¿Post Hardcore? ¿Pop punk? Las mejores 15 canciones de aquella época

img

blink-182-3

Con el éxito de bandas como NOFX, No use for a Name, Millencolin, Rancid, Good Ridance o Bad Religion, resultaba inminente emular un espacio para los camaradas que aún desperdiciaban oxígeno en encontrar una esperanza a la nueva época del rock. Mientras el grunge se absorvía con la muerte de Kurt Cobain; el metal hacía fusión con esto del rap, alzando la manía de Deftones, Korn, Limp Bizkit, Mudvayne o los secundarios Incubus del Science.

Ligeramente el hardcore, del emo y reminiscencias del punk harían implosión en una vertiente restregada de simplismo, ritmos pegotes y una carencia de actitud, que apostaba más a la reducción de saturación. No era extraño llamarlo “nueva oleada” o “Spin off”, con influencias que cohabitaban en la rapidez de Dinosaur Jr; la presión de Descendents y lo directo de NOFX. Aunque perderían autoria contestataria, adoptando esa banalidad de ciertos temas de The Ramones.

Por otro lado, el “supuesto post punk” de tallas de MCR o Panic at The disco, tomaría elementos más profundos e introspectivos, de lejanos como Jawbox, Rites of Spring o los más actuales Thursday (todo guardando las proporciones). Esto habitado en un lenguaje simple, de estribillos más pop y con una carga al background de la estética, por sobre la profundidad sonora.

Mest, Blink 182, My Chemical Romance, Sum 41, inundarían las radios, transformando la guía de la playa, el surf, el skate y los vacilones. Un playlist de juventud, que no quiere instigar en la definición de un termino, sino en el alargue de una movida de muchos actores constantes.



Bonus: ¿Qué pasó AFI?