Los mejores 30 discos del 2013 según LOUD.cl (Parte I: Del 30 al 16)

img

Chelsea-Wolfe-608x400

Cuarto año consecutivo que tenemos la posibilidad de realizar un recuento de todas las noticias y reviews de discos que hemos escuchado e interiorizado. Reflexiones de un año bastante movido, lleno de regresos inesperados y la sumatoria de debuts impecables. Tanta información nos inquieta y nos pone en un lugar difícil de escoger muchos momentos, encapsulados sólo en 30.

Según nuestra linea editorial se va ordenando cada puesto, tratado siempre por el impacto que nos produjo el sonido y el cómo nos llego; más allá de la estructura y la confección del proceso.  Sírvase el popurri más cuestionado del año de cualquier magazine de musica. Acá los 30:

Revisiones por @kattunk, @rg_themute y @cristolas

30. The Weeknd – Kiss Land

The-Weeknd-Kiss-Land-Album-Cover

REVIEW COMPLETO

Abel Tesfaye tuvo la oportunidad de transparentar su intimidad con Kiss Land, un álbum donde la calidad interpretativa es protagonista, por sobre el carácter de producción sonora; ese que lo hacía un sugerente lascivo, misterioso y le quitaba lo prosaico al cuento del R&B. El final de esto le resta el misticismo al artista, craneando en una especie de conversión disco-pop y poco menos de envolturas tenebrosas y misteriosas. La sumisión de ser un artista desnudo de propia sombra, le quitaba poder.

No obstante, se recrea y abre la dualidad de poder estar ante un nuevo planteamiento de llevar el R&B, que aún no explota en su máxima expresión.

29. Islet – Released By The Movement

Islet-Released-By-The-MovementIslet siempre ha sorprendido con su música indie, la psicodelía y el post punk europeo. Con su último disco no fueron excepción a su debut Illuminated People del 2012, en donde demostraron seguir por un camino similar, con mezclas siempre presentes de lo último del rock independiente. Además, comparado con su primer disco y sus eps, la banda supo integró melodías en su background , adhiriendo hallazgos depresivos, yéndose por la cavidad profunda de relacionarse con mayor oscuridad. Un disco de más capas, mejor estructurado y mayor aliento, visto en temas como CarlosCitrus Peel y Mirror Me.

28. The Flaming Lips – The Terror

The-Flaming-Lips-The-Terror-608x608

Perderles la ruta a los Flaming Lips es super fácil ante la dura creativa de Wayne Coyne al profundizar en cada veta que se le ocurra. Esta vez quiso darse un álbum bastante oscuro, de sensación apocalíptica, con baterías sin misericordia, guitarras duras y unos teclados amenazadores.

El ambiente parece encapsularse en una Odisea, pero llena de contrastes y colores, dando la sensación de ser la conclusión de Embryonic EP. La gracia de este álbum es nadar en profundidad y descubrir que ningún tema se parece a otro.

27.  Coheed And Cambria – The Afterman: Descension

coheedandcambriatheaftermandescensioncover

Tras las esperanzas alzadas de Ascension, se esperaba de este último álbum un manjar. Todo lo bueno de ese disco, sorprendentemente no se ve completamente en “Afterman”, un disco cargado de mucho; algo de  industrialismo pop ochentero, metida media funk, alegorías un poco pop y sin duda, el vivo estruendo de cada artilugio de la banda.

No obstante, la potencia sigue vive, dándonos esos riffs demoledores, aplastantes y las estructuras complejas que los ponen vivamente dramáticos, cosa que nos gusta. “Key Entity Extraction II: Holly Wood The Cracked” y “Key Entity Extraction III: Vic The Butcher” son la prueba de alta caña, un tema de los más pesados de la banda en vida.

26. HAIM – Days are gone

HAIM-Days-Are-Gone

Lo que recuerda del fenómeno HAIM es en vista del éxito de The Bangles, de las primeras bandas femeninas en alcanzar un puesto en Billboard. Las hermanas han permitido dárselas con euforia, baile y deleite toda una influencia de revival ochentero de Peter Gabriel, la segunda etapa de Fleetwood Mac, Kate Bush o las primeramente mencionadas.

El disco es meramente pop, pero con sobras de rock, R&B y folk, que naturalmente brilla por lo honesto y simple. Prolijo, consistente en el viaje total, pero que no sobresale una por otra. Fe acá se les sigue teniendo.

25. Alunageorge – Body Music

alunageorge-body-music-album-650-430

Aluna Francis y George Reid llevan la fibra del R&B más estrictamente pop a una corriente bailable que tiene tintes de house; como las versiones remix de los éxitos de aquella época de manos de Todd Terry o Armand Van Helden.

Un álbum cargado de estilismo, sensualidad y una disolución tan asequible, capaz de volvernos con sensaciones de ensueño, encumbradas de baile. Esa línea de transmutar el soul en rasgos simples y llevarlos en corriente primeras del bassline en donde “You Know You Like It”, Attracting Flies” o “Your Drums, Your Love” dan en el clavo. Estamos ante un trabajo que le dio demasiado peso a sus singles, flaqueando en el poder del resto de los temas.

24.  Giraffage – Needs

GIRAFFAGE-NEEDS-575x575

Giraffage ya entiende que los códigos del bassline son perfectamente usables en cualquier momento y fórmula. Un disco digeriblemente vanguardista, capaz de mezclar dubstep, trap, witch house y techno, y de solventar la lentitud de una canción; lo progresivo de la linea y lo profundo del ambiente.

