Los mejores discos de Gepe (De mejor a más mejor)

img

GEPE-2-e1326895305916

En la numerosa, prominente y de uno u otro modo homogeneizada escena pop nacional actual, si hay alguien que ha marcado pauta es Gepe. En la fórmula musical del santiaguino encontramos todo lo que está moviendo público y éxito crítico en Chile ahora ya: un arraigado respeto e influencia por y del folclor nacional, reinterpretado y que se ha caracterizado como la Nueva Nueva Nueva Nueva Trova Chilena; importantes elementos de electrónica y percusiones digitalizadas de forma sobria y sin rayar en la obscenidad; y letras abstractas, poéticas y que, a ratos, apelan a lo infantil, a sentimientos viscerales compartidos por cada ser humano inmerso en un tipo de cultura. Intentando reivindicar nuestra querida sección “De Mejor a Más Mejor” y reconciliarla con el artista nacional, ahí le van los 4 LPs de Daniel Riveros, en orden ascendente.

4. Hungría (2007)

Un disco que marca ciertos elementos de continuidad con su predecesor, pero que también contiene algunos de cambio y distanciamiento. Con una incorporación mucho más importante de elementos electrónicos, percusiones orgánicas y electrónicas, un poco más prominente en “cuerpo” y sonoridad, pero con una carencia importante de desplante musical por sí solo, genera una cierta desintensidad que no es esperable de algo folclórico propiamente tal. Creerle a Gepe con Hungría es algo no sencillo.

3. Audiovisión (2010)

Profundizando más las influencias de ambos lados (folclóricas y electropop) es como se plantea Audiovisión. Con más desplante y más sentimiento que el anterior lanzamiento de Riveros, éste se autodetermina en cuanto intenta atrapar un espectro enorme de influencias, ya sea para estos dos frentes folk y electro. Sin embargo, estas dos esferas parecen ser paralelas, separadas, no tocarse y mantener una cierta distancia en la propuesta musical de Audiovisión.

2. GP (2012)

Si en sus discos anteriores los ámbitos folclóricos estaban por un lado y los electrónicos por el otro como #onvres y mujeres en fiesta de primavera de colegio Opus Dei gringo, en GP todo se mezcla, se junta, se revuelve, se bate y se sirve en vaso alto. Con un folclor mucho más latinoamericano que chileno, Gepe hace que lo electro y lo folclórico sea más que la simple suma de sus partes en esta placa. Digerible y vacilón, presenta una producción y composición logradas.

1. Gepinto (2005)

Un reencuentro con un sonido que rescata lo punk del sonido de la guitarra de la Canción Chilena y lo más amable, afable y digerible de sus letras. Crudo y bien logrado, sobrio, minimal, bien producido, sufrido y compenetrado, Gepinto demuestra que no es necesario dotarse de tanta densidad acústica para sonar bien, entregar un mensaje y que las canciones se te queden pegadas.


Asumiendo que este ránking es archiultrasubjetivors, usted queda en toda la libertad de acción para que se discuta acá abajito y lleguemos a discusiones bacanes porque todos somos shuper shubjetivosh y postconshtructivishtash y eso.

Comments are closed.