• cine
  • movie-review

[Crítica] Tron Legacy

26 años le bastaron a Disney para formularse la presentación de su cartita de ciencia ficción. Tron de 1982, con bajo éxito de taquilla, supuso en la industria, una efervescencia atenuada por los años y un culto a gran escala; sea por sus efectos especiales revolucionarios y el arquetipo de una visión casi profética de la tecnología, presumieron en una nueva ala, 2 cosas: Expandir la entrega a una saga con varias partes y el uso del 3D. James Cameron levantó estilo y será esa mejor cosa nueva, por muchos años. En esta breve cápsula de casi una treintena de años, me nace la siguiente pregunta ¿Será Tron la nueva saga de tecnología? De Fluor, rayos y nostalgia se llena esta revisión.

El tiempo trascurrido entre la primera y la nueva entrega pasan casi desapercibidos y ergo, nos muestra el presente de la empresa de Kevin Flynn “ENCO”, convertida en una pirámide empresarial, tal cual sería hoy Microsoft y Apple, además del aire discordante de su hijo Sam Flynn con la directriz actual. Las primeras secuencias vislumbran un atentado en contra de la empresa, en una jugarreta por estropear los planes próximos del ente comercial. Luego de tal jugarreta, Alan (El exsocio de Flynn) le cuenta a Sam, sobre un mensaje que le llegó de su padre, el cual lo da como vivo y pide un rescate desde algún lugar desconocido. Enterado Sam, acude al viejo local de máquinas recreativas, antigua sala de operaciones del padre. Por esas cosas de la vida, decide jugar Tron y descubre que detrás del arcade, existe una puerta que lo conducirá a una sala de controles y adivinen qué? Descubre un portal para ingresar a un universo paralelo, en donde conviven programas y un imperio de tiranía a cargo de CLU: un holograma rejuvenecido de Flynn padre. La misión: volver al mundo real y rescatar al padre, sumido en el mundo virtual por muchos años.

La arremetida por querer tener a Tron Legacy en 3d fue la mejor opción. Inclusive era más imperante la necesidad por ver a esta cinta en el mundo del nuevo lente que Avatar. Simplemente deslumbrante la puesta en escena. El universo se complementa con la música incidental de Daft Punk (con cameo incluido), en una especie de detonador de momentos, tiempos y situaciones; a destacar Derezzed en el campo de batalla. El cúmulo de vaivenes y sensaciones se complementan tan bien, que de verdad pareciese ver un futuro universo, una cosmopolita del año 3000. La misma maravilla visual pretende olvidarnos de un guión paupérrimo, intencionado únicamente con llenar el vacío con espectacularidad.  A ratos y avanzando la cinta llega a ser fatídico seguir con el viaje. Es más, hay momentos tortuosamente rebuscados: ¿Por qué desafiar a Sam Flynn a una carrera y no capturarlo de inmediato? Como por arte de magia sabe conducir una moto del futuro y destruye a diestra y siniestra a sus contendores. Agregar la carga emocional nula, casi tan gélida como el cybermundo. En cuanto al desempeño actoral, tan solo importa la mesa de ajedrez y las piezas solo siguen una linda impresión visual.

En definitiva esas 2 horas de duración pasan como un momento meramente de entretención. Ni siquiera decepciona por ser el karma de la revolución Tron, sino que, tanto Hype, el nombre Disney y el universo desorbitante a alturas inimaginables, pasan a derrochar una revolución del Cine a un fraude apoteósico. Lindo y rico como un helado; hueco y sin sabor como un cono. Disney no paso la prueba.

5.2 de 10

Cristian Poblete

I'm Danny Brown and Ryan Gosling. Primer Hokage en pueblo ruidoso

3 Comments


Warning: call_user_func() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'bones_comments' not found or invalid function name in /home4/loudcl/public_html/wp-includes/class-walker-comment.php on line 180

Warning: call_user_func() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'bones_comments' not found or invalid function name in /home4/loudcl/public_html/wp-includes/class-walker-comment.php on line 180

Comments are closed.