• cine
  • movie-review

De esclavitud y westerns: Django vs Lincoln

Por Javiera Cortés

jango y lincoln

En el último mes grandes cineastas nos han deleitado con películas de temáticas muy cercana, expuestos desde puntos de vista similares, pero con una ejecución abismalmente  diferente. Les hablo de Django de Tarantino y Lincoln de Spielberg. Tarantino con su cine estiloso y rupturista, vs la experiencia y perfección de Spielberg (no me digan que no, si el desembarco en Normandia en salvando al soldado Ryan es perfecto). Ambos directores sumamente reconocidos hasta el momento y desde sus inicios, uno con Tiburón (Jaws) y otro con Perros de la Calle (Reservoir Dogs), con Raiders of the Lost Ark y  Pulp fiction, con Jurasick park y Jackie Brown, Rescatando al soldado Ryan y Kill bill, Super 8 y Bastardos sin gloria, ¿cómo se puede escoger entre estos dos grandes?, no se puede, no se debe, se debe admirar a los dos por sus aportes al cine y a la historia de la cultura mundial, porque son un par de masters  y no me extraña que haya gente que les rinda culto (here).

Django Unchained movie still

Partamos por Django solo porque temporalmente ocurre dos años antes del inicio de la guerra civil. Con las actuaciones del una vez “Jewhunter”, Christoph Waltz y Jaime -I’m too cool for school- Foxx, Django cuenta la historia de unos caza recompensas en el viejo oeste. La particularidad de esta pareja de forajidos es que uno es un esclavo negro y el otro un dentista alemán, típica mezcla de personajes bizarros y únicos de Tarantino. Por primera vez Quentin está sin la compañía de Sally Menke, su antigua montajista (RIP), y eso es algo que se nota, a veces para bien y otras para no tan bien, pero definitivamente no está mal. La historia está contada de manera más cercana a la de Bastardos sin gloria, pero sin tantos protagonistas (mucha más narrativa visual, que acompaña a los diálogos, en vez de tanto bla bla, sin mucho que mirar).

Django-Unchained

Django se centra en este par de tipos, su relación, el contexto en el que se encontraban y en la maestría de Tarantino al hacer guiños cinematográficos. En otras palabras, esta película esta echa para probar lo pulento que es. Tan buena es, que las partes malas, son rápidamente olvidadas y remplazadas por las partes  verdaderamente buenas.  Casi tres horas de estímulos visuales y risas provocadas, porque Django es una comedía, así que no le tengan miedo. Si tiene momentos muy densos, tanto que un par de veces tuve que dejar de mirar (muuucha violencia), pero en su mayoría, diría un 98%, es un deleite de ver (y yo no uso la palabra deleite con cualquier película).

Cada personaje es una joya, y las escenas que saltan totalmente de la narrativa de la película, se vuelven perfectos ejemplos de escenas tarantinescas, con largos e interesantes diálogos y actuaciones que bordean la perfección.  Música que ciertamente se va a unir al grupo de temas musicales que Quentin Tarantino hizo importantes.

Ok, entiendo que se note mi tendencia a este cineasta en particular, pero no pierdan la paciencia, ahora voy por la otra patita.

1

Lincoln, del jurásico Steven Spielberg es una obra mucho más intelectual.  También cargada de grandes actuaciones, con el único Daniel Day Lewis (Petróleo Sangriento)y muchos otros que nos entregan unas actuaciones que vuelven la historia nacional de los gringos, en una verdadera película maravillosa. Con un Lincoln que realmente sabe convencer a alguien cuando necesita hacerlo, que puede pasar de ser un hombre totalmente sensible, hasta un presidente consiente de su poder sobre el basto territorio de los Estados Unidos.

Daniel Day-Lewis as "Lincoln"

Puede que muchos se aburran, ya que es larga y tiene muchos diálogos que bordean la poética, argumentos e historias que compran al publico para establecer la mayor de las empatías con el personaje de Abraham Lincoln, por lo que uno sufre cuando el lo hace y se alegra cuando el se emocional.  La película es bastante gris, lo que me recordó mucho a Rescatando el soldado Ryan y Banda de hermanos (band of brothers). La manera en la que Spielberg muestra la crudeza de la guerra, horrible, sucia y aterradora, no como una burda película de miedo como “Saw” o algo por el estilo, si no, el verdadero horror de la naturaleza humana filmado de una forma totalmente magistral, para ver los momentos clave de la historia mundial.

LINCOLN

Ambas películas son realmente buenas, pero ciertamente apelan a públicos que pueden ser un poco distintos entre sí. Las dos son largas y tienen momentos sequísimos, buenos y uno que otro que saca un poco la película de ritmo, aún así, recomiendo ambas para ver en el cine. Quizás una segunda repasada en la casa, pero si puede, vaya al cine a ver estas películas en pantalla grande antes de que las saquen de circulación.

 

 

 

Daniela Yanez

Mr. Pink es una actitud. Porque realmente soy una lady, comunicadora amante del: cine, carrete (cof cof) música, chocolate y la política.