Los mejores 5 discos de Korn (Sin orden aparente)

img

Korn94-1

Es bastante cuestionable esbozar que Korn este en un buen momento. Sobre todo si hablamos de una banda pérdida en sus sonidos desde el oscuro “Untouchables”, quiebre profundo en la siembra común de la banda, bajando el escalón del recordado rap metal de su era. El síntoma se propagaba desde el Take a Look In The Mirror, titubeando en el coqueterío con los sintetizadores, abrazando un sonido industrial más de la escuela de Rob Zombie. Luego en  ‘The paradigm shift’ y sobre todo The Path Of Totality se alzaron con la camada brostep, dosificando la veta característica más metal, en la concentración de vibrates con soberanos reverbs. El brote del sonido Skrillex, hacía enamorar al vocal, que luego proclamaría al estilo “como el nuevo metal”.

Jonathan Davis, Fieldy, Monkey, David Silveira Y Head en su formación original le dieron el toque al rap duro, el bajo de 5 cuerdas característico en manos de la ecualización de su amplificador y la batería más de estructura funky, todo enmarcado en las letras de problemas personales, caos existenciales de juventud y la mirada de querer botar toda la mierda acumulada en vida. El éxito de su debut fue inminente, ante la muerte del grunge, y la novedad de concentrar los planos del metal, en la cavida más estricta de las rimas.

Cuestionados en su época “por una mezcla poco purista”, los hechos de sus cuatros primeros discos los situaron en cabecera, liderando una fila, de donde también estuvieron Deftones, Incubus y Linkin Park.

De todas formas, de gustos hay colores, por lo cual no hay razón por la cual no te guste sus trabajos sucedidos del Untouchables. Acá tenemos declives más puristas, como cuando se habla de la Era Smashing Pumpkins “Pre-Machina”; el momento “Post Layne Stayley” de los Alice In Chains; el camino diferente de los Metallica post “Black Album” o la duda de sí Nine Inch Nails cometió buenos discos después de The Fragile. No obstante, rescatamos los discos memorables, que calaron hondo y no cuestionaban tanto el piso de los de Bakersfield.

1. Issues

1243042947230_f

La era post “Follow The leader” vino a otorgarles un halo más oscuro, de dificultad e incluso, de mayor estruendosidad. Tres discos similares como lo fueron el antes mencionado, el homónimo y Life is Peachy ya estaban restringiendo a la banda en un tono similar, del cual ya se estaban desenmarcando paralelamente Deftones e Incubus. Issues les tenía que dar la chance de hablar desde una voz fuerte y más madura.

Lo denso de temas como “Trash”, “Beg for Me” o “Wake Up”, sostenían nuevas intenciones, habladas directamente desde lo más ambiental, aún permaneciendo lo psicótico, lo sórdidos y las gaitas. No obstante, el hecho de experimentar con sus oyentes, no les hizo la vida fácil. Un disco que requiere necesariamente dos o tres escuchas, donde nuevamente viven la agonía contundente de sus raíces, pero sostenido sin el groove aprendido.

2. Korn

korn-01

El inicio del éxtasis. Los indicios de la salvación y la forma de reventar toda la mierda encontrada de uno. Me parece que su visión de relatar sus pasos en voz propia, alcanzó un riesgo significativo en esa renovación del rock pesado. Korn convertiría esos riffs gordos, esos beats de ritmos en sensaciones agónicas y las rimas de Davis en una ocasión maníaca depresiva.

Korn de Korn sirve para discutir la importancia de Fieldy en el sonido, el capitán que guía la masa con ese bajo imperante, además de la bateria de Silveira en rasgos bien funk. La banda no inducía manifiestos por querer ser netamente mental, sino que convidan y prestaban al movimiento agotado una nueva raíz.

No sería lo mismo sin “Shoots and ladders”, Faget, Predictable, Lies, Daddy o Ball Tongue, facultaban la inducción del terror, pero bajo los pensamientos más opresivos; esos reales que atacan los sentimientos del ser humano.

3. Follow The Leader

Follow+the+Leader++png

El tercer álbum de Korn, y el autor definitivo de su fama mundial. 10 millones de copias y la inclusión en Festivales importantes al lado de Limp Bizkit, Rammstein, Orgy, rondaban en que su fórmula era la exitosa por donde se le mirase. Ahora su símbolo de protesta sería ante la industria discográfica, esa que tanto les dió, y tanto los sometió.

La dosis de hip hop esta vez brillan y son más reconocibles, ligando esa lugubridad con feats de Fred Durst, Tre Hardson de The Pharcyde y el gran Ice Cube. Seguían metiendo reminiscencias metaleras menos cargadas al groove, para sincronizarse en una urbe más intensa. De a poco la intensidad se harían parte del futuro. Got The Life o Freak On Leash estaba dentro de un sonido más fácil de descifrar, directamente hecho para alcanzar ese tono de lo agresivo y lo rítmico.

4. Untouchables

1499-1515-thickbox

El quiebre drástico, donde muchos quedaron marcando ocupado. Canciones como “Thoughtless”, “Alone I Break”, y “Here to Stay” venían dictados con guitarras sin distorción, mayores arreglos de cuerdas y una importancia preponderante al sintetizador. El umbral ambiental creado en Issues, fue lo único importado de ese último korn.

La crudeza absorvía al rap, catalogándolos en esa época de “más góticos”. Claro, su background evocaba densidad, tenía aún lo rítmico de la anterioridad, pero sus nuevos matices eran más heavys. Todo iba estridente, lento y con explosiones que convertía la melodía vocal en un susurro. Lejos, el disco más difícil de digerir a principios.

5. Life is Peachy

korn-life-is-peachy-20120405121008

Daddy de Korn significaba un score perfecto para comenzar el viaje por tus pensamientos más oscuros de lo más penca del ser humano. La naturaleza muerta de su anterior disco, era una influencia álgida en esta nueva entrega. La fórmula no difiere tampoco mucho del homónimo, dándo mayor enfoque al dinamismo que podrían entregar en manos de Ross Robinson.

Lo pesado y lo rítmico se condensa en armonía, que también se daba en casos como en RATM. Tiene la excepcional intro “Twist”, un grito avasallador; la sensual “Lowrider”, la veloz y groovie Wicked con Chino Moreno, la metalizada “No Place To Hide” y la agónica “Kill You”. Korn sabía doblegar perfectamente la voz maníaca de David, convirtiéndolo en un MC bastante particular. No cabe duda que el orgasmo se alcanza en la conversión de este álbum, parámetro creado en la medición de todos los discos posteriores de la banda.