• album-review
  • musica

Travis – The Invisible Band (2001)

The+Invisible+Band+Travis

 

Travis iba confirmando con sus discos anteriores la maniobra de buenos arreglistas, que eran en esa época, para componer melodías suaves y de textura calma. Esta vez le iban al tercer disco “The Invisible Band”, una fórmula adaptada para tener baladas, singles pegajosos y el olvido de canciones depresivas. Un golpe al optimismo que resultó exitoso y los coronó como unas de las últimas bandas recordadas del brit pop.

El 2001 se dejaron producir por Nigel Goldrich (que trabajó entre otros con Beck y Radiohead), desarrollando la referencia a la idea que la banda tenía sobre sí misma, ya que consideraba que su música trascendía al grupo; una concepción semejante a los tonos de las canciones que, siguiendo el estilo de “The Man Who”, presentaban un acercamiento hacia lo acústico.

Francis Healey y Andy Dunlop son la mentes creativas en esto, con una herencia que recuerda mucho a U2 y The Beatles, con esas tonadas que van desarrollando en 12 canciones, donde la fineza, la pasividad y la pasión, ven luz y vibra. Van desarrollando un álbum tranquilo, que trabajo en la éxitosa “Sin”; la oscura “Last Train” ; y “Dear Diary”, que explota ese desahogo honesto de cada canción de Radiohead. También le dan tiempo al ritmo más extenso, con canciones como “Afterglow”, la archivonocida “Side” y “Follow The Light”, lo cual balancea la carga nostalgica que puede producir el álbum. Un cúmulo de canciones que sientan tan bien otoñales o para la noche.

Un disco alegre y pegadizo, con canciones de fácil aceptación, de esas que las escuchas una vez y te quedan gustando, un gran logro. Con letras variadas, canciones incansables y dulces melodías. Un disco perfecto, sin pretensiones, honesto y de cabecera para comprender el sonido de la banda en el futuro.

Equipo LOUD.cl

Para más novedades y concursos