The Magnetic Fields – 69 Love Songs (2000)

img

69-love-songs-magnetic-fields-2000

Escrito por María Consuelo Ulloa

Si describir un disco resulta a veces complejo, intentarlo con uno triple y lleno de relatos de amor en todas sus fases, más de 60 canciones y una historia diferente en cada letra, es tanto o más difícil de lograr. Sin embargo, The Magnetic Fields y 69 Love Songs dan la oportunidad de hacerlo al adentrarnos en un álbum que comprende a la gran mayoría de los corazones que estuvieron o están acompañados.

Porque tanto es así que éste podría convertirse en el soundtrack de la vida de cualquiera mientras “encuentra un camino para presentarse al mundo”, según el mismo Stephen Merrit dijo al momento de explicar el por qué de estas composiciones.

Divido en 3 partes, cada una nos transporta a diversas etapas que enamorado podría vivir. De esta forma en el volumen 1 “I Don’t Want to Get Over You” y “I Think I Need a New Heart”, desmenuzan la melancolía en cada estrofa, mientras que “The Luckiest Guy on The Lower East Side”, “Let’s Pretend We’re Bunny Rabbits” o “Nothing Matters When We’re Dancing”, se encargan de remontarnos a esos momentos en que nada importaba si había a quien amar.

En cambio, es en el volumen 2 donde las melodías más sentimentales se dejan de lado, para de a poco darle espacio a lo más experimental, agregando nuevos instrumentos y sonidos, los que quedan en evidencia con “If you Don’t Cry” o la típica “(Crazy for You But) Not That Crazy”, en las que además se habla de un amor que sigue perseverante y seguro.

Pero es en el volumen 3 donde la banda nos hace un repaso desde lo más básico de las relaciones en “Underwear”, donde Merrit alaba lo maravilloso que es ver a una mujer en ropa interior, pasando por resignaciones con “I’m Sorry I Love You” y llegando a temas tan precisos y directos como “Experimental Love”.

No por nada Merrit, su banda y este compilado se han ganado un lugar en varios rankings mundiales como el de la Rolling Stones, que los enlista entre los mejores discos de todos los tiempos, o el de los periodistas en el Rockdelux 181, quienes lo catalogan como el mejor de los álbumes internacionales del 2000, reconocimientos que obtuvieron gracias a esta obra musical que pocos artistas en esta época pretenderían llevar a cabo, pero que el líder de The Magnetic Fields decidió realizar, un día x sentado en un bar, para desafiarse a sí mismo escribiendo 69 canciones de amor.