Yeah Yeah Yeahs – Mosquito (2013)

img

Yeah-Yeah-Yeahs-Mosquito

Nadie le puede discutir a los Neoyorquinos de YYY’s la capacidad de reinventar su sónido en cada transición discográfica. Nada actualmente es como “Fever to Tell”, ni tampoco sus estados de vida actuales deben congeniar con los intereses de aquel momento, en donde eran unos niñatos viviendo el éxito de su debut. Resultaría cansador estar siempre maullando al micrófono y verborrear actitud punk al desborde siempre.  ¿Cómo puedo estar seguro de eso? La transición de Show Your Bones a It’s Blitz era el indicio de una nueva etapa; de meter los dedos al enchufe, los metieron en sintetizadores de baile.

Aires de abandonar la rudeza e irse por la búsqueda de nuevos horizontes que les permitiese desenvolverse como una banda vital de estos últimos 10 años, conjugo en dar orbita al It’s Blitz, con éxitos como “Head Will Roll” y “Zero”, en donde el baile claramente era un nuevo aliado, y la virulencia su nuevo aire. Seguían siendo respetados y entregándonos a una Karen O, más carismática que nunca. Cerrando el nuevo milenio, ¿Fueron una de las bandas más esenciales de estos últimos 10 años? Probablemente ayudaron mucho.

El nuevo y último “Mosquito”, va más allá de cualquier trabajo anterior de los Yeah Yeah Yeahs, y reivindica el interés imperante de Karen O y sus muchachos de seguir influenciándose y experimentar por la vida. No cae de sorpresa su sonido diferente y uso de delays considerable, con un tono más tenebre y angustioso, si los mismos habían declarado ser fans del reggae en estas últimas etapas, teniendo acá una nueva arma de combate: Usar el dub frente al minimalismo melódico, perfecto para seguir siendo caóticos, sin tener que andar tragándose micrófonos.

Quizás su problema central en todo su período de vida, abunda siempre en la mala elección de sus temas en conjunto; tienen siempre temas muy buenos y otros bien sobrantes a lo largo de su carrera. Saben trazar un mapa, pero no distribuir el camino en vísperas de no resultar agotador. Acá “Sacrilege” se corona como un nuevo antecedente en la factoría de hits, dando unos de los góspel más interesantes de este último tiempo; “Slave” definiría la esencia de querer meter dub en toda la entrega; “Area 52” tiene pinceladas de la primera etapa, pero con esos coros siempre metidos ahí; y “Buried Alive” un dibujo nuevo con Dr Octagon, jugando a crear un rap interesante en este universo. En cambio “Under The Earth’ y ‘Despair” suenan tediosas, resulta una versión soporífera de Purity Ring; lo mismo con “Subway”, bastante aspiracional a ser un himno para Nueva York y se queda sólo en un intento, un vil intento de Björk en Dancer in The Dark.

Mosquito resultar ser una mosca con pocas ganas de chupar sangre. Si bien tienen claro cómo quieren sonar, pero no están seguros con la manera de distribuir y alargar esa idea/feeling en tantas canciones o expandirlos a larga duración. No quiero decir que “Mosquito” sea un mal álbum; tiene sus momentos álgidos. Al menos más claro tengo el cuestionamiento de los fans de YYY’s en no tener claro si este resulta un disco contundente/conforme a la vida de la banda; algunos dirán que es bueno, otros que vuelvan al It’s Blitz y los fandoms, al “Fever To Fall”. Karen, no hagan lo mismo de los Strokes.