¿Quien es Mr. Nice? la estrella narco de la Expoweed

img

mrnice

(foto película)

Si Howard Marks, en vez de comerciar con marihuana, lo hubiera hecho con cualquier otro producto, probablemente la revista Time le habría dedicado una de sus portadas. Y no hubiera sido para menos.

Howard Marks nunca fue un narcotraficante cualquiera. Marcado por una fuerte creencia en el movimiento pacifista, rechazó siempre las armas y rehusó vender otra sustancia que no fuera marihuana. Peculiaridades que le valieron, con el paso de los años, el apodo de Mr. Nice. Pero esta actitud tan poco habitual en el mundo de las drogas, no perjudicó en nada su carrera como traficante…más bien al contrario. Según la DEA —la agencia estadounidense que lucha contra el narcotráfico—, durante los años 80, este galés de 68 años poseía el 10% del mercado de la marihuana y el hachís que se distribuía a nivel mundial. Un registro al alcance de muy pocos. Y es que la vida de Marks parece quedarse corta para los tres libros -entre ellos Mr Nice, editado por Cáñamo– y la película que pretenden describirla.

Licenciado en la Universidad de Oxford, estudio física y filosofía en la Universidad de Londres, hizo de su vicio su sustento cuando sus penurias económicas se encontraron con la casualidad. Una serie de detenciones dentro de su entorno más próximo, le pusieron al frente de una pequeña organización que vendía marihuana en Londres. Poco tiempo después, bajo las órdenes de Marks, la “pequeña organización” mutaría en un complejo entramado capaz de mandar 30 toneladas de marihuana de Afganistán a Estados Unidos. Y todo sin disparar un solo tiro.

Mr Nice premiere

Pero a pesar del fulgurante y exponencial éxito de Mr. Nice, durante los ‘80 no todo fue tan nice en la carrera de este narcotraficante. Y es que a nadie se le escapa que para construir un imperio del narcotráfico, se necesita algo más que pacifismo. Fue el propio Marks el que reveló en su autobiografía cómo durante años mantuvo estrechos vínculos con grupos armados —principalmente el IRA (organización militar que luchaba por la independencia de Irlanda del Norte)— y agencias de inteligencia —con la CIA y el MI6 (el equivalente británico de la CIA) en cabeza— que hicieron posible su imperio. Se estima que en el pick de su carrera, Marks llegó a tener 43 alias, 89 líneas de teléfono y 25 empresas, entre ellas un banco, destinadas a esconder su verdadera identidad y a blanquear dinero.

Pero ni sus pitutos en las altas esferas ni su fortuna —estimada en 29 millones de dólares— salvaron a Mr. Nice de la cárcel. En 1988 fue detenido en la isla española de Mallorca y extraditado a Estados Unidos, donde recibió una condena de 25 años por narcotráfico, en Terre Haute, una de las cárceles más duras de ese país. Con todo, su buena conducta y su predisposición a ejercer como profesor en el centro penitenciario, le permitieron salir cuando tan solo había cumplido siete años.

Ya en libertad y con la lección aprendida, Marks abandonó el tráfico de drogas y se concentró en vivir del personaje que su intensa y dilatada vida había construido. Combinando sus vastos conocimientos sobre marihuana, y su férrea convicción sobre la necesidad de despenalizar y legalizar la planta, se erigió como uno de los activistas más influyentes a nivel mundial sobre la materia.

Su nuevo rol le ha llevado hasta hoy a bautizar una variedad de marihuana con su nombre, ejercer como político -se presentó a las elecciones al parlamento británico en 1997-, actor, rector honorario en la Universidad de Glasgow Celedonian, invitado en diversos programas de televisión, escritor, columnista o productor de cine. Y todo, sin dejar jamás de fumar weed.

PARA MÁS INFO: WWW.EXPOWEED.CL