La web que se nos viene, Parte I

img

DotComBoom[1]

Sebastián Salazar 

Mucho tiempo ha pasado desde el momento en que  Tim Berners-Lee publica el primer borrador de HTML, cuyo propósito original (a principios de los 90s) era tan sólo vincular y poder acceder a documentos en línea, dentro de una red de computadoras (dando inicio a la Internet tal cuál la conocemos ahora). Aunque originalmente los usuarios de esta red fueron principalmente el mundo  académico, el paso del tiempo y el desarrollo de la tecnología, posibilitó que las personas desde los hogares y oficinas pudieran conectarse a esta incipiente red, más de alguno puede recordar aquellas páginas sobrecargadas y llenas de gif animados que acompañaron el boom de las .com.

Las páginas que vemos, no son más que un conjunto de etiquetas (o marcas) que tu navegador interpreta y muestra. A pesar de la cantidad de años, este lenguaje de marcado a sufrido pocas modificaciones, durante estos años, se han agregado algunas etiquetas y lo más innovador fue la incorporación de las hojas de estilo y el desarrollo de la tecnología flash. Esto le dio un nuevo empuje a la web y nos ha permitido acceder a una nueva gama de servicios: juegos, música y video.

Pero las nuevas capacidades tecnológicas y la demanda de nuevos servicios, exigen mucho más de lo que la tecnología actual ( HTML 4.01 y XHTML 1.x ) nos pueden dar. Para enfrentar los nuevos desafío de la Web existen un conjunto de alternativas: Flash, SilverLight y HTML5.

Flash

Durante más de una década, flash ha entregado dinamismo e innovación a la web. Sin embargo, esta es una tecnología de plugin, que debe ser instalada en cada navegador. Gracias a Flash, existió una manera factible de tener audio, video y streaming sobre Internet.

Lo malo, es que Adobe (la empresa que desarrolla flash), no ha podido responder adecuadamente al avance de la tecnología, y sólo a partir de mediados de Septiembre que existe una versión nativa (aunque no estable) para sistema operativos de 64bits, otro gran defecto es que la calidad del plugin es distinta para cada sistema operativo (funciona mejor en Microsoft Windows) y a esto tenemos que agregar que reproducir flash consume muchos recursos. También es cuestionable la seguridad de los sitios hechos en flash, y la accesibilidad que se ofrece para navegadores que no soportan flash, un usuario sin el plugin no podrá navegar en una página hecha sólo en flash y ni hablar de los motores de búsqueda.

SilverLight.

Desde 2007 Microsoft ha estado desarrollado una tecnología, que integra interactividad, multimedia y animación, en un esfuerzo por competir con Flash. Aunque es una tecnología relativamente nueva, ha sido usada en grandes eventos de streaming como los juegos olímpicos de Beijing de 2008, o los juegos olímpicos de Invierno de Vancouver en 2010. Lo malo, es que el soporte multiplataforma no es óptimo, para los sistemas operativos libres (GNU/Linux o algún BSD) se debe usar una versión alternativa llamada moonlight.

En el siguiente artículo entramos ya a lo que es HTML 5 y las ventajas que presenta como el nuevo estándar de la web.

Comments are closed.