Death Grips – No Love Deep Web, rebeldía virtual y musical

img

La controvertida banda de punk rap experimental de Sacramento, CA formada por Stefan “MC Ride” Burnett, Andy “Flatlander” Morin y Zach Hill vuelve a estar en la polémica. Al lanzar su aclamado disco debut, The Money Store, su casa discográfica, Epic Records declaró que el segundo LP del trío sería lanzado el 23 de Octubre de este mismo año, generando una gran expectación en la fanaticada de la banda. El pasado 1 de Octubre, Epic le daría un espaldarazo a Death Grips y, descartando la pasada fecha, aplazaría el lanzamiento de No Love (el antiguo título del disco) para el año 2013, algo que no le haría ninguna gracia a los músicos, quienes, como tenían el disco grabado, mezclado y producido, ergo, listo para ser lanzado, decidieron filtrar ese mismo día ellos mismos su propio disco, rebautizándolo como No Love Deep Web, causando la ira de la discográfica (que, en represalia, cerraría el sitio web de Death Grips), y llegando a ser el disco más descargado legalmente en BitTorrent, con cerca de 34 millones de descargas.

No Love Deep Web nos muestra una faceta más rebelde (similarmente a su polémico lanzamiento) del sonido de Death Grips y más específicamente en su sonido electrónico; Flatlander quedó con tarea para la casa en su LP debut, y se nota que hizo las tareas a consciencia, entregándonos una sonoridad que se acerca a algo hecho por el dúo electro Autechre, así como también de los pioneros del género Kraftwerk y con influencias musicales del euro-pop y el techno más “chano” de los años ’80 y ’90. Se encuentra presente también la extrema agresividad de los beats de Hill en batería acústica y eléctrica, a diferencia del The Money Store, donde las percusiones fueron secuenciadas. Los críticos se han deshecho en halagos para este disco, aduciendo una nueva forma de la banda y describiendo su sonido como música digna de usar como tortura en Guantánamo.

El trío comienza sus disparos con “Come Up And Get Me“, una muy agresiva y apropiada forma de empezar un disco e ir preparando el oído y la mente para aguantar los golpes de una fuerza de la naturaleza incontrolable, con un riff inicial de sintetizador violento y distorsionado, lleno de destiempos que marcan el ritmo para la entrada de Hill y luego, la de MC Ride, que, como regularmente, se deshace con inhumanos gritos y rappeos que cada cierto tiempo se dobletrackean para dar un efecto envolvente notable. “Li’l Boy“, canción n°2, empieza tranquilamente con una tranquila secuencia de beats electrónicos con un malévolo rap de MC Ride, con un tono que se asemeja a la calma antes de la tormenta. Mi sospecha se hace cierta al incorporarse al espacio sonoro un epiléptico riff de sintetizador que juega con el efecto estéreo. Quiebres llenan toda la canción, dándole una estética esquizofrénica y bipolar. “No Love” es lo que sigue, iniciando con sobrecargados golpeteos, casi boosteando el sonido, y los desquiciados gritos de Ride con un reverb similar al de un cuarto de baño. Con reminiscencias drone en la estructura instrumental y de ritmo lento y pesado, los versos se llenan de las múltiples texturas vocales de Ride y su sello emocional impreso en las palabras que caen de su boca. Continuamos con “Black Dice” que empieza con acordes de sintetizador de reminiscencias muy dancehall y technopop, que por sí solas probablemente serían escuchadas en discotecas de los ’80 hasta el momento en donde la quebrada voz de Ride entra para cambiar la cara amable de la canción y volver las cosas mucho más duras. Hacia el final, los beats de batería empiezan a sonar en reversa mientras muchas pistas de la voz de Ride se homologan hasta que empieza el siguiente tema, “World Of Dogs“, una canción dinámica y rápida donde las primeras líneas de Ride son cortas y explicitas: “it’s all suicide”. Con activos ritmos de batería y coros con delay que acompañan las estrofas, Flatlander deja volar su imaginación en la electrónica, sobrecargando las frecuencias bajas y jugando con glissandos.

