Primeras impresiones de “Came Back Haunted”, la nueva canción de Nine Inch Nails

Primeras impresiones de “Came Back Haunted”, la nueva canción de Nine Inch Nails

976659_10151390998755947_1075861670_o

La proactividad constante en el trabajo de Trent Reznor en la materialización de la vida de Nine Inch Nails parece ser uno de sus secretos claves en el teje y maneje de su obra. Ya con más 20 años de carrera y muchas formaciones a lo largo de su perdurable ciclo, la evolución es una instancia que se viene repitiendo desde Downward Spiral, The Gave UP, With Teeth o el apocalíptico Year Zero.

Muchos ven carcomerse la existencia de una banda, por la partida de un integrante de la banda; en el mundo de Trent Reznor solamente son utensilios que permiten ser posible la práctica diferenciadora del registro en vivo y el apartado en el Estudio. Tenerla tan clara desde sus inicios lo ha llevado ser un ingenioso minucioso, que en su tiempo contribuyó a la etapa más dorada de Marilyn Manson e inclusive hasta hace un poco de años, ganarse un Oscar por Red Social.

Esta ocasión nos tiene acá el nuevo single “Came Back Here”, una pieza más electrónica que da cara al nuevo NIN o más bien, a un nuevo Halo llamado “Hesitation Marks”. Prematuramente esto sacamos de un par de escuchas:

Eduardo Mérida o conocido por “Las Bizarrezas de STX” @TheStx;

Debo confesar que al escuchar “Came Back Haunted” por primera vez, se me salió todo lo fanboy.  Amé el tema.  Ese poperismo como una pseudo continuación a “Discipline” pero del futuro me hizo cambiar mis pantalones.  Twice.

Pasado el tsunami (y de la recolección de aserrín por tener material nuevo después de tanto tiempo), mi asimilación fue como de un experimento raro de reconocimiento de detalles.

Se puede notar un cambio de Trent desde los guiños “disco” a los toques “house” en un lapso de 8 años (echémosle la culpa a Deadmau5 aquí, en serio).  Aparte de eso, para mí fue como el pastiche perfecto entre las viejas glorias del NIN del Pretty Hate Machine con modernismo Year Zero y con atmósfera The Downward Spiral envuelto en papel POP.  Nada mal a mi gusto.

Lo que si, me da curiosidad que apele tanto a la nostalgia.  Con eso vemos que Trent ya está muy lejos de ser el chascón gritón tapado en barro y Maicena… pero aún así sabe como dar que hablar.  Y eso se valora.

 

Oscar Hauyon x Periodista y músico @hauyonoscar

Came Back Haunted” no es un mal single, pero no es una de las mejores canciones de Nine Inch Nails. A ratos parece ser una versión actualizada de “The Hand that feeds”: efectivo estribillo pop, y una línea lírica concluyente que se repite in crescendo hasta el final. En lo que se nota el tiempo transcurrido es en el cada vez más decisivo “factor Atticus Ross”, que ha puesto baterías programadas selladas al vacío donde antes hubo bateros reales, y en un sinfín de arpegiadores y sonidos sintéticos. No suena tan mal puesto de esa forma; pero el problema es que al parecer, se están quedando cortos de recursos sonoros en la biblioteca de sus computadores, porque juraría haber escuchado esos mismos sonidos en los últimos discos de Reznor + Ross en proyectos como How To Destroy Angels y las BSO de “The Social Network” y “The Girl with the Dragon Tattoo”.

Cristian Pistolas x Maestro Orquesta en loud.cl @Cristolas

Me parece algo extraño que se insinué la vendida de los rasgos de Nine Inch Nails a un campo más digerible. El cambio de sonido se superpone a las etapas e inquietudes de Reznor a lo largo de su carrera. Ya veo difícil tener esa rabia acumulada de Gave Up, Piggy o Reptile en algún futuro; pero si estoy seguro de la sabia decisión de hacer un repaso sútil del Pretty Hate Machine y olerlo similar al With Teeth o el Year Zero. En eso se adentra el nuevo single, en una interpolación de recursos actuales, donde lo orgánico predomina; desde quizás lo profundo de Boards of Canada, hasta quizás las tácticas del fenómeno EDM.

Juan Kattan x Colaborador en Loud.cl y Tutti capo en Ruta Rock @kattunk

Del punchi musical del comienzo de “Came Back Haunted” me esperaba algo peor. Al avanzar de la canción, la cosa comenzó a ponerse bueno, haciendo leve recuerdo a The Hand That Feeds pero no con la ferocidad que uno recordaba a lo antiguo de NIN. Esperemos que saldrá con los otros temas, ya que según palabras de Reznor, el disco viene de puta madre.