Remakes : Un Hollywood sin ideas

img

El lazo existente entre modernidad y la transición de los años da como resultado tener avances. De esa misma forma, incógnitas de décadas atrás, ahora pueden ser respondidas y producir la extensión de mayores ideas, respuestas, soluciones y posibilidades. No obstante, en las artes y siendo específico en el cine, está resultando discordante hablar de avances. Resulta inverosímil gastar plata en desarrollar la mejor parafernalia, si en realidad no puedes desarrollar bien una idea original. Por algo las adaptaciones de libros, videojuegos, cómics o hechos reales son pan de cada día y esto curiosamente está cayendo en la extinción; razón suficiente como para tomar cintas filmadas antes de 1990 y reversionarlas, algo muy bonito, ¿no creen?  Por consiguiente, se las dejo boteando: ¿Son necesarios los remakes

El Remake como Tributo


Si bien la idea de ver un remake, puede generar la intención de averiguar sobre la la versión anterior y realizar la comparativa, resulta un buen ejercicio en un principio. Es aquí cuando se desarrolla un viaje transversal, en el cual vas a notar las diferencias, similitudes y agregados. Motivos suficientes como para llevarte decepciones o la mejor sorpresa. Casos como Scarface (Brian de Palma), Cabo de Miedo (Martin Scorsese), La Mosca (Cronenberg), The Thing (Carpenter), La Colina tiene Ojos (Alexandre Aja) superan a la original, porque adaptan la idea a los tiempos presentes, la desarrollan hacia otros puntos no indagados para darle una mayor frescura y lo más importante, dar otra visión.

Por ejemplo. Cronenberg a la La mosca de 1985 la ambienta con desesperación, repugnancia, gore y hace uso de su obsesión con la transformación de la carne, unida al alma.  También hay otros casos, como La Noche de los Muertos vivientes de Tom Savini, el Talentoso Sr Ripley (Anthony Mingella) rinden tributo a la original, queriendo ser pretenciosos en algunas cosas. Savini quiere ser más explícito en algunos mensajes entregados por Romero y dicta ídeas nuevas como: los cambios de la mujer en la sociedad. Al final la idea original se mantiene. Y Por último, las malas adaptaciones, que abundan, tales como: Psicosis (Gus Van Sant), La Pantera Rosa (Shawn Levy) dejan mucho que desear, tan así como para darte puñaladas en el estómago.

El Remake como descubridor de talentos


Les bastó salir de USA para darse cuenta que en otras planicies si existe el buen cine. Primero absorvieron toda Asia, sacando cuanta película de terror protagonizada por chasconas en modo alma en pena  (Jhuon, Una llamada perdida, Ringu-, The Eye, Etc.), thrillers policíacos (Infernal Affairs-The Departed) , comedias (My Sassy Girl) y quieren ahora sacar Old Boy, mish. Volviéndose minimalistas viajaron a España a influenciarse (cuack) con cintas como Abre los ojos (Vanilla Sky), de terror (Rec – Quarantine), lo más divertido es que no les basta con eso. Fueron a la creme de la creme, en función de mentalizarse con cine de calidad tipo Cannes, tomando casos como Funny Games de Michael Hanneke, y la pronta a estrenarse Dejame entrar (Suecia), un remake innecesario. Con esto podemos llegar a una sola conclusión: si sales de Hollywood verá calidad-variedad.

El Remake apelando a la nostalgia


Éxito seguro es re-versionar clásicos blockbusters que a generaciones pasadas marcaron a muchos. Los recuerdos, las emociones y todo ese ánimo característico de la nostalgia, son un punto a explotar. Los 80 son el ejemplo más claro y Hollywood no va a parar, ojo miren: Karate Kid, Pesadilla, Depredador, viernes 13, Furia de Titanes, Tron, The A Team y tengo para exteeenso. Total como ese tipo de público sobre pasa los 30 años, están trabajando y tienen hijos, son el eje objetivo para gastar plata. Conclusión: Nostalgia = Plata segura.


El camino para expresar calidad, no son los remakes. Hemos podido ver calcos cuasi-idénticos de obras anteriores, que por lo general no entregan nada nuevo, sino solo una pisca de audio 5.1, mejor imagen y buenos efectos. Por tanto la mayoría de los remakes son innecesarios, por la simple razón de entregar lo mismo, cambios incongruentes, falta de buen guionista (Hollywood escucha) y en casos puristas: manosear una buena obra.  Sin embargo, les recomiendo ver las originales, a modo de ejercicio práctico y encontrar las diferencias, si total, siempre es entretenido descubrir cosas nuevas y volverse tu propio crítico.