• especial
  • tendencia

Los mejores juegos de Resident Evil (De mejor a más mejor)

1310-2

 Hace unos días fui testigo de ese juegón que se llama “Outlast”, un título de terror psicológico desarrollado por varios flacos talentosos y que, con efectividad maestra, me tuvo muerto de miedo durante varias horas. Llegar a juegos como “Outlast” me remonta a aquellos años joviales cuando las compañías triple A se animaban a realizar títulos de terror que, desde la cómoda vereda del incipiente género del survival-horror, dejaran marcando ocupado al jugador.

Eso me remonta directamente a Resident Evil AKA Biohazard.

La franquicia de Resident Evil, inspirada en las películas de acción ochenteras y el cine de Carpenter (Con una clara inspiración en el título de NES “Sweet Home”), arribaron a nuestras manos en el año ’96 de la mano de, en ese entonces, los lúcidos de CAPCOM. De ahí para adelante la historia de la saga de zombies es grito, plata y finalmente, miseria. En un esfuerzo sin ánimos de lucro y consciente de la fanaticada actual que pulula por ahí, se me ha encomendado la tarea de desglosar un top six, six, six de la franquicia de zombies.

Dando por aludidas muchas cosas, anticipo que esta es una mirada netamente personal al fenómeno Biohazard y que nada tiene que ver con ventas, metacritics, y chupilcas del diablo.

A darle caña.

6.- Resident Evil 4 (2005)

tumblr_mqzxku6SmK1ru1svko1_500

Leon S. Kennedy viaja a España para salvar a la hija del presidente de los EE.UU., probar la paella y, de paso, descubrir que los españoles tienen un extraño acento a mexicano. En su camino se verá inmerso en una desventura que involucra una secta misteriosa, experimentación genética y enemigos del pasado, todo en un escenario atrapado en el tiempo y que pareciera no tener salida. Resident Evil 4 fue, en su momento, el último grito de la moda. Revelador en términos gráficos (La versión original de Gamecube era suprema), un gameplay exponencialmente amigable y una duración bastante decente, el título fue exactamente lo que la franquicia echaba en falta; audiencia. Si bien los puritanos pueden decir que se aleja mucho del espíritu original de la saga, en términos concretos es el punto de inflexión entre lo que fue y lo que sería, de ahí para adelante, la franquicia.

Con buenas notas de violencia explícita y un cómodo sistema de personalización de armas, Resident Evil 4 carece de ciertos elementos al que los jugadores estábamos acostumbrados; los puzles, el replay de mapas y la angustia de quedarse sin balas ejem-RE3-ejem aun así, hay que entender que lo que sucede con RE4 no es una banalización de la saga si no, netamente, una estrategia de marketing (Entendamos que detrás del juego, y por última vez, continuaba el maestro Shinji Mikami). El título entiende en cabalidad los nuevos mercados que debe sortear, en una época donde el survival es tierra de nadie, y golpea a la industria como pocos títulos de la época lo hicieron. Si bien, gran parte de la fanaticada tradicional dio un pie atrás, el título fue un éxito en críticas, ventas y replay value (Volvió el modo mercenarios, se retomó la importancia de Wesker y su portabilidad a PC dio pie a un mar infinito de mods), además de que incluyó a las filas de fanáticos una gran camada de fanaticada “nueva” que, hasta esa época, poco podían encantarse con el ya roñoso RE2 o el noble Código Verónica. Sumando los pros y los contras, RE4 fue lo que tenía que ser; un éxito rotundo.

¿Cómo hubiera sido la cosa si el RE4 original hubiera salido al aire? Nunca lo sabremos. Tenemos lo que hay; plagas, españoles pasados a Mexico y una exquisita Ada Wong en impecable rojo. Bien hecho, Resident 4.

Nota aparte para los créditos finales, lo mejor del juego.

 5.- Resident Evil Outbreak / Outbreak File #2 (2003-2004)

resident-evil-characters-1

Los sucesos ocurridos en Raccoon City vistos desde los ojos de los civiles. Camareras, periodistas, policías de poca monta, mecánicos y doctores forman equipo para escapar juntos de la pesadilla que se cierne sobre la ciudad mapache.

