Earl Sweatshirt – Doris (2013) : El Nihilismo trabajado desde la calle

img

La industria musical dio por muerto un género completo luego de la época del 2000, sin embargo; Odd Future devolvió la vida a la música basada en samplers, beats y líricas complejas. No obstante, su mayor aporte ha sido el nihilismo con el cual, se distancia a años luz de otros exponentes callejeros del mismo; la teatralidad del colectivo se ve reflejada en Earl.

1376595412-earl-sweatshirt-doris

Recomendamos: Los mejores discos del OFWGK†Δ .aka. Odd Future (De mejor a más mejor)

Texto escrito por: @jesuisjuanjoise .aka. Juan José V.

A su corta edad (19 años) es complejo diferenciar la realidad de los delirios o quizás, trastornos psiquiátricos donde la falta de autoestima y compleja infancia se hacen presentes; dándole así un estilo característico a sus líricas. La interpretación de éstas, no es solamente un proceso psicológico reflejado en la cantidad de ‘’niggers’’ por canción o una semiótica de la instrumentalización de aquellas; si no un llamado de atención a la industria, al mundo; la gran polémica de vuelta a la vida en temas como Burgundy, Hive y Pre.

Sweatshirt no solamente plantea y evoca la polémica a través de sus letras (como lo ha hecho en gran medida Odd Future); la complejidad musical que expone Doris es de un nivel superior a lo esperable. La unión de instrumentos de estudios junto a samplers oscuros y beats con una reverberación incontrolable; crean una constante de capas en cada tema; que lo vuelve una experiencia compleja. Incluso con aquella variedad de características casi interminables; el swag queda presente como una impronta heredada en 20 Wave Caps, Sasquatch y Centurion.

Siendo el debut del californiano (posterior a un mixtape); la innovación musical se da en la unión renovada de la estética ya utilizada solamente. Tal es el caso de Guild, 523 o Whoa. Inclusive la mano de Tyler, The Creator es palpable tanto en su colaboración como productor; la herencia del sonido es algo que Earl aún no puede abandonar.

Culpar a Odd Future del sonido de Sweatshirt es una sobre exageración; el inexperto rapero solamente ha adoptado lo que le favorece; la polémica y lo swag adaptándolo a su particular forma de ver tanto el mundo como la música. Aún le queda un largo trecho para ser el gran mesías; la revelación de un cadáver que no solamente es alcohol, dinero y armas.

El disco culmina con Knight, dando una síntesis ideal de lo que Doris es; la unión de un sello junto a una intricada musicalización, un debut ideal para dar los primeros pasos. Si bien Earl no se ha hecho conocido a través de su primer LP; gestó las bases de una carrera probablemente prolífica a través mucho más que violaciones, insultos y la estética Tyler; como ha quedado patente en lo que podría ser el destino de Odd Future como generación de músicos y artistas en general.