Bartender: cócteles para el alma

Bartender: cócteles para el alma

b1121

“Le gustan las bebidas alcohólicas?”. El mismo narrador reconoce que es una pregunta apresurada, y la verdad es que poca injerencia tiene el gusto por alcohol en torno a si a usted le gusta el animé que hoy le vengo a presentar e invitar a que vea: Bartender. Constando de 11 capítulos y adaptado del manga original del mismo título, Bartender aborda esos lugares en donde todos hemos estado más de una vez desde un rol distinto y con una mística mucho más elaborada, compleja e íntima (filosófica y moral, a ratos) acerca de servirte un cóctel en un bonito local. El animé se enfoca en Ryu Sasakura, bartender del bar Eden Hall y uno de los mejores de Japón, con una increíble habilidad para su profesión (en un capítulo prepara un cóctel que, visto desde la teoría de fluidos, es imposible).

Sin embargo, ser un seco para preparar no es todo el talento que tiene Ryu, y tampoco es toda la labor que, según su filosofía de trabajo, debe tener un bartender que inspire respeto como tal. Ryu tiene un gran sentido del gusto y aroma, como un finamente entrenado bartender (a pesar de ser impresionantemente joven para sus habilidades), así como también un gran sentido de la empatía y madurez para resolver problemas. ¿Qué tiene que ver eso con su oficio? Aunque usted no lo crea, mucho, ya que los clientes del bar de Ryu, quienes llegan con todos sus problemas a cuestas, llegan a su bar a olvidarse un poco de ellos. Ryu, comprendiendo a nivel muy empático los problemas de sus clientes, les ayuda a sanar sus heridas pasadas mediante sus espléndidos cócteles (quien vuelve a sorprender por conocer toda la historia, etimología y significado de las variadas bebidas que hacen de ingredientes en los tragos que Ryu prepara).

Esta es una serie cargada de muchas emociones y sensaciones encontradas. Las historias de la gente que va al Eden Hall son realmente emocionantes y la sabiduría detrás de la Copa de los Dioses (el apodo de Ryu) es sumamente madura. El rol de Ryu tiene mucho de místico, a la vez, mostrando toda su volada en torno al alcohol como una bebida con espíritu, y, por lo tanto, capaz de sanar penas en el alma de las personas. Las historias, en algunos momentos, pasan a ser secundarias cuando lo central es la visión de mundo de Ryu en torno a su profesión y a sus queridas sustancias con las cuales hace magia.

A la vez, se hace un animé muy pedagógico en los términos de querer hacer de bartender en el carrete con los amigos, siendo que Ryu explica cada cóctel que prepara, sus licores ingredientes y su historia, etimología, origen y datos freaks, haciendo del proceso todo un espectáculo cultural y, a la vez, sacando historias vitales y lecciones de vida que, en este mundo lleno de vidas agitadas y posmodernas, hacen falta cables a tierra que nos conecten con lo que, probablemente, sea lo verdaderamente esencial en esta vida, tocando temas como el amor familiar y filial, el trabajo, los prejuicios, la vida en los bares, etc. Al final de cada episodio se ve el “trago del episodio”, donde aparece detalladamente la receta para preparar el trago especial del capítulo.

Eso pues, amig-. Lo dejo con un animé que sin duda engrandece el alma y hace que usted se sienta muy bien después de verlo. Aquí abajo le dejo los once capítulos completos en el Llutuv.