Resident Evil Outbreak supuso incluir a la saga el único elemento que le faltaba; el multiplayer. Gestado durante el desarrollo de Resident Evil 2, Outbreak fue desde su génesis un dolor de cabeza para Capcom. Dificultades técnicas, la amenaza online de Halo 2 y la falta de desarrollo en un sistema de comunicación entre jugadores eficiente, Outbreak tenía todos los elementos para ser el peor juego de la franquicia, pero no lo consiguió. Ambientado en el periodo que comprende RE2-RE3, Outbreak supone la introducción de diversos elementos que la saga adoptaría como propios y que marcarían la alta dificultad del título. Tres puntos destacables: El limitado inventario (Cuatro slots para la mayoría de los personajes), el menú en tiempo real (Recuperado para RE5) y los índices de infección de virus-T (¡Cómo no se les ocurrió antes!). Esto sumado a la suerte de “universo expandido” que se genera en el universo Raccoon City, hacen que Outbreak (Y su lúcida secuela, Outbreak File #2) sea el experimento más eficaz de toda la franquicia Biohazard.

La introducción es notable.

Canónico a su manera, Outbreak nos permite una mirada que ningún otro RE tiene, la tragedia. Conforme sea nuestro desempeño en el juego podemos escapar indemnes de Raccoon City, escapar infectados o quedarnos atrapados para siempre. Así mismo, la variable de combinaciones que se generan entre personajes (Ocho para elegir) nos entrega un replay value suculento y único. Ningún otro Resident Evil ha conseguido orbitar la galaxia en la que se mueve Outbreak y salir airoso de ella (Operation Raccoon City es un bodrio por donde se le mire). Ya para la secuela, con un gameplay mucho más bondadoso, se agrega un elemento fundamental a la franquicia; caminar y apuntar. O sea, qué más quieres.

Exclusivo para PlayStation 2, Outbreak falló en sus facultades de multiplayer, punto bajo y medular. Aun así, es a mi ver uno de los títulos más revolucionarios de una franquicia que, a esas alturas, tenía la película super clara.

 4.- Resident Evil 3: Nemesis (1999)

tumblr_mpxix7VN4U1szipjxo1_1280

Jil Valentine, miembro de la división S.T.A.R.S. y maestra de la ganzúa, se demora mucho en escapar de Raccoon City y, por lesa, se ve obligada a luchar por su sobrevivencia en las alborotadas calles de la ciudad mapache. Minifalda y un escote asesino son sus armas en esta aventura que mezcla la acción y el suspenso mientras se orquesta el dramático final de la ciudad que vio nacer toda la hecatombe biológica.

Primero hay que entender algo, Resident Evil 3 nunca iba a existir. A causa de las altas ventas provocadas por RE 2 Sony presionó a Shinji Mikami para lanzar un nuevo título para la PSX (Mikami, en esos momentos, se encontraba trabajando en Code: Verónica, originalmente concebido como RE3) ¿El resultado? El título más centrado en la acción de toda la primera camada de juegos. Repleto de fan service, RE3 es el título más amigable de la primera trilogía. La facilidad de encontrar munición, la posibilidad de esquivar a los enemigos y las diversas rutas de escape permitieron que RE3 fuera un título cautivante que sirviera como plataforma para aquellos jugadores que, en el ocaso de la PSX, se vieran atraídos hacia la franquicia. Gráficamente superior a sus antecesores, RE3 es la mezcla perfecta entre un survival medular y cualquier película de balazos.

RE3 fue un hit por donde se le mire. Cinemáticas alucinantes, una rejugabilidad prolongadísima y la inserción del antagonista más entrañable de toda la franquicia: Némesis. Este señor, famoso por andar por ahí con un lanza misiles tierra-aire Stinger, te perseguía durante todo el juego con la intención de matarte ya que estaba programado para eliminar a todos los S.T.A.R.S. Los combates con Némesis son fenomenales; un gastadero de balas sin precedentes y que, la mayoría de las veces, no servían de nada puesto que en la pantalla siguiente el infeliz volvía a aparecer. A pesar de que RE3 introdujo la posibilidad de tomar decisiones en momentos clave, esto no impedía que Némesis volviera a aparecer un poco más adelante. Finalmente, uno se terminaba cabreando y le daba con todo lo que tenía, cosa que nunca tenía buenos resultados.

Y cómo si fuera poco, llegado un momento del juego el muy infeliz evolucionaba.

En fin, Resident Evil 3 logró conjugar sabiamente (Y con el tiempo en contra) diversos elementos que le marcarían para siempre; una altísima cantidad de enemigos, una sobredosis de acción, secciones importantes de sustos a sobresaltos y un enemigo imposible de derrotar. Hermoso. Hasta el día de hoy, creo que el final de Resident Evil 3 es de los mejores que he visto. Es que no puede existir mayor satisfacción que ver a la ciudad que te hizo la vida imposible sucumbir bajo un misil táctico nuclear.

