondo, en este pequeño relato audiovisual.

Un poco de introducción para quien no sepa:

La situación actual viene arrastrándose desde 2010, año en el que un universitario murió en una pelea fuera de un garito en Osaka. En la cultura japonesa, los clubs y discotecas siempre han gozado de mala fama como lugares peligrosos y así son representados por los grandes medios de comunicación en todo el país. Tras este casó la presión mediática se intensificó y la policía clausuró docenas de clubes en menos de seis meses. Cuatro años después las pistas de baile niponas siguen estando en crisis e incluso un solo borracho con ganas de baile puede suponer el cierre de un local.

Para cerrar todos estos clubes la policía hizo uso de la Ley Reguladora de Negocios que Afectan a la Moral Publica, popularmente conocida como fueiho. Esta ley fue creada en 1948, en los años posteriores al final de la segunda guerra mundial, en aquellos tiempos la prostitución ilegal estaba descontrolada y se requería que un local consiguiese una licencia para que se permitiera bailar.  Estos permisos solo son conseguidos a locales con un espacio principal acondicionado para el baile de al menos 66 metros cuadrados de suelo sin obstruir, la hora de cierre también está regulada y debe ser a la 1 de la madrugada. Teniendo en cuenta que Japón es uno de los países con los precios por metro cuadro más caros y esa hora de cierre ridícula para una discoteca, esta ley se hace muy difícil de cumplir.