Japanoise: Melodías en ruidos

img

Los japoneses no crearon el noise. Pero más allá de no provocar el origen, el sinónimo característico de esta escena es subsanar una serie de influencias y llevarlas al extremo, a tal punto de parir una puñalada de sonidos existentes a un nivel fuera de lo imaginado. Paralalelamente en Usa o UK titubear el término noise, supone los primeros horizontes de alienarse con un estilo futurista, una conexión de un vértice conocido a otro desconocido. Cuando los Sonic Youth, en los 80, se miraban a la cara, sabían que guardaban un secreto a voces: Figuraba en Japón un tesoro Intelectual, ese mismo que llevó a Jim O’rourke a trabajar con Jun Togawa e insertarse en el país del sol naciente, como un nuevo referente. La ramificación en esencia del noise es encontrar un sinfín de alternativas, así como: la alternativa de la alternativa, proveniente de otra y así sucesivamente. Un festín maravilloso, siniestro e inquietante, en las siguientes líneas.

Inicios de la escena


La cacofonía, la disonancia y la atonalidad nace del Kraustrock alemán, periodo del cual se comenzó a concentrar la experimentación. Si hablásemos de una primera prueba física, partiríamos por un álbum génesis: The Velvet Underground and Nico. Ya en la lejanía de aquella época, los primeros pasos los darían la primera etapa de White Zombie y el cultivo en Sonic Youth. El éxtasis en Oriente lo hizo explotar Hanatarash y sus performances suicidas. Estos últimos llevaron el rupturismo a niveles peligrosos en sus shows: la matanza de un gato con un machete, atarse una sierra en su espalda y casi cortarse una pierna, destruir la parte trasera de un local, al ingresar con un bulldozer hasta llegar al escenario. El nivel de exploración llegó a ser tan monstruoso, que para entrar a  un recital, debías llenar un formulario ante cualquier daño futuro, expuesto en el recital. Cuando ya no se les ocurría algo nuevo, llevaron una bomba Molotov al escenario y eso dio fin a sus seguidillas de retardos. Años siguientes, formarían la emblemática The Boredoms, quienes compartieron un Ep con Sonic Youth y se inscribirían como unas de las bandas emblemáticas del japanoise.

Características del ruido


Al situarse como un movimiento rupturista, transgresor y con espacios ubicados en el ruido, resulta difícil englobar tantos elementos en un solo lugar. Contando la no incomodidad de fusionar electrónica y rock; la carencia de un idioma en cantar, ya sea por pronunciar en ingles, el idioma nativo o inventar un sistema propio de comunicación. Además de no tener vergüenza en ser influenciados por la música de Occidente comienzan usando sus ritmos e instrumentos, llevándolos a una improvisación severa, todo ello, producto de su seguridad. Más allá de si son Rock o electrónica, en estos casos, no importa la vertiente de nacimiento, sino el movimiento ondulante.

Formas de distribución


El sistema de componer sus trabajos, encaja en función de la prolijidad. Ideas en sus propuestas llueven e inundan discos, eps y cualquier material posible. Tan así que en 1 año pueden estar sacando 6 albums o en 5 años sacar solamente uno. Casos como el artista Merzbow, personaje que sacó un Box de 50 discos en un solo año. Su nivel de producción resulta tan autodidacta, logrando mucho material disponible que varía de un sonido de un disco a otro. El ambiente en donde se mueven es tan under, que la mayoría de estos trabajos, termina siendo de culto.

Bandas y el futuro


Al japanoise lo debes comprender como un general y no un particular. A diferencia del personalismo de destacar una banda por sobre otra en el mundo occidental, la característica envolvente de todo este asunto reside en ser un ente con muchas extensiones. La variedad abunda y relaciona a cualquier banda con el ruido. Casos como el Screamo-Post Rock de Envy; el hardcore sulfurador de Melt Banana; la saturación marciana de Merzbow; la armonía de Mono y el rock ensordecedor de Boris, marcan una pauta: Son de padres distintos, pero de la misma sangre. Todos hacen poesía, bien a su modo.

 

Espacios a explorar son infinitos; todos los días levantamos nuestra mirada y podemos en un minuto, contemplar opciones, razones y recordar momentos. Los estímulos se perciben en donde sea y eso es el Noise Japones: un feedback constante. En el nivel cuasi-espiritual de esta escena, difícil verla morir. Como decía el ícono de la música experimental John Cage: un experimento deja de serlo en cuanto suena a algo reconocible.

 

  • nachito

    Merzbow y Melt Banana son escuchas obligatorias en este ramo.