• cine
  • especial
  • movie-review

The Bling Ring (2013) : Atmósfera casi inofensiva

bling-ring

Texto escrito y compartido por ngbello

En marzo de 2010 la revista estadounidense Vanity Fair publicó un artículo titulado “The Suspects Wore Louboutins“, el cual narra cómo durante el año 2009 un grupo de adolescentes entró a las casas de diversas celebridades hollywoodenses para robar sus pertenencias aprovechando que estaban fuera de la ciudad. Atraídos no solo por el valor de las cosas, sino también por la idea de tomar algo que pertenecía a sus ídolos, estos jóvenes lograron entrar a las lujosas casas de personas como Paris Hilton o Lindsay Lohan antes de ser arrestados por la policía. Como se puede ver, la historia llama bastante la atención, y no tardó demasiado en ser adaptada a la pantalla grande en una película titulada The Bling Ring, dirigida por Sofia Coppola.

the-bling-ring-fashion

En la cinta se cambiaron los nombres de los personajes y algunos detalles de la historia, pero en líneas generales se mantuvo bastante fiel a lo relatado en el artículo de Nancy Jo Sales, llegando incluso a utilizar de forma textual algunas de las frases que dijeron los jóvenes. La película es protagonizada por Marc Hall (Israel Broussard), un adolescente que acaba de llegar a un colegio nuevo en la ciudad de Calabasas, California. Durante sus primeras horas en el colegio Marc demuestra una personalidad más bien introvertida, debido a una falta de autoestima. Pese a esto, posteriormente se hace amigo de una joven llamada Rebecca Ahn (Katie Chang), con quien comparte un interés por la moda y la vida de los famosos.

Aunque la amistad entre los personajes parece ser como cualquier otra, la personalidad de Rebecca rápidamente llevará a Marc a hacer algunas cosas de las que no se siente seguro. Los actos comienzan por robar carteras y bolsos de automóviles que no están cerrados con llave, pero no tardan mucho en hacer otras acciones de mayor gravedad. Gracias a internet, Rebecca y Marc encuentran las direcciones de algunas celebridades e información que les permite saber cuándo estarán fuera de la ciudad. De esta forma aprovechan de entrar a escondidas a sus casas y robar pertenencias como ropa de diseñador, zapatos, joyas, bolsos e incluso cuadros. Durante estas visitas Marc se muestra muy preocupado por la posibilidad de ser atrapados, lo que contrasta bastante con la actitud relajada de Rebecca, quien incluso invita a sus amigas Nicki (Emma Watson), Chloe (Claire Julien) y Sam (Taissa Farmiga) a sus aventuras.

VIDEO_Bling_Ring_Tr_343983a

Tras ver The Bling Ring una de las primeras cosas que pensé fue en las similitudes que tiene con otra película de este año: Spring Breakers. Es cierto que las tramas de las cintas no tienen mucho que ver entre sí, pero hay ciertos elementos relevantes que sí comparten. En ambas películas se puede ver cómo los personajes han organizado sus prioridades y aspiraciones a un estilo de vida inspirado por canales de televisión como MTV o E!, o sitios web como TMZ. La forma en que los medios de comunicación exponen las vidas de las celebridades hace que los adolescentes protagonistas de estas dos cintas piensen que lo más importante en el mundo es tener una cartera Louis Vuitton o un automóvil lujoso. Es tal la influencia, que los personajes llegan a cometer actos ilícitos para obtener todo esto de la forma más rápida posible. Además, en ambas películas los personajes emprenden un viaje en búsqueda del estilo de vida que anhelan, el cual termina en un violento choque contra la realidad.

Otro elemento en común es la participación de actrices que se han caracterizado por su trabajo en películas o series de televisión de corte familiar, lo que contrasta con las temáticas tocadas por la cinta en cuestión: en The Bling Ring está Emma Watson, conocida principalmente por interpretar a Hermione Granger en la franquicia cinematográfica de Harry Potter, mientras que en Spring Breakers actúan Selena Gomez y Vanessa Hudgens, asociadas a productos de la compañía Disney. La razón de que estas actrices actúen en películas que tienen una gran cantidad de alcohol, drogas y robos puede ser visto como una forma de desmarcarse de la imagen que tenían hace algunos años. No es difícil imaginar la frustración de estar constantemente asociado a algo que hiciste tiempo atrás, sobre todo a tan corta edad. Sea como sea, la participación de las actrices es bastante aprovechada en la promoción de las respectivas películas, aún cuando sus roles dentro de ellas no sean necesariamente protagónicos. Emma Watson es más bien un personaje secundario dentro de The Bling Ring, mientras que en los trailers y posters de la película está a la par de Israel Broussard y Katie Chang, cuyos personajes tienen una mayor participación. Algo parecido ocurrió con Selena Gomez en la cinta de Harmony Korine.

The-Bling-Ring-12

Pero donde ambas películas difieren notoriamente es en el tono. Mientras en Spring Breakers los temas que trata están representados de forma más cruda e incluso grotesca, en The Bling Ring se utiliza una atmósfera casi inofensiva. Dado que al comienzo de la película vemos a los personajes a la entrada del tribunal, rodeados de periodistas, uno ya sabe que van a ser atrapados, por lo que las únicas preocupaciones que tenemos a lo largo de la cinta son cuándo y cómo ocurrirá el arresto. Incluso un tema como el sexo es eludido en la cinta de Coppola, siendo simplemente sugerido o mencionado de forma indirecta. Si bien esto no es malo per se, es curioso que en una historia llena de juventud, fiestas, alcohol y drogas no se explore un elemento como la sexualidad de sus personajes.

Algo que si hace bien la película –al menos en parte- es transmitir sus críticas al materialismo y a la vanidad. Los personajes de The Bling Ring son en su gran mayoría personas de clase alta, sin dificultades financieras. Es por eso que sus robos a las casas de celebridades representan una búsqueda de estatus más que de una simple utilidad económica. Los personajes roban zapatos caros y ropa de diseñador para usarlos y ser vistos con ellos. Solo en un par de ocasiones los vemos vendiendo las pertenencias que han robado. Es finalmente este anhelo de reconocimiento el que termina por delatarlos, ya que constantemente subían fotografías a Facebook vistiendo la ropa que consiguieron o presumían con sus amigos sobre sus hazañas. Además, los robos que se ven en la cinta tienen harto de voyerista, dado que las víctimas son escogidas no por la cantidad de dinero que tienen, sino por la admiración que generan. Al entrar a sus dormitorios y probarse sus vestidos, el grupo busca experimentar lo que se siente ser Miranda Kerr o Megan Fox.

the-bling-ring-cast-600x421

Es difícil encontrar un personaje que genere empatía dentro de esta película. Solo Marc parece tener algo de profundidad, ya que no está completamente cegado por el materialismo, y solo hace esto para ser aceptado. El resto de los personajes son simplemente cáscaras vacías que intentan llenarse no con amistad o amor, sino que con joyas y dinero. Pero esto más que ser un defecto de la cinta termina siendo una fortaleza, ya que permite transmitir sus críticas de forma más notoria. Esto se puede observar en lo ridículo que llega a ser el personaje de Emma Watson, que alcanza unos niveles cómicos de descaro al momento de explicar a una periodista por qué hizo lo que hizo.

Equipo LOUD.cl

Para más novedades y concursos