Assange, Google y “lo que la CIA no puede hacer” en Cuba

img

google

Vía Iroel Sánchez

Julian Assange publicó este sábado un artículo en el sitio web The Stringer donde demuestra el papel de Jared Cohen, director de Google Ideas, como “eficaz director de cambio de régimen de Google” y agrega que es “la canalización del Departamento de Estado en  Silicon Valley”.
El texto, que no encontré en español y por eso lo traduje, es abundante en pruebas y testimonios acerca del papel de Google en la política exterior de EE.UU. sobre todo en el Oriente Medio, pero agregaría a esto el evento organizado por Google Ideas el 21 de marzo  en la ultraconservadora Heritage Fundation de Washington. Según el sitio web de la Heritage Foundation, allí estaban, junto a Jared Cohen, el “honorable” senador Marco Rubio, el director del Buró de Transmisiones hacia Cuba, Carlos García Pérez, Mauricio Claver-Carone (Director del U.S.-Cuba Democracy PAC), Daniel Fisk (Vicepresidente de Planificación Política y Estratégica del International Republican Institute), Carlos Saladrigas (Copresidente del Cuba Study Group), y el ex Subsecretario de Estado Roger Noriega. Todos reunidos para  compartir “sus ideas de cómo Internet puede contribuir al deseado progreso de Cuba”, entiéndase que el progreso, para los allí presentes, está descrito en el Plan Bush “para una Cuba libre”, y su política de “cambio de régimen” aún vigente bajo la administración Obama. 
Un correo electrónico de Fred Burton, Vicepresidente de Inteligencia de Stratfor de Inteligencia y ex alto funcionario del Departamento de Estado, citado por Assange, dice que en Google “están haciendo las cosas que la CIA no puede hacer”, ya vemos.  
Google y la NSA: ¿Quién tiene el “maletín de mierda” ahora?
_____________________________________________
_____________________________________________
A continuación la carta de Julian Assange: 
Ha sido revelado hoy, gracias a Edward Snowden, que Google y otras empresas de alta tecnología de Estados Unidos recibieron millones de dólares de la NSA por su complicidad con el sistema de vigilancia masiva PRISM.
¿Así es lo cerca que Google está de la securitocracy de EE.UU.? Ya en 2011 tuve un encuentro con Eric Schmidt, el entonces presidente de Google, que vino a verme con otras tres personas mientras estaba bajo arresto domiciliario. Se podría suponer que venir a verme era el gesto con que él y los otros chicos grandes en Google estaban secretamente de nuestro lado: que apoyan que nosotros en WikiLeaks estemos luchando luchando por la justicia, la transparencia del gobierno y la privacidad de las personas. Pero eso sería una suposición falsa. Su agenda era mucho más compleja, y como nos enteramos, era inseparable de la del Departamento de Estado de EE.UU. La transcripción completa de nuestra reunión está disponible en línea a través del sitio web de WikiLeaks.
El pretexto de su visita fue que Schmidt estaba entonces investigando para un nuevo libro, un tomo banal que ha sido conocido desde entonces como The new digital age. Mi poco entusiasta reseña de este libro se publicó en The New York Times a finales de mayo de este año. En la contracubierta del libro hay una serie de avales pre-publicación: Henry Kissinger, Bill Clinton, Madeleine Albright, Michael Hayden (ex jefe de la CIA y la NSA) y Tony Blair. En el interior del libro Henry Kissinger aparece de nuevo, esta vez con un lugar de honor en los agradecimientos.
El libro de Schmidt no trata de comunicarse con el público. Él es digno de $ 6.1 mil millones y no tiene que vender libros. Más bien, este libro es un mecanismo por el cual Google busca proyectarse en Washington. Muestra a Washington que Google puede ser su socio, su visión geopolítica del futuro, que le ayudará a Washington a ver más acerca de los intereses de Estados Unidos. Y por atarse a EE.UU., Google consolida así su propia seguridad, en detrimento de todos los competidores.
Dos meses después de mi encuentro con Eric Schmidt, WikiLeaks tenía una razón legal para llamar a Hilary Clinton y documentar que estábamos llamándola. Es interesante que si se llama a la recepción del Departamento de Estado y se pide hablar con Hillary Clinton, en realidad se puede llegar muy cerca, y nos hemos convertido en muy buenos en esto. Cualquiera que haya visto Doctor Strangelove puede recordar la escena fantástica cuando Peter Sellers llama a la Casa Blanca desde un teléfono público en la base del ejército y se pone en espera cuando su llamada se mueve gradualmente a través de los niveles. Bueno, la periodista de WikiLeaks Sarah Harrison, haciéndose pasar por mi asistente, puso a través de nosotros, una llamada al Departamento de Estado, y al igual que Peter Sellers comenzó a moverse a través de los niveles, y finalmente llegamos al asesor legal principal de Hillary Clinton, quien dijo que nos llamarían.
