• columna-opinion

La indiferencia política y su símil en el arte

thumb

Diversos autores contemporáneos constatan, intentan explicar y/o entender y remediar algo que en nuestra sociedad posmoderna neoliberal es un hecho: una inmensa falta de nutrición de discusiones políticas y una consecutiva participación política pequeña e incipiente, fruto del discurso despolitizador de la fase neoliberal del sistema capitalista, donde ya no sólo se apropia de las fuerzas de trabajo de las personas, sino que también lo hace con sus formas de entretención, sus modos y estilos de vida y, como no, sus formas de construcción de comunidad y vida política.

Enfrentemos los datos duros: la abstención en las votaciones en Chile está y es innegable, al igual que las bandas y músicos emergentes, quienes dan por perdida la batalla antes de empezarla, debido a los altos costos y compromiso que significa parar una propuesta musical, darse a conocer, etc. Nosotros los jóvenes (#ella), quienes precisamente podemos darle una mirada fresca, nueva, e ideas que respondan a nuestras problemáticas en ambos frentes (política y arte) aceptamos ambos de manera pasiva (ya sea votando o no votando, y escuchando música de manera plana sin criticar) y no nos hacemos partícipes de estas esferas como entes creadores, problematizadores o agentes de cambio que de verdad tenga injerencia en los horizontes de estos aspectos de la vida.

Aquí entramos a opinión pura y dura: mi conjetura acerca de esta despolitización de la política y la música, sobre todo en los jóvenes, viene con una concepción de estos dos frentes de características muy verticalistas: se encuentra una élite política y musical, con el capital cultural e intelectual que un simple mortal no tiene y que se encuentra “arriba”, siendo capaz de ser gestor, a diferencia del vulgo político-musical, quienes se limitan a recibir lo que el gestor produce y juzgarlo incipientemente (votando o comprando un disco). Es esta concepción la que, a mi parecer, está matando a la política y a la música y que debe ser erradicada. Como diría Mike Patton en uno de sus tantos pasos por Chile, “si la música está muriendo, son los músicos los que la están matando”. Lo mismo en la política, que nos encontramos hoy en día con un montón de perjenios diciendo “no creo ni en izquierda ni derecha”, “no creo en la política porque los políticos son corruptos”, “vote por quien vote tengo que trabajar/estudiar igual”, “yo voto Parisi” (el mayor vendehumo de estas presidenciales, si me lo pregunta).

Cuál es la concepción correcta de participación que a mí me parece que lo es? Romper este paradigma verticalista para abogar por uno horizontalista: no debe haber tal cosa como una élite política o musical, si todos tenemos ideas que pueden aportar a la gestión de estas esferas, en tanto que todos respondemos a distintas problemáticas que aquejan nuestras vidas cotidianas y de ese modo poder generar propuestas políticas y musicales que se cuadren con nuestras necesidades (que también han de ser puestas en comunidad) . ¿Qué más real, nuestro y verdadero que la organización territorial? ¿Qué más auténticamente político que una junta de vecinos, qué mas musicalmente nuestro que la banda del vecino, la banda autogestionada a lo DIY que sus mismos miembros venden su merchandaisin, venden sus entradas, cargan sus instrumentos y manejan hasta sus tocatas? Gente como uno, donde cualquiera puede decir su opinión y así construir entre todos una comunidad más democrática, política y musicalmente; e idealmente no regida por las lógicas de mercado, que tienden a perpetuar los mismos cánones musicales que venden y que minimizan las discusiones y problemáticas planteadas desde la óptica de la política. Esto claramente tiene una gran barrera que como sociedad debemos dejar de lado: la fanatización y la obsesión por los próceres, quienes, personalizando las cosas, someten todo nuevamente a la lógica verticalista que está matando lo que nos gusta y lo que necesitamos.

Eso, por ahora. Siéntase libre de estar en desacuerdo conmigo y comente aquí abajito sus apreciaciones.

Diego Herrera

adorniano

One Comment


Warning: call_user_func() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'bones_comments' not found or invalid function name in /home4/loudcl/public_html/wp-includes/class-walker-comment.php on line 180

Comments are closed.