Che Sandoval: golpeando el ego machista en su propia lógica

img

post_tecrei

Freud era muy autorreferente y pomposo. Cuando formuló su teoría del inconsciente, estableció tres puntos en la historia que caracterizó como golpes al ego de la especie humana: la teoría heliocéntrica de Nicolás Copérnico (el humano no es el centro del universo), la teoría de la evolución de Charles Darwin (el humano proviene de seres inferiores) y su propia teoría del inconsciente (el humano es incapaz de controlarse). No un símil a eso (dado que las teóricas lesbianas feministas de los años ’60 ya hicieron lo suyo) pero un golpe al ego del macho es algo que se da con una particularidad en el cine del nacional Che Sandoval, donde, con historias de decadencia y harto caldo de cabeza, ha dejado la patá en los festivales internacionales.

Como referencia primaria tomamos la ópera prima de Sandoval, Te Creís La Más Linda Pero Erís La Más Puta, que cuenta la historia de Javier, un loco que, después de perder a su nueva conquista Valentina en la cama (shuuuuu), se va de carrete en la noche santiaguina donde conoce personajes bizarros y le pasa de todo, mientras piensa todo el rato en su muchacha insatisfecha sexualmente y en la posibilidad de que ella se encuentre con el mejor amigo de Javier, Nico, un grafittero y artista posmo que, además, de ser vecino de Valentina, estará pintando un mural en la misma calle donde Valentina está carreteando y donde Javier sale a carretear, esperanzado por encontrarse con ella y preocupado por la alta posibilidad de que Nico le levante la minoca.

(ADVERTENCIA: caleta de weás que vienen ahora son interpretación y juicios de valor de su esquizo servidor)

Javier, luego de su desastroso fracaso con Valentina en la cama, sale a la noche Bellavisteana con dos objetivos bien distintos: encontrarse con Valentina e intentar conversar con ella, explicarle que lo tiene loco, mamonearle un rato y tener una revancha en el ring de 4 perillas; y buscar otra minoca que caiga en su “encanto”, para poder reafirmar su seguridad (que disminuye de manera sustancial mientras el film avanza) y reivindicar su pene. Sin embargo, cada una de sus potenciales conquistas lo mandan a la mierda, incluso una prostituta entrada en años y fuera de su horario de trabajo lo rechaza. ¿Qué tenemos aquí entonces?

Es archisabido que nos encontramos en una sociedad machista, con estereotipos y relaciones de poder que perpetúan un sistema de dominación con características milenarias. Sin embargo, Sandoval se vale de todo lo estructurado en función de estos constructos machistas para atacar el ego y la creída infalibilidad del hombre frente a la mujer, derribando esquemas de pensamiento bastante conservadores y regresistas con respecto a la sexualidad y dejando al hombre como chaleco de mono. Javier es la masculinidad personificada: con su autoestima sexual destruida se encuentra perdido, desorientado, shockeado. Más urgido que la chucha busca en la nunca gentil noche santiaguina una muchacha cualquiera para sacarse ese estigma sexual de encima, sin éxito. La mujer, toda la historia caracterizada como sexo débil, personificada en Valentina, pudo someter a Javier simplemente con una necesidad sexual común y corriente, se le metió en la cabeza e hizo que todos sus esfuerzos fueran infructíferos. La confianza de Javier se desploma aún más cuando aparece en escena Nico, el otro, que tiene lo que Javier no: talento artístico, un rollo posmo con el cual engrupirse a las minas y potencia sexual. Sin embargo, es nuevamente otro constructo de la inseguridad de Javier, dado que Nico nunca estuvo ni ahí con la pierna de Javier. Todo mal para este hombre.

Sandoval en su cine, explorando la miseria masculina, lleva al hombre construido social e históricamente por sí mismo a su gusto y acomodo, a fin de perpetuar un modelo de dominio, a condiciones adversas para él mismo, creando un entrampamiento ontológico que habría hecho saltar en una pata a toda la Escuelita de Frankfurt. Arrinconado por sus fantasmas, actúa de manera impulsiva (como cuando se pitea el mural de Nico) y desesperada. Sin duda algo digno de ser estudiado con más detenimiento no sólo en el cine, sino también en la vida cotidiana. De sobra está decir que se nos viene la nueva película de Sandoval, Soy Mucho Mejor Que Vos, un spin-off de Te Creís La Más Linda de un personaje que Javier conoce en sus andanzas y que dejó lasorra en el BAFICI.

Dónde está esta papita? Aquí le tenemos un link pulentoski y funcionando para que vea de lo que estoy hablando o le dé otra repasada si ya vio esta historia.