Puercoespín Fantasma – Revista Onírica EP (2013)

img

a0548309073_10

Chile es un país súper raro, musicalmente hablando. Esto no implica necesariamente que sea malo, bueno, fome, interesante, ni ninguno de esos juicios de valor que aparecen a priori, pero sí es digno de analizar. Nuestro background musical es increíblemente arraigado a lo hispano y latinoamericano, influencia de las radios prendidas en la cocina, donde mamá escuchaba a Luis Miguel, Camilo Sesto, Miguel Bosé, Juan Gabriel, etc. mientras cocinaba un rico plato de fideos para toda la familia. Algo que uno pensaría que no queda en el imaginario colectivo, pero que lo hace de forma no menor. Toda una infancia conectado con la cocina de mamá e inconscientemente, también haciéndolo a la sensibilidad pop hispanoamericana de los astros de la música romántica. Por el otro lado, tenemos toda la influencia americana y europea (y en algunas personas, asiática), y eso es terreno de nadie en tanto que ahí se apelan a los gustos personales y las inquietudes de cada uno. Sin embargo, creo que en el primer punto hay algo que compartimos, si no todos, la gran mayoría de los chilenos.

Es con esa contextualización cómo llegamos a Puercoespín Fantasma, proyecto de Andrés Martínez, un viejo conocido de LOUD que ahora se nos presenta en un formato muy distinto a lo hecho en Zoológica. Haciendo qué? Mezclando un sonido post-rock europeo con la sensibilidad pop hispanoamericana de la que les hablaba al comienzo. Algo esencial para darse un alto en nuestro mundo sobretecnologizado, extranjerizado y globalizado para girar un poco la cabeza hacia atrás y recordar la filogenia de la juventud chileno fines de los ’80-principios de los ’90. El personal del EP es Martínez en voz, guitarra y bajo, Javier Monckeberg en batería, percusiones y coros, Felipe Aros en violín y Camilo Recabal en teclado y coros.

Con una Introducción etérea y llena de efectos de sonido, guitarras pasadas por whammy, coros tratados y sintetizados, teclados y demases, llegamos a Entrar, una canción que en su primera mitad es calmada y tranquila, hablando al oyente a un nivel íntimo, con guitarras suaves y atmosféricos teclados, haciendo las veces de pista sobre la cual la voz entra y juguetea en una melodía que asciende y desciende, se maneja entre distintas intensidades y matices, a la que en la segunda estrofa se le une el violín, lastimero y lento. Enterados los cuatros minutos comienza un build-up donde ya se puede apreciar la acción baterística y un violín con más personalidad y cuerpo. Apretado el pedal de distorsión se aprecian claramente los dos mundos sonoros descritos al principio del artículo: una influencia de post-rock, atmosférica y con distorsión, y una estética pop, melódica y emocional, como si de Cristián Castro se tratase. Cerrando con un corte abrupto y una suave y corta outro, llegamos a El Sueño de Pablo, el otro tema etéreo del EP, que contiene voces lejanas y con eco y lo que parece ser acoples de guitarra con distorsión y manipulados. Es el último tema, Caen Arriba, una balada con arpegios de guitarra y una voz melancólica en las estrofas. En el estribillo, la acción coral se deja escuchar, con pianos y violines no tan protagonistas como lo son las voces, que se complementan en armonías para después mutar a una balada de corte más bossa nova y las voces vuelvan a la acción, para finalizar con un melodioso solo de violín.

Aquí abajo puede escuchar el EP completo y no olvide visitar la página oficial de Facebook de Puercoespín Fantasma.