• cine
  • especial
  • movie-review

Megareview: Pacific Rim (2013): Lo que siempre quisimos ver cuando niños

pacific-rim-14-minute-making-of-featurette-header

Escrito y compartido por: cavernasysombras

PACIFIC RIM es una película que cualquier niño hubiera deseado hacer. Es un despliegue espectacular de imaginación, gusto, sentimiento y humor que solo alcanzamos cuando estamos tan perdidos en las películas que hacemos con nuestros juguetes, que el tiempo ha pasado demasiado rápido y ya es hora de irse a dormir o de hacer alguna tarea olvidada.

Pero también, Pacific Rim es una película que cualquier muchacho hubiera deseado ver mientras era asaltado con el fetichismo de los automóviles y la preciosidad insustancial de robots que prefieren a los norteamericanos en esa lamentable clase de cine cotufero de superhéroes y militares que son de un solo país que defiende al mundo y que se declara su salvador ante cualquier clase de fuerza maligna que ha preferido atacar a ese preciso país y no a otro, y cuyo único mapa de tránsito interestelar hubiera parecido tener marcado como destino exclusivo a las ciudades de Nueva York, Los Ángeles o Washington, D.C.

Sin embargo, esos son detalles que nunca roban la diversión a una película, aunque si eres de otro país y quieres buscarla, entonces encontrarás que la diversidad no es uno de los puntos fuertes del cine de Hollywood. A menos que sea el dinero quien dicte la sentencia, y allá siempre lo es. Por esto, Pacific Rim tal vez ayude a revelar un nuevo camino en ciertas historias aprobadas por estudios gigantescos, un camino más humano y espiritual en la manera en que concebimos la enorme y maravillosa variedad de colores y razas y credos del cual formamos parte en este mundo. Especialmente a la hora de luchar por él y salvarlo.

wp_1_w

Pacific Rim también es una película que cualquier adulto necesita ver de vez en cuando para recordar esa magia infantil de saberse en un mundo lleno de aventuras en las cuales tomar partido, o recordar esa inquietud de adolescente ante lo que es popular e imitable y que termina fusionándose con nuestra personalidad, para dar paso a un carácter maduro que honre el sacrificio y la amistad y el respeto que se desarrolla con el paso del tiempo, incluso ante las más difíciles y extraordinarias circunstancias.

Habiendo dicho eso, almas infinitas, dejad que los monstruos y los robots peleen con cada fibra de su ser. Solamente están defendiendo el futuro del planeta. Y nuestra celebración de lo fantástico y lo original e imaginativo que hay en el mundo del cine moderno.

***

            Cuando una obra de arte está hecha con tanto amor y sentimiento que complementa el talento técnico y la habilidad artesanal (que en realidad deberían consistir en una sola actitud frente a lo que ha de crearse y perfeccionarse), estamos ante una ofrenda de la belleza del espíritu humano. Y eso es lo que nos conmueve, cuando cada escena o fragmento de la historia que se desarrolla en pantalla tiene un regalo para nosotros. Nos demos cuenta de ello en el momento o no, sigue habiendo sangre y vida pulsando y suspirando dentro de cada escena. Y no hace falta ser un académico o tener un doctorado en semiótica y semántica para darse cuenta de una verdad tan sencilla y esencial. PACIFIC RIM es una de esas películas donde la diversión tiene carácter humilde y honesto, y que está al servicio de la noble causa de existir, como quien trabaja y complace a sus hermanos y hermanas y disfruta de ello y un buen día se encuentra con que puede salir a la mejor de las fiestas con uno de los mejores trajes de gala.

