Blur – 13 (1999)

img

Blur_-_13_-_Front

A poco más de un mes de la esperada llegada de Blur al país, hacer un review de su discografía es necesario para irse ambientando a lo que será otro concierto que nuevamente nos remonte a los 90’, tal como ya lo han hecho varias de las últimas visitas musicales.

Aunque en la mayoría de sus álbumes, sino es en todos, hay más de un hit que incluso los menos fans podrían corear, “13” marcó una serie de hitos que lo hacen destacar un poco más que el resto.

Lanzado en 1999, este disco no sólo significó el inicio de una separación que hacía tiempo se venía sospechando, una ruptura que además de interna  también se venía a nivel de producción, ya que fue aquí cuando Albarn decidió incorporar a William Orbit, el productor que llegaría luego de que Stephen Street los acompañara desde un principio.

Pero Orbit no fue el único cambio en el Blur de la época, las melodías ahora también tendrían un giro y sobre todo en este álbum donde se conoció a un letrista más profundo y guiado por la pena de perder el amor, no por nada es conocido como el disco post Justine Frischmann – cantante de Elastica y novia de Albarn por 8 años hasta ese entonces-  ya que inspiró “13”.

El momento lleno de cambios personales, pero a la vez públicos y mediáticos por los que pasaba Damon, hicieron de su ruptura amorosa un tema a nivel mundial en la industria musical, sin embargo no todo fue tan malo. El éxito que les dejaron estas 13 canciones, fue quizás mejor que el entregado por discos anteriores, porque se atrevieron a innovar en áreas desconocidas para Blur, desmarcándose, en cierta medida, del britpop en el que estuvieron encasillados prácticamente toda su carrera.

Comenzando con “Tender”,  que no podría haber sido mejor escogido para iniciar el álbum,”13”abre con un tema de retoques gospel, algo totalmente nuevo y que el grupo supo usar bastante bien, ya que son esas voces las que marcan el clímax en una canción en los que estos puntos álgidos son fundamentales para comprender el mensaje de lo que significa “tender” y por qué se está “esperando por ese sentimiento”.

Desde estas intervenciones religiosas, el disco nos traslada rápidamente a un sonido más cercano al rock alternativo, mostrado en temas como “Bugman” o “Swap Song”, las que a pesar de seguir en la misma línea, se ven intercaladas por la resaltante y a la vez pasiva interpretación de Coxon en “Coffee and TV”, probablemente uno de los hits más recordados de la banda, por su video y la historia de las cajitas de leche con una foto del guitarrista perdido.

Así es como de a poco se nos va insertando en la esencia de “13”; esa melancolía de la desilusión amorosa en la que Albarn se encontraba, y de la que entrega detalles como en “1992”. —You’d love my bed, you  you took the other instead-.

Es “B L U R E M I” y “Battle” las que nuevamente nos reponen de las abatidas frases previas, dando paso a la parte más experimental del disco junto a “Trailer Park”, “Caramel” y “Trimm Trabb”-

Sin embargo, no es hasta “No Distance Left To Run” donde nos recuerdan el tema central del álbum, y no porque las anteriores no lo hagan, sino porque es prácticamente la única que describe estrofa a estrofa la resignación que Albarn sentía en esos años, además de la culpa que pude haber tenido, y la aceptación de saber que no habría una segunda parte en su relación.

I won’t kill myself trying to stay in your life. I’ve got no distance left to run–  Así logra resumir lo escrito y dedicado en las 11 canciones anteriores,  para finalmente cerrar con “Optigan 1”, una instrumental de algo más de 2 minutos y medio, con la que se puede analizar este  ecléctico disco.

Con ello se da término al penúltimo trabajo de la banda en el que se escucha a Albarn, Coxon, James y Rowntree en otra etapa, probando sonidos diferentes, y permitiéndole a Damon botar su mal rato, a través de lo que podrían calificarse como una de sus mejores creaciones, porque aunque critiquen sus simples y pegajosas letras, “13” resulta una terapia para cualquiera que pase por una pérdida similar, demostrando así que este vocalista logro transformarse en un músico con trayectoria y producciones célebres.