• album-review
  • musica

Odisea–Odisea (2010)

folder

Odisea, el debut solista de Alex Anwandter es la explosión pop de la que ya habíamos tenido un adelanto en Bailar y Llorar, último disco de Teleradio Donoso antes de su separación, una manifestación en todas direcciones de las ganas de hacer las cosas a su modo, sin restricciones.

Nuestra casa de Violencia abre con unos desafiantes (y muy largos) 7 minutos junto a una voz que nos grita “para’rriba oh oh oh” animándonos a presionar siguiente sin oírla completamente, Casa Latina tampoco se queda atrás y nos pregunta “¿habrá alguien más que este despierto?”, inteligente, luego de dos largas introducciones y ninguna canción oreja. Una nueva vida (vida maquinal) nos recuerda el estrés de la ciudad y la monotonía de vivir en ella como seres programados hasta que esta vida “se transforma en violencia”, el homónimo Odisea es el primer acercamiento a un single radial y da paso rápidamente al pegajoso beat de Cabros que nos revela el gentilicio de Odisea, Santiago es el escenario y si estamos solos, en la ciudad o en la revisión de este disco, “no me interesa ni quiero ir a otro lugar”, brillante!.Ya sin ninguna duda del contexto en el que nos encontramos, Juventud nos sumerge en la total realidad al afirmar que “mañana, ud será asaltado”. Los Gatitos Hermanos Se Reconocen Despues De Años y Mentiras blancas son la pausa necesaria antes de que las sirenas, carros bomba, ambulancias y autos nos adentren en la Batalla de Santiago aquí ya no hay duda de que Odisea es el viaje por la capital que “hace, hace falta”. Alex el Niño Raro cierra el disco y el viaje por Santiago con un montón de reflexiones que parecen recitadas por la voz de la experiencia.

Honestidad, baile y pop son lo que define a Odisea, la declaración de principios de un vocalista que supera su pasado y nos entrega un producto que haría bailar al mismísimo Michael Jackson en lo más profundo de su tumba.

 

Marco Reyes

Dicen que baja más música de la que logra escuchar y cuando algo no funciona bien en el sitio, siempre es su culpa.