wp_2_w

Tenemos una historia familiar. En PACIFIC RIM, es la destrucción del planeta. Y un grupo de héroes que las circunstancias irán moldeando para aceptar su verdadera misión. Esto no es nuevo. Esto se repite en el cine de espectáculo de la última década con distintas oleadas de sesgos ideológicos o post apocalípticos. El cine, y toda narrativa popular en tal caso, revela sus miedos y aspiraciones a través de patrones que son representados por aquellos que han sido forjados para ser sus voceros. El artista es uno, por más que siga una voz independiente: la suya. Y lo que crea con sus manos, sea en sus raíces más profundas o en la superficie de cada línea o trazo o escena, representa a una sociedad que observa, siente y respira en el día a día. Y esto va sembrando una visión del mundo y de la sociedad. Lo que a su vez hace crepitar el fuego que habrá de convertirse en creación. Los Vengadores, El Hombre de Acero, La trilogía del Caballero de la Noche, y también Pacific Rim, son tan válidos termómetros del estado de la sociedad como cualquier análisis de cualquier especialista al respecto, así como el género de Drama, Horror y Ciencia Ficción en la década de los 60 y 70 representó el más poderoso comentario sobre una crisis de valores que aún sigue transformándose y transformándonos. Y supongo que mientras esto siga ocurriendo, seguirá el arte empujando la carroza con un espejo que refleje con valentía aquello que no siempre tenemos la fuerza de examinar. Por eso es que incluso películas tan superficiales y chatarras como “Transformers” o “Batalla Los Ángeles”, y otras secuelas y re-secuelas y versiones y re-versiones con poco o nulo valor tanto de entretenimiento como de proteína visual o intelectual, pueden llegar a servir para comprender el cómo los artistas responsables de estas películas en cierta manera han canalizado la combinación de la sed capitalista de Hollywood, con la noción percibida y comprobada de que el público norteamericano quiere ser el único protagonista de la salvación del mundo, sin importar cuán destruidas queden sus ciudades, rascacielos, o demás íconos de una nación caracterizada siempre como cultura dominante en el ámbito internacional. Es casi tema de orgullo ahora, mientras miran atrás como sociedad y se dan cuenta que todo este tiempo no habían sido los héroes sino los villanos durante los despliegues militares desde el 11 de Septiembre hasta nuestros días. Y más de uno dentro de su propio seno como “país protector” tenía la culpa.

wp_3_w

El cine ha surgido como respuesta ante las dudas y miedos creados por el reflejo del lado más oscuro de una sociedad que también ha producido a infinitos artistas y luchadores y seres de la más extraordinaria calidad humana. La crisis de identidad la revelan entonces las grandes superproducciones cinematográficas, por un lado, y las más austeras y humildes producciones independientes. Y entre ambos, forman el vector por el cual podemos sentir que algo está pasando. Hay un mensaje entre líneas, y el acto de descifrarlo puede ser de hecho lo que nos permita convivir mejor como hermanos y hermanas más allá de los límites ficticios de la geografía.[3]

***

            Pero ¿qué separa a Pacific Rim de esta clase de blockbusters? La misma razón que hizo perecer en la taquilla Norteamericana a los dos mejores blockbusters independientes del año pasado: DREDD y CLOUD ATLAS. Y esa razón es que están adelantadas a su tiempo de maneras sutiles y poderosas, y con ello han revelado un reflejo maravilloso de un lado oscuro que aún no se está preparado a mirar y celebrar en masa, incluso en el género aparentemente inofensivo del cine de espectáculo. Porque todo tiene un filo. Hay subversión en cada monstruo y en cada robot (PACIFIC RIM) y en cada narrativa disparada como una bala (DREDD) o montada con paciencia como un gran rompecabezas de nuestros valores morales a lo largo del tiempo (CLOUD ATLAS).

No creamos entonces los reportes ni los estudios que vienen de arriba, de las mismas instituciones que una vez al año (y pudiendo hacerlo de manera más frecuente y menos alardeante) es que consideran aprobar un proyecto así. Por cada esfuerzo como el de Legendary Pictures (productora de Pac-Rim, acción que le costó la posesión de la empresa, que ahora forma parte de Universal, y no Warner, la compañía distribuidora. Gracias a Cthulhu que pudieron mantener los derechos de autor)… entonces, hay cientos de otros estudios que sueltan billete parejo (100, 150 y 200 millones de dólares repetidas veces al año) para películas que no tienen un solo concepto original a su favor, y que están en sobreprecio y sobrevaloradas, y que rara vez valoran la divina y única y maravillosa razón de ser de una película: Un esfuerzo multitudinario por realizar con técnica y sentimiento una verdadera obra de arte.

