LOS 30 DISCOS DEL AÑO // (10 AL 1)

img

Tercera y última parte de la revisión de nuestro 2010. La lista más saca-ronchas del soundsystem magazinesco se acaba y pronuncia en su podio, verbaliza y distribuye en un plano: a 10 artistas de miles de millones. Ve anticipando tus resultados; olvídate de esos que tenías en mente y alégrate si nuestro desfile de ruidos, coincide al tuyo. Acabándose este ramillete, se acaba el 2010 para nosotros. Cuenta del 10 al 1, a favor de muchas líneas.

Selección suscrita por @marconge y @hexagrama

10) M.I.A. – /\/\ /\ Y /\ (MAYA)

Si hay alguien que nos tiene “acostumbrados” a las referencias musicales extrañas, esa es M.I.A., dub, rap, reggae e incluso el reggeaton de Kala dejaban las expectativas muy elevadas para MAYA, su tercer disco. Finalmente, y acompañada de una campaña viral cuyo peak fue la censura del video promocional Born Free en youtbe, MAYA llegó con un poco de Arular/Kala, más sonidos solos presentes aquí, el toque rock en el sample de, otro de nuestros top 10, Sleigh Bells y lleno de mensajes directos, “They told me this is a free country, but now it feels like a chicken factory” se oye en Lovalot MAYA toma elementos de la sociedad actual, principalmente internet y los incorpora a su tradicional mezcla de dub/reggae/hip-hop, además como nuevo elemento M.I.A. privilegia el canto por sobre el rapeo dando como resultado un disco más experimental que nunca.

9) Odisea – Odisea

Odisea, el disco solista de Alex Anwandter, es el paso lógico luego de su anterior proyecto, Teleradio Donoso, en él podemos escuchar todo lo que Alex venía insinuando desde Bailar y Llorar. Con total libertad, Odisea nos introduce en un viaje por distintos rincones de Santiago, acompañado por su ruido de bocinas, sirenas, alarmas e historias propias de la capital (“Mañana, ud. será asaltado” se escucha en Juventud) además de los elementos electrónico-bailables a los que nos tiene acostumbrados, bronces y bajos en clave funk. Todo se complementa en las presentaciones en vivo, el carisma de Freddy Mercury mezclado con los pasos de baile de Michael Jackson hacen de Odisea una experiencia dentro y fuera del disco, producto de la libertad de la que Alex dispone al ser el único artífice de Odisea.

(8) El Guincho – Pop Negro

Operando desde la Isla de encanta, el hombre que en un universo paralelo destronaría al reggaetón, sería el guincho. Formulando una fiesta; jugando con cuanto elemento tropical pueda y transportándote a una vista paradisíaca, es como nos quiere hacer sentir. Discípulo testigo de la obra de Brian Eno  y la doble vida de Panda Bear. El español no es la barrera en este caso, solo afecta en el nombre de la Isla. De esa forma Bombay es una grata bienvenida; Ghetto fácil te invita a sentirte como en casa y FM tan Sexy, detona mover tus pies a la fiesta, en una tarde. No pretende ser algo de lenguaje snob, aunque a veces dispersa complejidad, el foco es para bacilar con todos.

7) Darkstar – North

Recomendados en nuestra brújula del 2010… ¿Cómo no iban a estar? North es un mapa conceptual, capaz de arriesgarse a ideas futuras. Desde ese mismo aparato encontrado en Egipto por Kraftwerk, re-utilizado como arma de baile por Devo, en Darkstar es ocupado como un viaje a lo onírico, un holograma a nuevas capas de nuestra imaginación. Mediante parpadeos de luces, se acercan temas como Deadness; reflexiones con Dear Heartbeat y pronunciar a Gold de Human League, como una misma persona, pero irreconocible a primera vista. El esquema de este trabajo no es querer explicar nada, solo sintoniza la armonía de aíres futuristas y espacios reflexivos.

6) Sleigh Bells – Treats

Sleigh Bells de una coincidencia poco usual, cuando Derek E. Miler (ex guitarra de Poison the Well) le comenta a la madre de Alexis Krauss sobre su proyecto de banda a lo que ella no duda en recomendar a su hija como vocalista. Tan extraño como su historia de formación es el resultado de Treats, una explosión cruda y frenética de la voz de Alexis y la guitarra de Derek, con claras referencias al su pasado hardcore en Poison the Well, los Sleigh Bells logran crear media hora de ruido que lejos de saturar, nos devuelve a la actitud punk y la psicodelia de los 70s, Straight A’s es directa y pegajosa como Blitzkrieg Bop y Rill Rill samplea libremente a Funkadelic. Bajo el ojo de N.E.E.T. Recordings, Treats se encumbra en nuestro top 10 por licuar en un mismo lugar el noise más duro con una voz que convierte las canciones en singles instantáneos.

