Disclosure – Settle (2013)

img

Disclosure-SettleLos hermanos Lawrence se plantaron en la ocasión y momento exacto para mover su propuesta. En la era donde la alquimia de los sintetizadores se puede manifestar para todo tipo de público. La música electrónica se transformó en marea para las masas, y un elemento transversal en donde convive lo facilista, lo efectista con lo pretencioso. No es de extrañarse el éxito de las fiestas y lo recurrente que es digerir en nuestros tiempos la electrónica music.

La vida musical gira en la práctica del “Eterno Retorno”; o en un reciclaje cada vez más vertiginoso, donde lo antiguo muere, renace y vuelve a vivir. El UK Garage éxito en Europa, tomó el interés por el House y el disco de los 80’s, que los gringos nunca quisieron acuñarse por asociarse en contra de su aires tradicionales. Aprendieron el lenguaje gracias a Frankie Knuckles y se expandieron a la máxima inquietud, que vió nacer a Goldie, Orbital, Todd Edwards y Prodigy. Luego Artful Dodger, Scuba, MJ Cole cimentaron las raíces como suyas, cosa que Disclosure en la actualidad está realizando.

Guy y Howard Lawrence recién con la mayoría de edad ejecutan e interpretan como sus ídolos. Esto los llevo a editar antes de “Settle”, los EPS “Carnival”, “The Face EP”, “Control” y el editado para los americanos “The Singles”. En Disclosure no hay planes de pretender ser algo nuevo y novedoso, sino en levantar la gracia de ser directos intérpretes de sus influencias, tratando el retoque como clave y su mejor arma. No son Zed Bias, pero pueden hacerlo sonar como si hubiese debutado ayer.

El dilema de Settle va en la tratativa imperante de ser efectistas a más no poder, quizás diluyendo un poco las ganas de jugar con las degradaciones, como lo hacían en track antiguos como Lividup o Flow.  No se concentra ese espíritu del “Carnival”, explotando más canciones en códigos tipo “Latch” o “Control”; el lado más cómodo de The Face EP. Es evidente que tan jóvenes y con los ánimos de medios especializados tan cerca de ellos, infirió una presión en su aventura.

Como refería anteriormente, tratar las canciones como “Latch”, se traduce en esta oportunidad, como la forma perfecta para  profundizar los matices Deep House que los caracterizaron, pero con Feats, resultando una puerta para las masas. El claro ejemplo es White Noise con la voz de la mina de Alunageorge; Confess To Me con Jessie Ware y repetir la idea del remix; You & Me con Eliza Doolitle y January del subvalorado Jamie Woon. Por otra parte, hay temazos y destellos como lo son Grab Her, F For You y When A Fire Starts To Burn, que sin el acompañamiento vocal en su integridad, son de alto calibre.

Si tuviéramos solamente dos líneas de un cuaderno para describir la sensación de Settle, no dudaría en poner que es un disco con ritmo, efectista y sacado de fórmulas con éxito anterior. Drenado y cuadriculado en un dilema de querer meter un par de canciones a modo de ancla y no olvidarse de los primeros Disclosure. Es un disco con memoria frágil, bueno y no tan jugado como quizás hubiese sido hace 2 años atrás.


Comments are closed.