No se trata de descarrilarse. No importa cuánto dinero haya sido invertido, aunque en Hollywood eso puede ser una sentencia de muerte, al menos metafórica; si el alma de la historia es capaz de conmover y surgir más allá del formato o género en la que se halla representada, esa película es valedera. Y merece su oportunidad en el panteón. Lo que fue la primera trilogía de la “Guerra de las Galaxias” en el pasado, junto con sagas como las de Indiana Jones, Volver al Futuro y poco después la primera película de Jurassic Park, establecieron una nueva manera de ver el cine de espectáculo. Era entretenido, sí. Y estaba confeccionado con técnica y corazón. Y películas como esas terminaron formando parte del acervo cultural de toda una generación y parte de la siguiente.

wp_4_w

Pero el mundo cambia y el negocio también, aunque sus leyes sean las mismas. Ningún estudio invierte cantidades masivas de dinero sin esperar ese mismo presupuesto de vuelta y con un extenso margen de ganancia. Solamente directores de la talla de Scorsese y Spielberg tienen carta blanca, porque se han ganado su lugar en dicho panteón con otras películas más pequeñas y mejores. Y el resultado es maravilloso: HUGO es tan extraordinaria como TAXI DRIVER, en maneras muy distintas pero dignas de celebrar, y TIBURÓN sigue siendo tan emocionante de ver como INTELIGENCIA ARTIFICIAL o MINORITY REPORT.[4]

Aunque a final de cuentas el tema del presupuesto es algo irritante de considerar a la hora de querer alabar el mérito artístico de una película. Más y más dinero es inyectado, y más y más grandes son las pérdidas. WATCHMEN: Presupuesto gigante. Ganancias regulares. Una de las mejores adaptaciones de un cómic a la pantalla.[5] JOHN CARTER: Presupuesto interplanetario. Ganancias mínimas. Una película que se remonta a la ciencia ficción de aventuras con el corazón en la mano. Y por último, THE AVENGERS: Presupuesto colosal. Ganancias colosales (y con ése reparto, ¿cómo no?). En fin, una de las películas de verano más entretenidas y fieles a su origen mitológico.

Aunque los superhéroes están salvando la taquilla muchas más veces de las necesarias. Hollywood está engullendo todo el género y no está haciendo digestión. Se está perdiendo la óptica de un buen cine que recurra al ingenio del verdadero director y no al adorno visual y los cortes rápidos y a la cacofonía del que tiene déficit de atención en nuestra generación.

wp_5_w

Pero por cada TRANSFORMERS y BATTLESHIP, hay un DISTRITO 9 y un DREDD.

Por cada SAW y PARANORMAL ACTIVITY, hay un SINISTER y un CHRONICLE.

Por cada remake como THE THING, hay un remake como EVIL DEAD.

Por cada RÁPIDO Y FURIOSO, hay un DRIVE y un JACK REACHER.

Por cada película de Adam Sandler, hay una de Woody Allen.

Y así sucesivamente.

Películas que con la quinta parte del presupuesto de la otra, hacen lo mismo y mejor.

Siempre ha sido así, y así seguirá siendo.

Solo que en nuestro mundo globalizado, el marketing tiene la ventaja. Y nos están domando el cerebro, borrando nuestra memoria.

***

Una vez más, ¿Qué diferencia a PACIFIC RIM del resto de robots superficiales monstruosamente taquilleros?

pacific_rim_kaiju_poster_2_by_stevencormann-d6503vn

El servicio a una historia sencilla contada con maestría de narrador, precisión de cirujano y ojo voraz por la belleza audiovisual de la gran escala de los acontecimientos.

El resto es ingenio y destreza de todo un equipo de realizadores que comparten una misma idea de un material capaz de transportar a cualquiera con la imaginación bien cultivada del niño, hacia un mundo que se siente inmediato y tridimensional, que lleva tiempo existiendo en su propio universo narrativo y donde cada detalle y cada personaje importan.

pacific-rim-kaiju-attack

Industrial Light and Magic, con el genio de siempre, han hecho arte digital junto a Guillermo del Toro. Como nuestro querido gordo mejicano dice en una entrevista que defiende la unión apasionada de lo digital con lo práctico-físico: estos no son efectos por computadora más que una pintura gótica y expresionista son efectos con pincel y químicos. Se trata de una verdadera creación, desde el cero hasta el 100 y más allá”.

