Radiografía: Nintendo, antes eras bien chévere

Radiografía: Nintendo, antes eras bien chévere

sony-microsoft-wii-u-mad

La compañía icono de juegos de calidad y nostalgia, dueños de clásicos emblemáticos y de memoria mundial como lo son Mario Bros, Super Metroid, Zelda, Kirby, Kid Icarus e inclusive la serie Pokemón ha tenido una cuota de bajos que cada vez la hacen hundirse más. Todo va en descenso desde la caída de la Gamecube ante la PS2 y Xbox 360, cambiando la modalidad de Nintendo a una empresa pretenciosa que quería traer nuevos jugadores y un nuevo target, que mataría la energía y ánimo de los jugadores de siempre.

No me cabe dudas que las bases de Nintendo de integrar a quien no es experimentado usual de las consolas, le jugó en más en contra que a favor. No por el hecho de doblegar su pasado, sino por sentar nuevas leyes en la modalidad de poder jugar, rompiendo estándares de hábitos estandarizados desde los primeros tiempos. Claramente querían tener más gente descifrando los mismos códigos, con un lenguaje en común. Daba lo mismo si los idiomas no eran los mismos, el norte convertiría a las consolas en una nueva forma de entretener sin prejuicios.

Asumen que nueva tecnologías son sinónimo de afrontar la vida de nuevas formas, que integren la mayor interactividad posible y exterminen arquetipos anteriores. Pensándolo bien, acá les doy un par de razones simples de por qué Nintendo cada vez se hunde más.

1. Cambiemos la modalidad de jugar y los periféricos

accesorio-nintendo-wii-motion-plus

Traer el realismo a la vida virtual, es una práctica constante en los desarrolladores de videojuegos. Desde el Power Glove, la Pistola del Duck Hunt o el Superscope del SNES, las ganas/ánimos de querer mayores niveles de interactividad simple y real son un gancho atractivo. Desenfundar modos sin mayor destreza, son un gancho para cualquier persona. Más aún si pueden ser prácticos y útiles, cosa que la Wii supo entregar.

¿Un juego para hacer pilates? ¿Para ligar? ¿Hacer boxeo, golf en tu casa?  Para el ser humano común y corriente o no fan de los videojuegos, los prejuicios por perder tiempo jugando con una consola desaparecerían. No estar jugando aventuras de ciencia ficción o fantasía, y cambiarlos por razgos de simple vista y tradicionales, eran una salsa exquisita y la solución de quizás, no perder el ocio fuera de la casa. Con esto, se abría la posibilidad de integrar público que no se contemplaba en años anteriores y volverlos en el futuro videoadictos y simplemente armarlos con los fans antiguos de las consolas.

Nintendo no obedeció el último principio y perdió gran parte de títulos por ser parte del núcleo familiar. Esos mismos nostálgicos vieron una consola solamente sumida en juegos de calidad que solamente salían de los mismos de siempre. Mario Galaxy, Zelda Twilight Princess, Super Smash Brawl abrazaron la resistencia de la fanaticada por preferir una consola que perdía apoyo de los jugadores de antaño. Estaban en un Oasis de juegos facilistas, sin llenar los desafíos de consolas anteriores. Y peor aún, en un universo donde las empresas apostaban en Xbox 360 y PS3.

2. El Drama con la WIIU

wiiu

El Karma se paga caro y la nueva consola de nintendo la está pagando. La incertidumbre y dudas sembradas por la compañía del carismático Miyamoto no han ayudado mucho a la nueva Wii U. Llamarla similar a la versión anterior es confuso; estar en un Oasis de títulos, que más encima gana connotación tras la salida constante de juegos en la competencia; funcionar con un poder gráfico no tan diferente al Wii, en función de la PS Vita y la ventaja que tendrán la PS4 es algo nefasto . piratear el software a los meses; Lo aún peor es no saber si nintendo quiere cautivar nuevamente al público hardcore o simplemente aumentar el legado casual, dejando un sabor a boca bien amargo. Quieren abarcar mucho, apretando poco.

No es de sorprenderse la baja venta de esta consola, apreciando constantemente como gente que la compró en el lanzamiento, la re-vende o permuta.

El drama es que no aprenden

n64-kid

El drama acá es que no aprenden. Y esto lo vienen viviendo desde la época desde el Nintendo 64. En ese entonces lanzar juegos en cartucho versus los CDS de Sony no solventarían la diferencia doble de gráficos. La calidad del audio, el despliegue de las presentaciones y lo pirateable de esta última, causaron el primer derrumbe. Eso también fue en Gamecube, una buena consola que sufriría con el Mini DVD a pesar del procesador ATI que ocupaba.

Intentar ser rupturistas y dar la opción fresca de nuevas modalidades, que no saben transmitir. No trazan de forma eficaz sus fórmulas, cosa que los termina autodestruyendo. Quieren revolución, pero la palabra les queda grande. Nintendo quiere jugar ligas grandes, con un público que los siguió de chicos y ahora adultos, son el mayor poder adquisitivo de comprar un título. Los hábitos no se crean de la noche a la mañana, y pasando por varias consolas, debieron haberlo asimilado.

Comments are closed.