Gracias RE3.

 3.- Resident Evil 2 (1998)

tumblr_mtwwccKSjz1spivh3o1_500

Un policía novato y la hermana de un héroe perdido en la niebla se cruzan en las calles de Raccoon City; el infierno sobre la tierra. Leon S. Kennedy y Claire Redfield tendrán que vérselas por las suyas a medida que desmiembran una historia de conspiración empresarial, corrupción policial y terrorismo genético en medio del apocalipsis zombie más grande de los novetas. El Virus-T se toma las calles mientras, desde las alcantarillas, el amor de padre causa estragos de la mano del Virus-G.

En el marco de los juegos de plataformas sale al mercado el exitoso Resident Evil 2, bestia de las ventas y batacazo económico en un momento donde la industria se peleaba a los jugadores a combos y patadas. RE2, secuela directa del primer título, no solo continúa de manera suprema la historia instalada en Resident Evil si no que la profundiza hacia niveles osados. Introduciendo nuevos BOWs como enemigos y denostando un antagonista humano clarísimo, RE2 se sumerge en las capas más oscuras de la corrupción y la coloca como centro narrativo de toda su epopeya. La familia, el amor y el compañerismo como alivios argumentales para una historia sórdida, trágica y cargada de desolación y miseria. RE2, hasta el hoy por hoy, es de los insuperables de la franquicia.

Así mismo, RE2 supuso la introducción de un elemento que RE3 retomaría y llevaría al límite: el némesis. En ambos discos del juego un BOW nos perseguía durante diversas secciones del título. A diferencia de Némesis en RE3, cada vez que este BOW aparecía teníamos que, obligatoriamente, luchar contra él. Ya fuera el abnegado padre de familia William Birkin o el Tyrant T-103 AKA Mr. X, durante todo el título teníamos a un gigante peligroso siguiéndonos cosa que, sumándole al hecho que las municiones siempre faltaban, convirtieron al título en una amalgama tremenda de miedo, desesperación y una sensación pura de survival.

El título más largo de la primera generación de juegos (A dos discos, care naipe), RE2 permitía dos variantes de jugabilidad; LeonA/ClaireB o viceversa. Lo cual permitía al jugador experimentar dos pesadillas completamente distintas. Así mismo, incluyó los mini-juegos que caracterizarían a la saga de ahí para adelante. El cuarto sobreviviente (Mini-juego canónico que introduce al entrañable personaje de Hunk) sería la punta de lanza del replay value de este juegazo. A él se le suma “sobreviviente Tofu” (Difícil como el Contra) y el divergente Extreme Battle, donde nos poníamos en la piel de Chris Redfield. En fin, ajeno a la larguísima experiencia que entregaba el modo historia, los extras de este título te sacaban el jugo bastante. Se extraña la creatividad insertada en estos mini-juegos, fórmulas básicas que se repetirían durante todo el resto de la franquicia y que, quizás, solo pudo emular el modo mercenarios de RE3.

Nota final, la batalla final es más complicada que la tabla del 7.

 2.- Resident Evil Code: Verónica (2000)

tumblr_m9r0it0IsT1rs6286o1_500

Claire Redfield continúa la búsqueda de su hermano Chris, cosa que la lleva a enfrentar a Umbrella en sus propios terrenos, en Europa. Luego de dejar la grande, cae presa y la encierran en una de las sedes de Umbrella, isla Rockfort. El lugar recibe un ataque que libera el virus-T y, compadre, nuevamente queda la grande. Chris Redfield, por otro lado, recibe un aviso de Leon que Claire está en problemas y llega a buscarla para descubrir que su máximo Némesis, Albert Wesker, sigue con vida y ahora es más poderoso que nunca.

La media trama por la reflauta.

Código Verónica salió al mercado como el primer título de la franquicia para la extinta DreamCast. Con un gameplay cómodo que mejoraba considerablemente desde RE3, Código Verónica es uno de los últimos exponentes de la saga que se centran exclusivamente en la trama, y vaya que lo hace. Luego de que la versión de PS2 saliera al mercado, pudimos disfrutar de anclajes capitales en el macro entramado de Resident Evil. Sin ir más lejos, la instalación de Albert Wesker como villano supremo de toda la franquicia (Y con poderes, más encima), la pronta destrucción de Umbrella (Considerando que en Código Verónica la acción se traslada a uno de los últimos bastiones de la empresa ubicado en la Antártida) y toda la trama que involucra a una de las familias fundadoras de Umbrella, los Ashford. Código Verónica se instaló así como el juego que contiene mayor información y desarrollo respecto a todo el universo Umbrella y el paso angular en términos narrativos luego de la destrucción de Raccoon City, con un Wesker conspirador y un grupo de protagonistas entrelazados y dispuestos a acabar con todo.

