LOUDclassic: The Blood Brothers – Young Machetes (2006)

img

Young+Machetes+young_machetes_cover_art

“El arte es un arma política”. Así se mostraba la banda en aquel entonces, sintiendo un compromiso moral que toda obra adquiere con el oyente y, por ende, con su capacidad para transformar el contexto en el que se manifiesta. Desde esta perspectiva, Young Machetes es una legítima crítica abierta al consumismo, la guerra, la política estadounidense y el desengaño en el mundo de aquella época (y en el actual).

La importancia y trascendencia de este  sexto trabajo es más bien relativa, sobre todo por el bajón que supuso hace un año Crimes, edificado en un discurso accesible que no caló en su hogar, Blood Brothers retoman la urgencia e histrionismo sónico del aclamado Burn Piano Island, Burn, pero con resultados no tan brillantes. No obstante, cabe señalar que sus virtudes energéticas y esa condensación entre vieja y nueva escuela está siempre latente, manteniendo un background fresco.

“Set fire to the face on fire”comienza con un timbre modulado a la perfección de Jordan Bilie, el cual suena más agudo e histérico que nunca. La producción del capo Guy Picciotto (Fugazi, Rites of Spring) aporta el acercamiento más próximo y efectivo que han tenido a los autores de Repeater en “We Ride Skeletal Lightning”; “Vital Beach” irrumpe como un hitazo inapelable desde las primeras escuchas y la rítmica funky de “Spit Shine Your Black Clouds” acerca con melodramátismo hacia un nuevo rock orientado a la pista y al caos.

Lamentablemente la influencia de At The Drive In y The Mars Volta se presenta incómoda en ocasiones y hace que “Camouflage, Camouflage” o “Rat Rider” sean un calco exagerado. Tampoco ayuda el bajón de revoluciones con los dos últimos cortes que cierran Young Machetes, once minutos de desidia e indiferencia que lastran muchísimo la escucha.

THE BLOOD BROTHERS suenan devastadores, escupiendo furia pero con glamour, a través de estructuras cambiantes y con diversos arreglos que les dan un aire más dinámico e interesante a las canciones. Por eso mismo serán recordados en su corta carrera.