Conversar en los recitales: Un mal hábito engendrado desde la casa

img

110-600x400

Las opiniones vertidas en este post, representan solo el pensamiento del autor y no hacen voz de todas las personas presentes en el staff de loud. Acá, prestamos tribuna a nuestros editores y escritores con ánimo de generar opinión.

Quienes hayan podido estar en el recital de Television de hace poco, podrán estar de acuerdo en que el nivel de ruido externo, sobrepasaba a la performance de la banda. Quien estuvo en The Cure, en el momento en donde no repasaron hits, sintió esa tibia sensación de poco apego a la banda, acuchillando el acto con cuchicheos extendidos. Quienes Lollapalozearon y cargaron con el aguante de estar horas bajo el sol, fueron presentes de la poca atención de cierta parte del público de estar contando sus problemas caseros, en un ambiente de donde se sienten onderos. ¿Han pensado que a la persona de al lado eso le molesta? ¿Crees que esa banda querrá tocar ante gente así?.

Esta reflexión no busca ser elitista y castigar a la gente no fan de una banda o relegarte al nivel de posero por ir a lugares sólo por calentar el sol o andar mostrando las tachas, camisas floreadas y chaquetas de cuero en ambientes poco cómodos para ir a taquillar. Sea al lugar donde vayas, tú debes ser respetuoso. No mostrar la hilacha frente a esa banda que quizás cambiará de percepción del público de aquel país, o ante esa persona que de verdad quería estar ahí en silencio, contemplando a su banda que salió de tantas escuchas en su mp4.

Es cuestión netamente de respeto

spg2262

No hago diferencias de un lugar a otro. Si estás exponiendo en una disertación, te mereces la concentración necesaria en desenvolverte y el ambiente propicio de atención y respeto por parte hacia quien expones. Si estás en el Cine distrayéndote de tu vida cotidiana, abstrayendo tu mente fuera del lugar que generalmente habitas, esperas estar sentado, en un clima en donde la cinta sea sola la protagonista. Los estímulos quieren ser parte de ese momento de imaginación y propiciar el alejamiento de la realidad parcialmente. No me cabe en la mente la realidad de ciertas personas, en quebrar esos momentos y actualizarse de su vida diaria o contar copuchas en lugares tan diametralmente opuestos. ¿No será más fácil el patio de comidas de un mall? ¿Un café? ¿La casa o un pub?.

El foco real no va en actitudes casi nazis o elitistas, de que las productoras bajen el precio de las entradas o solamente hagan entrar a los verdaderos fans. No tomes decisiones por tu banda, inclusive si ya ellos tienen su manager. ¿También quieres mostrar la hilacha y creerte una persona con derecho por sobre otra? ¿Hagamos un Quiz afuera del recital para que te sientas feliz y él no? ¿Mejor traigamos a tu banda preferida y llevémosla a tu casa?. Eso no ayuda a encontrar una solución a esto. En vez de querer establecer un margen en común, lo rompes y lo llevas a otro límite. Toda persona tiene derecho a ir donde quiera ir. Pero no todas las personas lamentablemente tienen sentido común, he ahí el punto de discusión.

¿El recital en forma de centro de recreación social cool, tiene la culpa?

alexa-chung

Otro punto en rigor, es la nueva tendencia de armar recitales o fiestas como el panorama cool de la semana. Animar un background factible para llevar el máximo cúmulo de personas, ganar plata y obtener skillz de taquilla. Se dice que estas instancias propensaron el ánimo de hablar de la vida en los conciertos. Yo digo que la gente maquillada o no, puede ser igual de mal educada. La idiosincracia, hábitos y costumbres trascienden cualquier tipo de superficialidad. No debería generar repulsión o volverte quisquilloso la idea de ver gente fanboy o alucinada en tu metro cuadrado. Eso siempre ha sido, aquí y en la quebrada del ají. ¿Te imaginas las productoras realizaron recitales por obra de caridad hacia el fan? La cuestión aquí es un negocio; te van a cobrar una entrada que quizás sea muy cara, lucrando con tu fervor. Suma tras suma, serán miles de personas con ese espíritu. Además, de alguna forma se debe costear las venidas. Son estrategias comerciales, y la de convertir los show en fiestas, es una. Tan válida, como cualquier otra opción. Si quieren creerse la CGCB o Coachella, poco debería importar. Mientras vaya a disfrutar de las bondades de la recreación de un recital, me parece bien.

¿Cómo apalear esto?

El-metodo-ludovico

Lo maleducado lamentablemente no se puede extirpar. Seamos realistas y dejemosle el método Ludovico a la Naranja Mecánica. No me voy a dar la molestia de ir callando a una por uno, con tal de poder disfrutar a mi banda preferida. Claramente odio la violación de mi espacio y los derechos de haber comprado una entrada y ser respetado como consumidor. Ojalá esa gente tuviese un minuto de lucidez y fuese respetuosa, tal cual estuviésemos en una Graduación, Una Charla o una disertación. Tanto tu como la banda, merecen toda la atención, y hacer provechoso esa instancia.

Si fuese banda, detendría la música y me iría. Si fuese un fan haría callar al de al lado. Si fuese organizador, les advertiría que se callasen antes del show o pondría una pancarta de advertencia,  como las indicaciones del Cine de apagar el celular mientras estás viendo la cinta. Suena extremo y soñador, pero no se puede influir en la ingenuidad y mala costumbre de cierta gente.

¿Y tú qué harías al respecto? Cuéntanos tu experiencia.