Omar Rodríguez-López – Octopus Kool Aid, novia nueva, vida nueva

img

 

La intención de este escrito nunca ha sido hacer farándula. Sin embargo, será mi deber exponer ciertos hechos de la vida de Omar Rodríguez-López, más específicamente de su vida amorosa, si es que queremos contextualizar bien la salida y el estilo de este último álbum lanzado por el puertorriqueño a través de Sargent House Records (nuevamente como una completa sorpresa y sin previo aviso) que lleva por título Octopus Kool Aid.

Luego de haber llevado una larga relación con la cantante y actriz mexicana Ximena Sariñana, dicha relación terminó el año pasado. Las malvadas y pérfidas lenguas del submundo de la farándula decían que fue debido al carácter frío y distante de parte de Omar Rodríguez-López para con la cantautora. Un escenario fácil de imaginar: Omar en su estudio, alrededor de las 4:00 AM, terminando de mezclar algunas canciones (todos sabemos lo perfeccionista y maniático que es Omar con respecto a su música o la que está a su cargo). Ximena está cansada, con sueño y quiere un abrazo. Se le acerca a Omar y éste grita “¿¡XIMENA, NO VES QUE TENGO QUE TERMINAR DE MEZCLAR ESTA CANCIÓN!?”, no debe ser algo agradable para una persona tan “de piel” y con tanta necesidad de cariño y contacto corporal como Sariñana. Estas mismas abyectas y perversas lenguas dijeron que Ximena había declarado “mi nuevo novio al menos tiene sentimientos”. Es con esos antecedentes como Omar entabló una nueva relación, esta vez con la guitarrista, tecladista y cantante mexicana de garage rock feminista Teresa Suárez, alias Teri Gender Bender, una apasionada, independiente y alocada mujer de 28 años, miembro permanente de su proyecto Le Butcherettes, medio por el cual conoció a Omar, llegando este último a producir su LP debut, “Sin Sin Sin”.

Dados estos previos eventos, podemos entrar de lleno a analizar el Octopus Kool Aid. Nuevamente tenemos a Omar volcando su creatividad a la música electrónica y tocando todos los instrumentos y secuenciadores en este disco (Deantoni Parks se ausenta de esta placa del hombre del afro, aunque prontamente estaremos revisando el lanzamiento de su disco solista, Touch But Don’t Look), y Teri jugando el rol de lo que Cedrix Bixler-Zavala suele hacer en The Mars Volta: compositora de melodías y vocalista principal.

El disco abre de forma calmada con “Buenos Aires”, una canción consistente en una simple línea tocada en un teclado Rhodes (con rasgos casi infantiles) acompañada de molestos ruidos electrónicos ambientales que para el final de la canción se fusionan con el inicio de la siguiente, “Where Are The Angels?”, que parte con un simple beat de batería electrónica y unos distorsionados acoples de guitarra, como si estuvieran sonando a través de un amplificador roto o un fuzz muy potente; conociendo a Omar, probablemente ambos. Esto abre paso a un riff principal de corte trance y la característica voz de Teri modificada y texturizada. Acordes pesados y atmosféricos se dejan oír durante toda la canción. “Pink Heart” es lo que sigue, y nos pone sobre la mesa el grueso del eclecticismo que tanto caracteriza a Omar y su música. Una guitarra eléctrica sintetizada se oye junto a la voz de Teri que, con su deje de descuido, viene y va entre la críptica letra. Hacia la mitad de la canción aparece lo que ya se extrañaba: disonancia. Atonales escalas son tocadas a través del sintetizador, de manera muy rápida y ralentizándose conforme pasa la canción. Ya estamos en “Células Hermosas”, una corta pieza muy simple si la comparamos con las anteriores. Contiene un simple patrón de batería que suena durante toda la canción y que hace las veces de carretera por donde pasan los múltiples sonidos provenientes de los sintetizadores; algunos armoniosos, otros más bien disonantes.

People Feeding” es el track n° 5, que abre con distorsionados acordes de sintetizador pasados a través de un lento efecto de tremolo y no tan armónicos sonidos similares a campanas tubulares, que dan el pie de partida para la entrada de Teri con una interpretación vocal minimalista y simple, que luego se ve complementada con aplausos y palmas sintetizadas. La próxima pieza se titula “Un Café Atonal”, una corta canción que nos entrega, mediante una progresión de acordes mayores, sonoras y grandes notas que sí siguen cierta llave o patrón tonal, lo que nos hace concluir que es una canción tonal, y no atonal como el título reza. Ya hemos llegado al tema más largo del disco, llamado “18”, que tiene un inicio bastante disperso y caótico en el cual de a poco se van forjando los beats, los acordes de teclado y la procesada y sucia voz de Gender Bender.

La siguiente canción es llamada “Avión Apestoso”, que se compone de básicamente Omar emulando el sonido del motor de un aeroplano. “Waves” es el nombre de lo que sigue, un tema de corte más guitarrístico, donde escalas atonales tocadas a través de una guitarra con montones de delay y tremolo dan la pauta para una atmósfera que transmite incertidumbre, al igual que Teri y su temblorosa voz. Ya estamos en la recta final, donde “Worlds Get In The Way” se hace protagonista mediante un riff calmado y simplista tocado en sintetizador, aderezado por un efecto que hace parecer como si hubiese un montón de arañas por sobre el teclado, oprimiendo todas las notas. Es en el verso donde Teri se vuelve más presente y es acompañada en el coro con una simple melodía tocada en un clavicordio sintetizado, hasta que la canción se extingue y empieza a sonar The Power of Myth, pero esa canción es del Old Money, o no? Chuta, no le puse pausa al Winamp.

Ximena se ha ido, y eso claramente ha dejado una huella en la música de Omar (y quién sabe, a lo mejor en su corazón de hombre puertorriqueño también). Alejándose de la estructura y los componentes de la música pop (en la cual Ximena se desempeñaba), Omar se ha liberado de todo estándar y sólo se dedica a volcar en el estudio lo que intenta expresar (que sigue siendo igual de abstracto que siempre). Teniendo en cuenta lo que dice el bandcamp oficial del Octopus Kool Aid, este disco fue terminado en Febrero de 2012, así que es muy probable que vengan muchos más álbumes por parte de este pequeño hombre con afro, y también es posible que la señorita Suárez vuelva a ser la cantante en estos próximos lanzamientos. Estaremos muy expectantes a ellos y al pronto nuevo disco de Le Butcherettes (la banda de Teri Gender Bender y que Omar colabora como bajista), Cry Is For The Flies.