A 15 años de Silent Hill: Revisamos las 6 muertes más tristes

img

tumblr_n0q1z8Okai1skbaqqo1_500

A mediados de 1997 se reunieron en los pasillos de Konami el diseñador Keiichiro Toyama, el escritor Hiroyuki Owaku, el compositor Akira Yamaoka y los artistas Masahiro Ito y Masashi Tsuboyama. En conjunto forman el Team Silent, una subdivisión de Konami que dos años después, un 31 de Enero del 99, publicarían un título que sin duda marcó precedentes en la historia de los videojuegos: Silent Hill.

De producción humilde y lanzado con pocas expectativas, Silent Hill aparece en el panorama global como la respuesta de Konami a la popular y avasalladora franquicia de Resident Evil (Que para el ’99 había parido el popular Resident Evil 3: Nemesis). A pesar de sus notorias deficiencias gráficas (Gestadas principalmente por las limitaciones de Hardware), su pésimo trabajo de doblaje y la frustrante experiencia que implicaba su gameplay, Silent Hill logró ser un batacazo que aún resuena en el consciente colectivo. Absorbente, claustrofóbico, desolador, Silent Hill es la piedra angular del terror psicológico en consolas. El trip hop oscuro de Yamaoka, las sórdidas historias de Owaku y la perfecta ambientación de nieblas y óxido de Toyama dieron a luz al juego más espeluznante de la primera PlayStation.

Imitado pero jamás igualado, la franquicia cumplió hace poco quince años y para conmemorarlo hemos compilado las –obviamente- muertes más tristes de la franquicia de Samael. Claramente, vendrán varios Spoilers de los juegos mencionados. Aquí, con cariño y claudias blancas, un six six six con las muertes memorables de esta entrañable, y siempre perturbadora, saga.

Te extraño, Silent Hill.