Las 10 películas más melosas, siuticas y cursis del amor (Parte II y Final)

img

eternal_sunshine_of_the_spotless_mind

Revisa: Las 10 películas más melosas, siuticas y cursis del amor (Parte I)

A la gente le gusta el exceso de amor.  Inmiscuirse en esa posibilidad de concretar un final feliz, siempre sometido con un montón de problemas, peleas y enredos. Un amor fácil, no es buen condimento. Un amor imposible, es el dulce más delicioso de la pastelería.

Avanzamos con esta segunda parte cargada a la saturación, cubierta de situaciones rebuscadas y ese afán idealizado por convertir una historia normal en el mejor cuento. Acá, las serias candidatas a ser princesas.

5. Los Puentes de Madison

madison2

Podrían escribirse libros o manuales sobre el amor a primera vista, siempre citando incansablemente a Los Puentes de Madison. Una película de sucesos paranormales que nace de un sentimiento veloz y enorme.

Meryl Streep en su rol de ama de casa, aburrida de la rutina, ve su vida alterada tras la llegada de Clint Eastwood, un fotógrafo del National Geographic que visita el condado de Madison, para fotografiar los famosos puentes. Ella lo invita a cenar una noche, y eran.

Un melodrama cebollero, donde no hay acción y se condena con pasión desbordante. Ideal para conocer un/una mina en un carrete y tirártelo por romanticismo. Sin culpas eh.

4. PS I Love You

ps-i-love-you-hdwarez-com-1

No te quedis pegado/a en el pasado. Hilary Swank pudo haber salido con más gente y tirarse locos, pero encontró unas cartas que ahondaron su pena. Como buena en su arte, busca re-afirmar la idea de que hay un solo amor en esta vida.

Lo sorprendente de esta película, es la estrategia del esposo por ordenar las cartas de menor a mayor intensidad, y que la emoción doblegue la pantalla. Gerard Butler es más siniestro que el socio de Old Boy y I Saw The Devil. Podría llamarse “Formas rebuscadas y calculadas fríamente de morir”.

3. El diario de Bridget Jones

61881_dnevnik-bridzhet-dzhons_or_bridget-joness-diary_1600x1200_(www.GdeFon.ru)

Los 30 años parecen ser otro mundo, sobre todo cuando tus 20 años fueron frustrados y no resolviste tus fantasías de joven adolescente a tiempo. La idea acá es darle vuelco a esa idea estúpida y seguir con tu diario vivir adelante.

La mina encarnada por Renee Zellweger, se encuentran en la dos hazañas importante: bajar de peso y casarse. Mientras se ve dividida entre el amor de Mark Darcy y el zorrón jefe Daniel Cleaver. Todo esto anotándolo en un diario, donde con tanto nervio, llanto y matiz, parece graffiti.

Todas alguna vez se han sentido como Brigdet, volcando sus traumas y complejos en una güea super cotidiana y sintiendo empatía inmediata con el personaje. AY, A MI TAMBIËN ME HE PASADO. Te entiendo.

2. Armageddon

Armageddon

Un asteroide caerá al mundo y nos hará trizas, pedazos o mierda. Mandar un grupo al espacio con la misión de destruirlo, es la idea de la tierra para enrostrarnos el mejor cliché ever.

Confirmamos acá que la hija de Steve Tyler es entera rica; que Bruce Willis es un machista celoso y más encima no deja ser feliz a su hija. Que Ben Affleck es mal actor y eso encaminó su futuro de buen director.

Esta posee un  master en cursilerías. Es hacerle el amor a lo cliché.

¿Cuenta por tener un amor a la tierra y a la humanidad? Creo que si.

1. Never Been Kissed o Jamás Besada

jam

Esta además de ser la corona en este ranking, se gana el lugar en ser una de las más emitidas en televisión abierta. Tiene llanto, trauma, dificultad, dulzura, sueño, anhelo y un final de película Disney. Si terminaba mal, sería el final más maraco del mundo.

Drew Barrymore es especialista en este tipo de papeles, y en esta ocasión encarna a Josie Geller, una redactora de diario que quiere ser la mejor en su trabajo. Goza de buena estabilidad laboral, pero le repercute la mala suerte en el amor. Su nueva propuesta para el diario consiste en infiltrarse en un instituto y retratar la realidad de los jóvenes. Todo esto hace que recuerde su mala época escolar y se le convierta en una nueva oportunidad para superar sus traumas.

Pasa de ser loser a winner, tirarse al más ondero y enganchar al profe. Como no sostiene siempre la mentira, hará lo posible para re-afirmar la confianza. ¿Tu te pondriai en una cancha de béisbol esperando que todo el mundo vea como te comen por primera vez? VALOR. Quien lo haga, aplauso.

Comments are closed.