Pacific_Rim_Kaiju

La fotografía del gran Guillermo Navarro (CRONOS, EL ESPINAZO DEL DIABLO, EL LABERINTO DEL FAUNO) hace de estas criaturas mutantes o robóticas, verdaderos seres que cobran vida frente a nuestros ojos. Donde cada color sobre-saturado crea la impresión de un mundo al borde de una explosión de supernovas elementales llenas de aserrín y óxido y tierra y niebla. Hay sangre y sudor y desgaste en cada cuadro, y nunca antes se había visto tan hermoso. Esto es arte gótico en el género de los monstruos y las máquinas.

Pacific-Rim-robot

La música de Ramin Djawadi (IRON MAN) combina el metal sinfónico y orquestal con los riffs electrizantes del propio Tom Morello, gran guitarrista y compositor de Rage Against the Machine, Audioslave, Axis of Justice y The Nightwatchman. Los primeros 5 minutos de PAC-RIM son adrenalina de otro mundo. Y más de una batalla es una perfecta fusión de cada elemento en pantalla y fuera de ella, sonoro y visual. Cine de fantasía y ciencia ficción en estado puro.

pacificrimmovie_russian_jaeger_chernoalpha

Las actuaciones de todo un reparto de actores extraordinarios y poco conocidos permite la inmersión completa en el universo. Mis mejores deseos para todos. Pero tengo que destacar cuatro personajes que son señal de valentía y humildad con pocos minutos o gestos. Reiko Kikuchi, como Mako, y su conflicto con un pasado trágico de proporciones épicas. Charlie Day como Newt Geisler, el científico amante de los monstruos. Idris Elba, uno de mis actores favoritos desde su magnífica interpretación de Stringer Bell en mi serie favorita, “THE WIRE”; interpretando aquí a Stacker Pentecost, el líder renegado de la resistencia que aún cree en los Jaegers y que está dispuesto a dar la vida por ello con tal de proteger a la humanidad. Puro Estoicismo Dickensiano. Qué maravilla.

Y por último, el único e inigualable, el Boris Karloff de nuestros tiempos: el gran Ron Pearlman como Hannibal Chau, jefe del mercado negro de partes de Kaiju. Mejor no decir más, a menos que quiera su navaja en mi ojo o la punta de oro de sus botas vaqueras de lujo en mi trasero.

kaiju-monsters-were-inspired-by-lizards-crustaceans-and-insects

Guillermo del Toro ha vuelto a sus andanzas de mago, tras 5 años sin poder filmar como se lo merecía, habiendo trabajado en proyectos como “En las montañas de la locura”, adaptación de la novela homónima de H. P.  Lovecraft; y “El Hobbit”, cuyo guión escribió junto a Peter Jackson y donde colaboró en el diseño del dragón Smaug, además de estar a punto de dirigirla.[6]

guillermo-del-toro-pacific-rim

Hay pocos directores en los que confío tan implícitamente como este gordo adorable. Cada una de sus películas ha sido un poema de horror y fantasía que germina en deseos de maravillarse ante el mundo y de crear nuevas cosas para compensarlo. Desde Cronos hasta Pacific Rim, Guillermo Del Toro ha sido un maestro y una mano amiga con cada historia o entrevista o tour por su Bleak House, una de las mejores cavernas que un fanboy-geek pueda tener. Y heme siguiéndole los pasos.

pacific-rim-kaiju-run

Así que si han disfrutado alguna de sus películas, no hay por qué dudar de PACIFIC RIM. Lo que Del Toro hizo con los vampiros en BLADE 2, y con los monstruos en HELLBOY, y con la guerra civil española como cuento de hadas terrorífico en EL ESPINAZO DEL DIABLO y EL LABERINTO DEL FAUNO, ha vuelto a ocurrir.

ku-xlarge (1)

Es la magia del niño que despliega su imaginación junto a otros como él. Que busca compartir lo bueno y lo malo de cómo ve el mundo, al tiempo que se baten a muerte monstruos y robots a nuestras puertas.

del_toro_pacific_rim2

Prepárense para entrar a un mundo creado y recreado a imagen y semejanza de los grandes clásicos del género Kaiju y Mecha, pero con la mano firme del artista que genera mundos y seres nuevos al mismo tiempo. Nuevas mitologías, nuevas sombras y luces, nuevas luchas dentro y fuera del cine.

Equipo LOUD.cl

Para más novedades y concursos

One Comment


Warning: call_user_func() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'bones_comments' not found or invalid function name in /home4/loudcl/public_html/wp-includes/class-walker-comment.php on line 180

Comments are closed.