5) Flying Lotus – Cosmogramma

Lo espacial, lo intangible y esa manía por agregar detalles que uno a simple vista no perciben, es porque este artista se manifiesta. Cosmogramma no viene a revelarte una nueva rebelión, tan solo alcanza elementos por separado, uniéndolos y calzándolos a su antojo. La formula se basó en dos aspectos: darle fluidez, no teniendo la sensación de un copy/paste grotesco y permitirle a tus sentidos captar lo abstracto de este nuevo campo del hip hop. En goteos lo van demostrando, la intranquila mmmh; la colaboración dispersa de Thom Yorke en And the World Laughs With You y el juego más allá de una partida en nintendo de Computer Face//Pure Being. Recomendación a disfrutar de esta obra: contempla y elévate

4) Janelle Monaé – The ArchAndroid

Destreza, pasión, mezcla y visión; cuatro elementos argumentados y explicativos en lo último de esta mujer retro-futurista. Destreza por provocar íconos del pasado y verterlos en el presente. La pasión por realzarse como una nueva diva, la llevaron a interactuar con muchos sonidos; en ese mismo lugar la mezcla de pop, funk, r&b, indie rock y rap confabularon un solo eje y el ímpetu por generar una visión, de una obra de mil caras, la tienen en nuestro ranking. Dance Or Die levanta el espíritu del jazz; Neon Valley Street tributa a las calles de NY, esas mismas que relanzaban versos de Lauryn Hill y Make The Bus plantea jugar, con los mejores players del campo “Of Montreal”. Ella se lanza, grita, llora y piensa.

3) Crystal Castles – Crystal Castles (II)

CC 2010La segunda entrega del dúo más inflado del 2008 venía cargada de especulaciones, lo único que conocíamos era Baptism, la cual tocaban, ya desde ese año. Todo se aclaró con el lanzamiento de Doe Deer. single que nos recordaba sus EPs más tempranos, luego Celestica acompañado de un video cuya estética nos adelanta lo que será el fetiche witch house en el 2011. La gracia de CC (II) se basa en parte a una formula conocida del primer disco, utilización de samples que se transforman en hits inmediatos (caso de Year of Silence y Sigur Rós) y la “apropiación” de canciones como si nunca le hubieran pertenecido a otro artista (Not in Love, cover de Platinum Blonde), dejando atrás el sonido de consola que los hizo famosos dándonos a cambio algo más preocupado de las letras, como si Tell me What to Swallow, último track del 2008, se extendiera hasta hoy.

2) Salem – King Night

El oscurantismo, la perversión y el pavor son reacciones que todos los días salen de la casa de Robert Dísaro. La bruja de Blair ya tiene nuevo soundtrack. Su casa de brujas está  cargada  dream pop, hip hop, crunk y hardcore techo. Maldiciones con rabia; raperos provenientes de campos de neblina y tornamesas proveniente de industrias de acero, arremeten en el swing y en tu miedo más oculto. Lo cautivante, lo notable y asombroso de este hechizo, residen en la sacada de contexto de cualquier estilo musical existente hoy por hoy. El plano espectral se manifiesta con Asia; evoca maldiciones a cargos de MCS con Sick; y realzan sentimientos distintos en Hound: una especie de carrete electrónico rave, en un convento de sacerdotes gregorianos. Toda esta obra de espeluznantes momentos se llama Witch House y es esa maldición, de las cuales todos sus oyentes están felizmente convertidos.

Kanye West

My Beautifull Dark Twisted Fantasy

Como si Mr. West no tuviera suficiente atención del mundo entero gracias a sus polémicas, en LOUD lo alzamos como nuestro gran favorito del 2010. Su regreso al rap más estricto, ese de The College Dropout (2004) y la colaboración con innumerables figuras (Rihanna, Jay-Z, Bon Iver, John Legend, Kid Cudi, etc.) lo convierten en merecedor de nuestro premio máximo. ¿Pero que tiene My Beautifull Dark Twisted Fantasy que no haya en su santeriores albums?, luego de que el criticado 808s & Heartbreak (2008) dejara un terreno abierto para el rap más romántico, cediendo un reinado como el cantante/showman/rapero más importante, Kanye nos demuestra que todos sus pasos están calculados, golpeando en la cara a quienes adoptaron el estilo 808s. Monster es la mejor prueba de ello, haciendo gala de su facilidad para rapear, no solo lo hace bien sino que se da el lujo de pregonar, en un ejemplo de egolatría absoluta, I’m a motherfuking monster, reivindicando la efectividad de un par de buenas rimas por encima los arreglos electrónicos.

Por @marconge

Kanye West en palabras antojadizas. Una impresión a cabalidad, extensa y detallada, en el post dedicada a su último retoño.

Por @Hexagrama

  • Mvtivs

    Buen ranking cabros, estan los precisos

  • Quería trolls ._.

  • De Sefarad Rubio Reyes

    A mi parecer, falta el álbum de Mar de Grises en esa lista, mucho mejor que el de Odisea