Una canción con un título con sabor a advertencia es lo que sigue en el menú de Death Grips: “Lock Your Doors“, una pieza con inicio lento y explosivo, que crea un efecto muy resonador mezclando la distorsión de los sintetizadores de Flatlander y samples de una multitud gritando. Una impresión de exhaustividad e histeria aparecen en la voz de Ride, demostrando su alta capacidad de impregnar emociones creadas y variedad de matices en las letras del monstruo Death Grips. Luego de una canción oscura como Lock Your Doors, somos testigos de la versatilidad de Death Grips en un hiperkinético tema llamado “Whammy“, con una notable acción en la batería electrónica por parte del gran baterista Zach Hill, toda una eminencia a la hora de componer música y tocar batería como nadie. Con disonantes y etéreos acordes de sintetizador sobre la estructura de una batería que te hace mover la cabeza inconscientemente, MC Ride crea inquietantes armonías con su dobletrackeada y boosteada voz. No Love Deep Web sigue su curso con “Hunger Games“, una canción con un inicio a capella por parte de Ride, con una estética muy parecida al hip-hop de calle estadounidense antiguo, que es seguida muy de cerca por la batería electrónica de Zach Hill, que, con múltiples destiempos y extraños sonidos programados en sus plataformas, marcan una pauta sonora que Flatlander sabe seguir apropiada y mesuradamente. Ya estamos a la altura de “Deep Web“, que marca su comienzo con un riff más tripeado que la chucha cresta, de corte muy oscuro y malvado, con la pista de voz de Ride con una sobrecarga de delay y seguida de cerca por acordes tremoleados cortesía de Flatlander y una batería intimista y lenta, haciendo de Ride y Flatlander una batalla campal entre ellos y, a ratos, entre Ride mismo.

El tema n°10 es llamado “Stockton“, que se caracteriza por un estructurado beat de batería de base con ruidos sampleados de soldaduras al arco acompañándolo, para que entre un irregular y quebrado verso, con una impresión de que te acabas de encontrar con MC Ride en su barrio, drogado, y lo has mirado de una mala manera, por lo que te va a sacar la chucha cresta, denotando la estética de barrio que Ride quiere imprimirle a la canción. Seguimos con “Pop“, una rápida y cambiante canción plagada de samples, ruidos como de motocicleta hechos por Flatlander y arpegios de sintetizador. Una inestable batería marca su presencia a lo largo de toda la canción, yendo de la mano con el desquiciado de Ride gritando de forma incansable. “Bass Rattle Stars Out The Sky” es lo siguiente, con una imagen sonora muy feísta, con una barroca y sobrecargada acción electrónica cortesía de Flatlander y una lengua sin trancas por parte de MC Ride, rapeando sin tapujos sobre una frenética batería electrónica de Zach Hill. Momentos de boosteo y ruido creados por Ride conducen a la canción a su muerte, desde donde nace la canción cúlmine del segundo LP de los Sacramenteses, “Artificial Death In The West“, que inicia su marcha con acordes de sintetizador plagados de trémolo, a los cuales se les unen los baquetazos y pies de Hill, impávidos en la adversidad, y la voz de Ride que a cada estrofa encarna una textura de voz y una emoción diferente impresa en los versos, generando un movimiento ascendente en intensidad, hasta que la canción termina igual como empieza.

Sin duda alguna que nos encontramos con un disco más ecléctico, trabajado y difícil de digerir que el LP anterior, The Money Store, y que el debut de Death Grips, el disco de mixtapes Exmilitary. Un sonido más corpóreo, crudo, castigador y a la vez logrado es lo que caracteriza a esta nueva placa del trío, dejando bien en claro que la fuerza potente y simple de Death Grips es algo que tenemos para rato. Si bien la banda ha hecho uso extensivo de las redes sociales para dar a conocer y descargar este nuevo trabajo, su servidor recomienda este link, que fue posteado a través de la cuenta oficial de Twitter de la banda, @deathgripz : http://www.mediafire.com/?mx4g29xqs8915r5