• cine
  • movie-review

[Crítica] Que Pena tu vida

El amor como sentimiento intenso, infinito e incalculable de aquí, antes y en siguientes años más, siempre va a vender; recuerdo esa frase de antología: el amor siempre vende, y eso es verdad. La empatía de un sentimiento recorrido por cada uno de nosotros, una vez en la vida por lo menos, florece en cada uno, y “las ganas de derretirse” ante una historia que incluye lo meloso y esas experiencias que lo completan a una generación marcada, son un placer.

Nicolás López (su director) nos lleva a la historia de Javier Hernández (Ariel Levy), un publicista de 29 años, cesante y con una vida en descenso: pierde a su novia de años (Lucy Comineti), su estatus social y amistades, entre otros. Tanta mala onda es suavisada por su mejor amiga (Andrea Velasco), quien abierta de brazos lo consuela en cada uno de sus pastelazos. Javier pasa de ser un puto egoísta a un pobre gil y por ello, uno termina apiadandose de su ex y su amiga de aguantarlo. Como buena historia de amor, se presumen los horizontes: iremos de mal en peor y terminara en mejor .No obstante los diálogos simples y empáticos, refuerzan a la historia como una burla de sí mismo, de nuestras conductas engorrosas por el desenfreno y el vértigo del amor, además de caricaturizar momento de los cuales uno debiese sentirse como el forro. Esas cosas nos encariñan de Javier y su mala suerte.

Los personajes secundarios como el barman (Nicolás Martinez), la madre de Javier (Claudia Celedon) y el paco (Ramon Llao) ofrecen versatilidad a la historia, suavizando a ratos el plan principal de sufrir por amor, pero no por ello perdiendo el eje; el alma en pena siempre es el motor. No obstante, las tallas de humor negro (como el chiste del síndrome de down, las gordas) o lo roto picante del chileno (el uso de garabatos constantes y el esconderla adentro) afectaran a las mentes sensibles, moralistas y concordantes; trasquilando y de plano irse del cine.

Recalcar eso de ver la cinta y no sentirme viendo una serie nacional o una teleserie; la calidad de la imagen confunde y perfectamente podrías estar viendo cualquier tipo de cine de cualquier país… ¿Porqué diferenciar a  500 days of summer de que pena tu vida por las latitudes geográficas? Si beben del mismo río: no es una historia de amor tradicional. El narrar la historia como una entrevista conecta con nosotros, metiéndose con la generación actual de 20 a 30 años, en un Santiago ABC1 y en una conectividad servida por el aparataje tecnológico de las redes sociales; en un Santiago hermoso: una cosmopolita que nada debe envidiar a grandes como Sao Paulo o Nueva York, en un ambiente rápido, bohemio y cargado de urbanismo. Esa visión de embellecer lo mejor de uno me recuerda a Before Sunrise y su Paris eterno, a Lost In Translation y a ese Japón dual. Mención especial al soundtrack a cargo de todo un colectivo de música chilena: de plásticoverde, Tunacola & Whale, Picnic Kibun, Astro y Odisea, entre otros.

Eso sí, tras ver la engorrosa Promedio Rojo y la sobre-exagerada Santos, Nicolás López queda debiendo. El excelente viral detrás de la película me hacía presagiar una cinta que iba a marcar; generacional como lo puede ser Wall Street: tenía todas las de ganar, pero algo le falta. Extrañe el explotar la dualidad del ser humano reflejado al éxito de su persona y la pérdida transversal de perder algo más que dinero; pudo haber sido un ensayo crítico de nuestros días. No es una historia original; se defiende por no ser pretenciosa. A su favor es una propuesta buena para cambiar de aire, es rápida, lúdica, contiene idiosincrasia propia y es buena instancia para cambiar cintas chilenas llenas de tanta política/tetas y tener la esperanza de que en Chile la industria pueda cambiar. Olvídense de tener a nuestra Secreto de sus ojos, eso es en Argentina cabros. Junto con Ernesto Díaz (Mirageman/Kiltro), son la cara más fresca de nuevas ideas.

Sin duda es lo mejor de López y creo que si siempre tiene esa parada de amar sus películas hasta el fin, nos va a tener sorprendidos con sus próximas entregas.

Nota 7.8 de 10

Cristian Poblete

I'm Danny Brown and Ryan Gosling. Primer Hokage en pueblo ruidoso

  • Se ve interesante, incluso para mi que no le tenia fe al trailer y pensaba que la pelicula en si no sería mejor que sus propios virales, bien por Lopez, ahora a verla al cine.

  • mish yo la vi y me gusto, aunque pudo ser mejor.

  • J González

    Película de un guatón sobrevalorado con menos gracia que un vegetariano diabético. Y deberían saber la diferencia entre una crítcia y un comunicado de relacionador público.

  • Willsonr

    yo , a mucha honra, soy relacionador publico xd

  • Jorge, eri un troll

    • No cualquier troll, nuestro primer troll ;)!

  • …Pero no pueden decir que son la cara mas fresca del cine Chileno olvidandose de La Vida Me Mata, La Nana y Te Creí La Mas Linda Y Erí La Mas Puta entre otras

    • tmb estan las de Matias Bize. Lo que quize ahondar era la diversificación que estamos sufriendo como industria. Tambien tenemos derecho a tener bodríos y explosiones. Quiero a mi Michael Bay Chileno o a un Judd Apatow.

  • Kameneb_95

    creo k el final komo dejoh algoh k desear…pues la vdd el final no me lo esperaba pero fue demasiado aspero….mejor amigo y mejor amiga JUNTOS????….WTF?!…eso no va la vdd