• album-review
  • musica

Kanye West – Yeezus (2013): Justificando ese gran ego

yeezus

La obsesión de Kanye por representar sus discos como un ente conceptual ha ido creciendo en el tiempo de manera gradual, notándose claramente desde 808s & heartbreak. La inquietud de Mr. West parece ser constante, tratando siempre de trazar parámetros que permitan digerir su background entre lo masivo y lo específico; entre el rapper old school y esa persona aburrida de lo mismo con cabida ávida de aumentar su repertorio de recuerdos sonoros, definiendo siempre su cambios de propuestas en etapas.

Como buen alma de productor, su virtud nunca han sido sus versos y eso bien lo sabe. La constante de equilibrar sus samplers de acuerdo a sus capacidades verbales, siempre se han solventado estratégicamente. Ye’ siempre ha funcionado dentro de la lógica de sus posibilidades, ensamblando una mente de recursos infinitos. Se controla, potencia, adhiere y reinventa siempre, dentro de sus cualidades. El sabor se concentra en esa personalidad carismática, antipática y llena de ego, precio de exposición por el cual tiene todo un espacio para presentar sus metamorfosis, aun sintiéndose un genio incomprendido en esta era.

Los cambios desde College Dropout; Graduation o My Beatiful Dark Twisted Fantasy obedecen a su centro, posibilitando los cambios y logros de su personalidad, no sólo en su vida personal, sino sintiendo empatía en su  recorrido evolutivo. El nuevo Yeezus no proviene del paso obvio, pero si de un paso lógico desde su último CD, el cual retocaba en profundidad lo barroco y clásico. Esta vez quiere arrojar el peso de la fuerza, la violenciae, en base de lo que venía experimentando en la etapa de “Cruel Summer” con “Mercy” o “Clique”; también mucha de la onda de Hudson Mohawke con Lunice en TNGHT y hasta guiños a los Death Grips, recordando parte de lo punzante del funcionamiento del noise en samplers.

Yeezus se permite ser un collage de si mismo, practicando nuevamente el auto-tune, las secuencias de pianos o esos coros medios llorones, pero ahora elevándolos a la fuerza. Lo nuevo acá abunda, partiendo por lo agresivo, cortante y directo que resultan “New Slaves” y “Black Skinhead, lo progresivo de los samplers en “Send It Up” o “Blood On The Leaves” y lo visceral en I’m God. En estas 5 canciones se desliza toda la idea de Ye’, resumiendo en una panoramica el trabajo, situando a sus invitados como Bon Iver, Kid Cudi, Chief Keef o Frank Ocean en auténticos peones. Todo funcionando en favor de su protagonismo, siendo los sonidos solamente el pedestal de mantenerlo visible y bien alto.

Yeezus es la obra más experimental de Kanye, lo cual sólo viene a intuir su envidiable proceso creativo para armar canciones. Hablar y advertir que es un disco no apto para puristas, vendría siendo sólo una nota con la cual siempre ha venido su sello personal. No es su mejor disco, pero si es totalmente encantador ese poder de armar  canciones, darles importancias a todas y drénarlas con una imagen representativa de algún momento en específico de la vida. A mi no me sorprenden los cambios, lo que si sorprende es ese magnestismo conductor que te anima a seguirlo en todas sus etapas.

Cristian Poblete

I'm Danny Brown and Ryan Gosling. Primer Hokage en pueblo ruidoso

One Comment


Warning: call_user_func() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'bones_comments' not found or invalid function name in /home4/loudcl/public_html/wp-includes/class-walker-comment.php on line 180

Comments are closed.