Ajeno a la rica historia (Todo el nudo dramático que involucra a los Ashford es brutal), Código Verónica introdujo nuevos elementos a la franquicia que, tarde o temprano, se agradecerían. La opción de apuntar a más de un objetivo (Probado ya en Dino Crisis 2), las cámaras móviles que sustituirían para siempre a las fijas y un sustancial arsenal de armas diametralmente superior a cualquier entrega a la fecha. Así mismo, la banda sonora del título difiere completamente de todo lo que la franquicia ha hecho en términos musicales, entregando una OST más enfocada en la música clásica y las enfermizas costas que esta puede abordar.

La potencia detrás de la historia de los Ashford, la obtusa relación que crean entre Alexia y Alfred, la instalación de Wesker como el villano definitivo, el Wesker’s Report, el regreso de los Redfield, la tragedia anunciada entre Claire y Steve y, por supuesto, el BOW definitivo que significa Alexia colocan a Código Verónica como el título original mejor logrado de toda la franquicia. Una historia sólida como un diamante, un gameplay exquisito y una durabilidad suculenta. En fin, una de las notas más altas en toda la historia de la franquicia de Resident Evil.

1.- Resident Evil: REmake (2002)

Resident_Evil_REmake_Wallpaper_by_MusashiChan69

En el año 2002, y bajo un curioso contrato entre CAPCOM y NINTENDO, se lanzaron para la Gamecube tres Resident Evils. RE Zero, precuela de toda la franquicia, RE4 (Ya mencionado) y el relanzamiento del primer título de la franquicia titulado Resident Evil a secas y conocido coloquialmente como REbirth o REmake. Historia al margen, este Resident Evil es la pesadilla suprema o, en palabras del propio Shinji Mikami, “El juego que siempre soñé hacer”.

REmake toma el Resident original y lo lleva a la hipérbole de la perfección. Un apartado gráfico poderosísimo, una atmósfera audiovisual única con unos juegos de sombras perfectos y un diseño sonoro que deja tiritón incluso al Chuache. REmake es la pesadilla perfecta, motivos no le faltan. La historia fue ampliada hasta sus límites máximos y la experiencia de REmake es sustancialmente más grande que cualquier RE de la franquicia. Mikami llevó con REmake los límites del terror hasta el extremo más profundo, inigualable y que marcó una escuela en lo que respecta al suspenso en plataformas jamás, hasta la fecha, igualado.

REmake no solo deja en alto el nombre de toda la franquicia de Resident Evil, si no que cierra todas las dudas que la fanaticada cosechó por años en torno a los sucesos ocurridos en las montañas de Arklay. No deja dudas al margen, no deja títere con cabeza y, por supuesto, no permite que nadie se quede sin un susto. REmake, de hecho, obliga a los jugadores a tener que decapitar o incinerar a cada zombie que aparece porque si no este vuelve a levantarse más tarde, evolucionado. Juego desgraciado.

Ajeno a la poderosa experiencia que significa enfrentarse a REmake por primera vez, el juego cuenta con un replay value bien hardcore, el modo de los zombies invisibles y el one deadly zombie son experiencias, por lo bajo, notables. El juego no se queda corto en ningún lado y sirve de manifestación de lo que podría haber sido Resident Evil si se hubieran tomado las decisiones correctas o, digámoslo como es, si CAPCOM no hubiera sido tan agüeonao.

En fin, Resident Evil Remake en el top de nuestro Ranking six, six, six. Cualquier queja o duda, guárdesela en el bolsillo, tome cualquiera de estos títulos y compárelos con los entretenidos títulos que la franquicia a mal parido en el último tiempo. Más que mal, no solo de balas vivirá el hombre.-

Rob P.

Calvo de lentes, hipocondriaco y maniático. Si han visto ese cerebro por ahí por favor no lo devuelvan y tírenlo al río.

2 Comments


Warning: call_user_func() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'bones_comments' not found or invalid function name in /home4/loudcl/public_html/wp-includes/class-walker-comment.php on line 180

Warning: call_user_func() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'bones_comments' not found or invalid function name in /home4/loudcl/public_html/wp-includes/class-walker-comment.php on line 180

Comments are closed.