Poco después, otra de nuestras personas, el embajador de WikiLeaks Joseph Farrell, recibió una llamada de vuelta, no del Departamento de Estado, sino de Lisa Shields, la entonces novia de Eric Schmidt, que no trabaja oficialmente para el Departamento de Estado de EE.UU. Así que vamos a repasar esta situación: La novia del Presidente de Google estaba siendo utilizada como un canal de retorno por Hillary Clinton. Esto es ilustrativo. Esto demuestra que en este nivel de la sociedad EE.UU., al igual que en otros estados corporativos,  todas las sillas son musicales.
Esa visita de Google mientras estaba bajo arresto domiciliario, fue, según parece, una visita no oficial del Departamento de Estado. Basta pensar en las personas que acompañaban a Schmidt en esa visita: su novia Lisa Shields, vicepresidente para las Comunicaciones del  CFR*, Scott Malcolmson, ex alto asesor del Departamento de Estado, y Jared Cohen, asesor tanto de Hillary Clinton como de Condoleezza Rice, figura  de una especie de Generación Y Kissinger –Un americano impasible ruidoso, como el escritor Graham Greene podría haberle llamado
Google comenzó como parte de la cultura californiana de estudiantes graduados alrededor de la zona de la Bahía de San Francisco. Pero a medida que Google creció se encontró con el gran mundo malo. Se encontró con obstáculos para su expansión en forma de redes políticas complejas y reglamentos extranjeros. Así que empezó a hacer lo que las grandes malas compañías estadounidenses hacen, de Coca Cola a Northrop Grumman. Comenzó a apoyarse pesadamente en el Departamento de Estado para la ayuda, y de esta manera introducirse en el sistema de Washington DC. Una estadística recientemente publicada muestra que Google ahora gasta más dinero que Lockheed Martin en cabilderos pagados en Washington.
Jared Cohen fue el coautor del libro de Eric Schmidt, y su papel como puente entre Google y el Departamento de Estado dice mucho acerca de cómo funciona la securitocracy estadounidense. Cohen solía trabajar directamente para el Departamento de Estado y fue un asesor cercano de Condolezza Rice y Hillary Clinton. Pero desde 2010 ha sido director de Google Ideas, su ‘think/do’ tanq interno.
Documentos publicados el año pasado por WikiLeaks, obtenidos del contratista de inteligencia de EE.UU. Stratfor, muestran que en 2011 Jared Cohen, entonces (como ahora) director de Google Ideas, estuvo corriendo en misiones secretas hasta el borde de Irán, en Azerbaiyán. En estos correos electrónicos internos, Fred Burton, Vicepresidente de Inteligencia de Stratfor de Inteligencia y ex alto funcionario del Departamento de Estado, describe a Google de la siguiente manera:
“Google está recibiendo WH [Casa Blanca] y del Departamento de Estado apoyo y cobertura aérea. En realidad ellos están haciendo las cosas que la CIA no puede hacer … [Cohen] se va a poner a sí mismo secuestrado o asesinado. Podría ser lo mejor que puede pasar para exponer el papel encubierto de Google en los levantamientos espumosos, para ser franco. El Gov’t de EE.UU. puede negar su conocimiento y Google se queda con el “maletín de mierda””**
En otra comunicación interna, Burton posteriormente aclara sus fuentes sobre las actividades tanto de Cohen como de Marty Lev, director de security and safety de Google y .. Eric Schmidt.
Los cables de WikiLeaks revelan también que antes Cohen, al trabajar para el Departamento de Estado, estaba en Afganistán tratando de convencer a las cuatro principales empresas de telefonía móvil afganas para desplazar sus antenas a bases militares de Estados Unidos. En el Líbano él trabajó secretamente para establecer, en nombre del Departamento de Estado, unthink tank chií anti-Hezbolá. ¿Y en Londres? Estaba ofreciendo fondos a los ejecutivos de cine de Bollywood para insertar contenido anti-extremista en las películas de Bollywood y la promesa de conectarlos a redes relacionadas en Hollywood. Ese es el Director de Ideas Google. Cohen, el eficaz director de cambio de régimen de Google. Él es la canalización del Departamento de Estado en  Silicon Valley.
Que Google estaba tomando dinero de la  NSA a cambio de la entrega de los datos de las personas no es ninguna sorpresa. Cuando Google se encontró con el gran mundo malo, el propio Google se hizo grande y malo.
Notas de La pupila insomne:
*CFR es el Council of Foreing Relations, muchos la consideran la organización más influyente en la política exdterior de EE.UU. 
**Una ampliación de esta información sobre la implicación de Google en planes de destabilización en Oriente Medio y el texto completo de los emails de Stratfor aquí  http://www.presstv.ir/detail/2013/04/06/296865/google-beyond-the-cia-and-espionage-factory/