Un arquitecto que adquiere de tonalidades, transiciones y muchos elementos a sus canciones, sonando todas con vida propia. Si la llevaste con el debut de XXYYXX y su maniobra por hallar profundidad en cada carga por beat; pues Giraffe lo retuerce, inclinando el trabajo en una especie de quimera que suena raro, pero que se hace bien familar después de tanto escuchar 10 años de bassline.

23 . The Dismembermen Plan – Uncanney Valley

dp-1381252341

Otros que regresaron este 2013 y con nueva placa tras más de 10 años fueron los The Dismembermen Plan con su disco Uncanney Valley.  Un recordatorio de esa frescura y complicidad de ejecutar un estilo de rock cargado al alternativo.

Difiere de su época dorada y vibrante, pero es capaz de mantener cierto balance, cosa que se da con Daddy Was a Real Good Dancer, Waiting y Let’s Just Go to the Dogs Tonight.

22. CHVRCHES –  The Bones Of What You Believe

Chvrches_-_The_Bones_Of_What_You_Believe

Balance simple y suave, entre el dream pop y la época más fresca del synth pop ochentero. El orden acá va por unos estribillos mayúsculos, una soberanía de manejar los tiempos a su antojo y una mixtura de sonar poderosos, endiablados y dulces. Porque acá la voz sucumbe en un universo de potencia; como sí la dulzura estuviera mezclada en una fábrica ensordecedora, pero que aún así converge de buena forma.

Aunque también existen diversos colores, regularmente se recurre a envolturas profundas como en The Mother We Share, recordando algo de Purity Ring; lo ligeramente tenebroso en “Lies” o “Under The Tide” que bebe de los primeros The Knife. Sin ponernenos altivos, Gary Numan podría estar orgulloso de estar ante una forma bastante alcanzable y digerible de su radio fórmula, todo con clase.

21.  The Mars Volta – B-Sides

sonny_volta

Navidad llegó antes este año con la filtración hecha por un ex-ingeniero de The Mars Volta, liberando tracks inéditos de los chicanos entre las eras Bedlam In Goliath/Octahedron/Noctourniquet. Influencias electrónicas por doquier, versiones más orgánicas y crudas de canciones de su último disco, material de Omar Rodríguez-López Group y maquetas de canciones que nunca se publicaron componen este bien armado mix de temas tanto potentes como suaves.

20.  TOKiMONSTA – Half Shadows

tokimonsta-half-shadows-album-stream-1

Las oberturas, sinapsis de ideas y la alquimia que dan los samples por usarlos en millonesimas de beats se han colocado en una vorágine de nuevas sensaciones. La escuela de Ta-Ku, Kaytranada, Sampha, Shlohmo, Shigeto e incluso Nosaj Thing han profundizado y matado esa idea de que los beats sólo deben acompañar al MC.

Se nota la evolución desde su Midnight Menu, rebajando tanto reverb y golpe, esta vez usando percusiones y sonidos meramente tribales. La dosis no es tan abrasiva y aplastante, evolucionando en onda más rítmicas, encaminadas más hacia el R&B, algo de trap, glitch, todo simulando una dosis por querer parecer clásico. Recuerda mucho a Fuck Buttons, ante lo cual Jennifer Lee sigue sonando más vanguardista que nunca.

 19.  Steven Wilson – The Raven That Refused To Sing (And Other Stories)

TheRavenThatRefusedToSing_Medium

Con una sensibilidad contundente y emotiva, como John Cage y sus Paisajes Imaginarios, Wilson plasma bellas atmósferas e intensas experiencias casi oníricas en un disco eminente de art rock progresivo, en una comunión entre ambos casi fantasmal y mística. Con grandes matices, texturas, habilidades compositivas y narrativas, se ven influencias de leyendas como King Crimson y Led Zeppelin. El mejor disco solista del británico a la fecha.

18. Chelsea Wolfe – Pain Is Beauty

cover

Wolfe y su propuesta de música acústica, folk y que coquetea abiertamente con el country a ratos, sigue avanzando y abriéndose paso, junto a su ya característica imaginería oscura y algo gótica (aspecto que también pasa a ser una constante en sus canciones, siendo plasmadas de una atmósfera negra, algo depresiva y ciertamente con dejes casi secretistas/ocultistas. Un disco íntimo, interesante y que toca fibras.

17. Niño Cohete – Aves de Chile

avesdechile

Aves de Chile transmite melancolía, demostrando que en su música se atisba el olor y la apreciación de describir las tonalidades del Invierno constante del Sur. El disco dibuja una especie de  bosque frondoso y lluvioso, practicado en sus composiciones que le dan ese vuelvo bien natural, todo siempre acompañado de melodías de abstracción.

Un disco meramente fragmentado en situaciones, momentos y recuerdos colectivos, que quedaron enfrascados en toda esa naturaleza de todos sus temas. Harto de Folk hay aquí, oportunidad radical que siempre da libertades de poder transmitir lo más profundo y lo más cercano de llegar a donde se quiere. Nota destacada para Rengo y La Muerte.

16. Holy Ghost! – Dynamics

holy-ghost-dynamics

Dynamics es mucho más pop que el primero, sin olvidar rotundamente el synth pop que los manejo en seres famosos. La maravilla de este álbum relaciona factoría de su fibra y olor ochentero en más vertientes de bajos funkys, una dosis de cencerros, trajes a la medida con el space disco que recuerda a Lindstrom y cierto rollo de Italo Disco.

Cuando se refiere a su cambio por el pop, se entiende por un toque más al New Order o en ratos por las baladas, cosa que se ve extraña en la progresión de sus beats. Hay más de Duran Duran o Wham en este disco, que de OMD. Sumado todo esto, revitalizan y saben como ser modernos con tanta lana de cierta época.

Comments are closed.